14 de Agosto de 2005

| HOY ES EL DIA

La bandera de los tres colores

Uno de los símbolos patrios, consagrados en las diversas cartas magnas que tuvo y tiene la República paraguaya, es –indudablemente- la bandera. Sus colores cuentan historias que no están de más conocerlas.

Mañana se cumple un aniversario más de la fundación de la casa fuerte que dio origen a la ciudad de Asunción, la más antigua de esta parte del continente y, como tal, madre de otras como Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes, Villa Rica e, inclusive, Santa Cruz de la Sierra, allá en el noroeste, además de otras que, con el paso del tiempo, cambiaron de lugar o desaparecieron, como Ciudad Real o Santiago de Jerez. Buena ocasión para embanderar la ciudad, como efectivamente lo han hecho las autoridades.

Hoy, la víspera de tal aniversario, es el Día de la Bandera paraguaya. De nuestra querida bandera roja, blanca y azul, aunque en realidad, tal día debería corresponder al 15 de agosto, pues fue un 15 de agosto, pero de 1812, que se enarboló por primera vez la bandera tricolor en nuestra historia de país independiente.

Para no coincidir con la fecha fundacional asunceña, se resolvió celebrar el día de nuestra bandera un día antes, y así, el 14 de agosto se convirtió en el Día de la Bandera paraguaya. Antes de que se afianzara la tricolor -roja, blanca y azul- varias fueron las banderas que representaron a la nacionalidad paraguaya, desde los primeros años de la independencia en 1811.

Viejos antecedentes Conviene recordar que la nuestra tiene mucha relación con la azarosa historia de la Madre Patria, España: allá por el siglo XVI, antes, incluso, de la llegada de los españoles a lo que es el Paraguay. En España se adoptó el distintivo de la casa de Borgoña, madre de Felipe, el Hermoso -esposo de Juana la Loca-. Dicho distintivo estaba constituido por dos aspas o troncos de árboles cruzados en aspa, teñidos en sangre, simbolizando el martirio de san Andrés.

Dicho símbolo estuvo en vigencia en España hasta 1931, en que fue abolido por la Segunda República, aunque reapareció en el guión del Príncipe de Asturias y desde 1975 en el del rey Juan Carlos I. Con el advenimiento de la casa de Borbón, en 1700, la bandera principal se llamó la coronela, instaurada en 1707. Dos décadas después, se instituyó que la bandera coronela fuese blanca con el escudo de las armas reales y con el aspa de Borgoña, modalidad que continuó hasta 1843, en que la reina Isabel II instaura definitivamente la enseña roja y amarilla, instituida inicialmente durante el reinado del Borbón Carlos III, para las banderas de embarcaciones de ese país, en 1785. Desde entonces, la bandera roja y amarilla sólo tenía la representación real en el Ejército, la Armada, las plazas fuertes y los edificios oficiales.

Para otras instituciones había gran diversidad de banderas. En las colonias, la cosa no era diferente. Luego de las gestas independentistas, la anarquía banderil fue tal que en nuestro país se utilizaron varias banderas, en algunos casos al mismo tiempo. Tengamos en cuenta que la disgregación del imperio colonial español fue a causa de la invasión napoleónica en España y la negativa de los súbditos americanos de someterse al poder francés -ni al inglés (pescador de río revuelto), ni portugués...-.

Esa situación fue importante en la gestación de las banderas nacionales. En el caso paraguayo, los colores españoles no estuvieron ausentes en las primeras banderas: la primera de la que se tiene noticias fue una tricolor: rojo, amarillo (los colores de España) y el azul, el color de la bandera de la ciudad de Asunción. Estos colores están presentes en las banderas de varios países americanos (Colombia, Ecuador, Venezuela).

El rojo y el amarillo, por la misma razón, aunque no el azul. A propósito del azul Cuando Napoleón I invadió España, impuso como soberano a su hermano José Bonaparte, quien había adoptado el color rojo para sus estandartes identificatorios. Como respuesta a esta invasión y cautiverio de Fernando VII -de ahí el juramento de lealtad al cautivo, proferido por nuestros patriotas, aquel 1811-, se optó contraponer el color azul.

Así surgió la bandera toda azul, con una estrella blanca en una de sus esquinas. Las banderas del Paraguay Hablando de colores, en la profusión de banderas enarboladas en los años iniciales, siempre estuvo presente el blanco, simbolizando el color de la casa real preborbónica, al que se le dio el simbolismo de la paz. También lo estuvieron el amarillo y el rojo de la bandera española posborbónica.

Con el correr de los años desapareció el amarillo y quedó el rojo, con el simbolismo de la justicia, y el azul, elegido inicialmente como contraposición al rojo napoleónico del ejército francés, invasor de la metrópoli, y al que se le dio justamente el simbolismo de la libertad. La bandera tricolor, adoptada por el Congreso nacional e izada el 15 de agosto de 1812, fue solemnemente adoptada y declarada pabellón nacional por el Congreso del 25 de noviembre de 1842.

Desde entonces, nuestra bandera presidió los grandes episodios nacionales y representa cabalmente nuestro afán y nuestra vocación como pueblo con nacionalidad definida y determinada. ¿No le parece?
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar