• HOY

    16°
    MIN
    29°
    MAX
     

    HUMO

  • Jueves 21

    17°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo parcialmente nublado, vientos del norte, luego variables.

  • Viernes 22

    17°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables, luego del noreste.

  • Sábado 23

    20°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Cálido, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos del noreste, luego variables.

  • Domingo 24

    11°
    MIN
    21°
    MAX
     

    Fresco, cielo mayormente nublado, vientos leves a moderados del sur. Precipitaciones.

  • Lunes 25


    MIN
    18°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sureste.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.550

    venta
    G. 5.730

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 230

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.440

    venta
    G. 1.520

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

04 de Marzo de 2018

 

Entérese

Por Luis Verón

Todo empezó con una carta

Un día de principios de 1881, el presidente Cándido Bareiro recibió una carta firmada por un tal Otto, empleado de correos, desde una localidad cercana a Hamburgo, Alemania. La entregó a su secretario, don Ángel Peña, quien dio al cónsul de Alemania, don Christian Heisecke, para su traducción. Una vez hecha, se la entregó al presidente, indicándole que en otros países existían leyes que fomentaban la inmigración.

Conocido el texto, el presidente encargó a su secretario remitir la contestación de la carta, ofreciendo en ella –a quien quisiera radicarse en el Paraguay– una yunta de bueyes, semillas, algunos instrumentos de labranza, pasajes en barco desde Buenos Aires, seis meses de manutención gratuita, y en propiedad los terrenos para vivienda y cultivo. La carta terminaba con la expresión “Salud. Peña”.

Esas informaciones fueron publicadas en la prensa alemana y, para abril de aquel año, ya estaban reunidas en el puerto de Hamburgo cinco familias berlinesas, interesadas en venir al Paraguay.

Estas familias eran las de Luis Siedow (49 años), zapatero; Federico Schonfeld (43), agricultor; Othon Degenhard (27), albañil; Eduardo Stánzel (37), albañil, y Julio Wache (41), tejedor.

Luego de tres meses de viaje, ínterin había fallecido el presidente y le sucedió el general Caballero, las cinco familias desembarcaron en el puerto asunceño y empezaron a preguntar por el señor “Salud”. Nadie conocía al tal “Salud”. Recién cuando mostraron la carta, le ubicaron al funcionario, quien les llevó a una audiencia con el presidente Caballero, quien encargó al señor Otoniel Peña para acompañar a los recién llegados a buscar la tierra prometida.

Llegaron a Altos el 10 de agosto de 1881, en plena fiesta patronal. Regresaron a Asunción, donde habían quedado sus mujeres e hijos, y retornaron a establecer sus viviendas y preparar sus chacras.

Poco después se instalaron en la nueva población, la que se llamó San Bernardino, en homenaje al presidente que ordenó la fundación del pueblo.

Otras familias llegadas en los siguientes meses fueron las de Gothold Otto, José Jhan, Germán Schwartz, Julio Büttner, Antonio Troxler, Augusto Wandelt, Ernesto Limprich, Fernando Stelmacher, Carlos Langge, José Fresen, Enrique Neumann, Catalina Herken, Augusto Gerike, entre otros.

En 1886, cinco años después de la fundación, llegaron Víctor Mansfeld, Carlos Petzoldt, Hoppe y otros.

Los hijos del mariscal López

El mariscal Francisco Solano López Carrillo, cuyo aniversario de muerte se recordó días atrás, tuvo numerosa prole. Con Manuela Juana Paula Pesoa: Emiliano Víctor López Pesoa (1850-1875); Adelina Constanza López Pesoa (1851-1868), quien falleció de viruela en Tobatí; José Félix López Pesoa (1860-1870), asesinado en Cerro Corá.

Con María Asunción Carrillo, su prima: Jesús María Carrillo (1848-1907) y Alejo Antonio Carrillo (1851-1873). Con Rosa Carreras: Rosa (López) Carrera (1849-1925). 

Con Elisa Alicia Lynch: Juan Francisco López Lynch (1855-1870), asesinado en Cerro Corá; Corina Adelaida Lynch (1856-1857), su tumba es la más antigua que se conserva en la Recoleta; Enrique Venancio Víctor López Lynch (1858-1917), entre los López Lynch, el único con descendencia; Federico Joel López Lynch (1860-1904),

Carlos Honorio López Lynch (1861-1929), Leopoldo López Lynch (1862-1870)

Y Miguel Marcial López Lynch (1866-1866). Con N. Benítez: Juan León Benítez y Luis Benítez.

LENGUAJE DEL MATE

Así como hay lenguaje del pañuelo o abanico, el mate también tiene su lenguaje para decir las cosas no diciendo, sino cebando…

Por ejemplo:

Mate amargo: indiferencia o quítate todas las ilusiones.

Mate dulce: amistad.

Mate muy dulce: ¿qué esperas para hablar con mis padres?

Mate con toronjil: disgusto.

Mate con canela: ocupás mi pensamiento.

Mate con azúcar quemada: simpatía.

Mate con cáscara de naranja: ven a buscarme.

Mate con té: indiferencia.

Mate con café: ofensa perdonada.

Mate con melaza: tu tristeza me aflige.

Mate con leche: estima.

Mate muy caliente: yo también estoy ardiente de amor por ti.

Mate hirviendo: odio.

Mate lavado: andá a tomar mate a otro lado.

Mate con cedrón: consentimiento.

Mate con miel: casamiento.

Mate frío: me eres indiferente, indicio de desprecio.

Mate espumoso: te quiero con toda mi alma.

Mate encimado: mala voluntad.

Mate cebado por la bombilla: mala voluntad.

surucua@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo