05 de Noviembre de 2017

 

Mágica delicia

Por Nancy Duré Cáceres, ABC Color

Por cuarta vez consecutiva se realizó la cosecha de arándanos en la ciudad de Santa Rosa, Misiones. Fue toda una fiesta del sabor y la salud, pese a la intensa lluvia que cayó en el día.

Como todos los años, Acela Falcón engalana su establecimiento Ypucú, situado a 249 km al sur de Asunción, ruta 1, para recibir a las integrantes de la Sociedad de Horticultura y Jardinería del Paraguay, quienes llegan hasta la ciudad para disfrutar de la tradicional cosecha de arándanos.

Desde el 2009, aproximadamente, comenzó a interesarse por el cultivo de esta fruta rica en antioxidantes, pero fue recién en el 2014 cuando realizó la primera cosecha oficial y con un éxito rotundo.

A la fecha, más de 8000 plantines dan sus frutos entre octubre y noviembre. Es la cuarta recolección consecutiva grande. Con los años y la maduración de cada planta, la producción fue multiplicándose, llegando, a proveer al mercado nacional y particulares. “Desde que nos animamos al cultivo y cosecha de arándanos, una fruta que casi no era conocida en el país, estamos muy contentos con los resultados. La dedicación dio sus beneficios y eso nos pone contentos”, comenta Falcón.

¿Cómo llegó al cultivo? Durante una visita a Concordia, Argentina, quedó maravillada con la producción que había conocido y se animó a intentar lo mismo en nuestro país. Hoy recuerda aquellos primeros cultivos y sonríe. “No nos imaginábamos que llegaríamos a tanto cuando iniciamos el proyecto, pero claro que la meta siempre es el éxito y, felizmente, se dio”, expresa en medio de las atenciones para las integrantes de la Sociedad Paraguaya de Horticultura y Jardinería.

Espíritu laborioso

Su espíritu tesonero y laborioso la llevó a mantenerse firme en algo que creía que iba a “brotar”. No se equivocó. “La cosecha aumentó tanto en volumen como en calidad. Estamos procurando levantar los estándares de producción. Siempre se quiere llegar al mercado exterior, pero proveyendo a nuestros connacionales nos sentimos más que satisfechos. Primero en casa y, luego, fuera”, dice con orgullo.

No comenzó sola el proyecto. Se necesitaba de alguien con experiencia y es cuando apareció el hijo de una amiga, a quien fue a visitar a Concordia. Tenía experiencia en el cultivo y cuando manifestó sus ganas de venir al Paraguay, unieron los deseos. Vino con un técnico especialista en agua, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de ese país, ya que uno de los requisitos que necesita el cultivo es mucha agua”.

El resto es historia. Una evolución positiva que motivó aún más. “En el mercado interno estamos dando pasos decididos y esperamos que así sea también fuera del país. Es la intención, apuntamos a eso”, afirma.

Beneficios 

¿Por qué arándanos? Por sus muchos beneficios. “Hay muchas razones para consumirlos. Son una verdadera maravilla para la salud, ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, curar la cistitis, frenar los resfriados y fortalecer las defensas; además, son uno de los alimentos con mayor contenido de antioxidantes. También hay estudios que ubican a los arándanos en primer lugar, por su capacidad antioxidante frente a todos los otros frutos”, se explaya Acela.

El color es causado por un grupo de flavonoides, llamados antocianina, que tiene un poderoso poder antioxidante. Los antioxidantes son compuestos que combaten enfermedades importantes. Los científicos creen que ayudan a prevenir y reparar el estrés que viene de la oxidación, un proceso natural que se produce durante la función normal de las células. Un pequeño porcentaje de células se daña durante la oxidación y se convierte en radicales libres, que pueden iniciar una reacción en cadena –para dañar más células– y, posiblemente, enfermedad.

Al cerebro

Además, comer arándanos puede ayudar a mantener el cerebro en buenas condiciones, aun entrando en la vejez. Los arándanos contienen flavonoides que potencian la memoria y mejoran el aprendizaje, además de otras funciones cognitivas; protegen el cerebro de radicales libres que pueden ser nocivos, ya que pueden dañar tejido sano y estar relacionados con la pérdida de la memoria.

Los arándanos también pueden ayudar a reducir el riesgo de tener cáncer, párkinson o alzhéimer. El consumo diario de cantidades modestas reduce drásticamente las deficiencias en la memoria y la coordinación motora, que normalmente acompañan el envejecimiento.

Acela recomienda tomar jugo o preparar algunas recetas dulces, para disfrutar y, a la vez, cuidar la salud. “El jugo de arándano es, sin lugar a duda, una bebida muy sabrosa y con muchos beneficios para personas de todas las edades. Al contener nutrientes que favorecen las funciones del organismo, es recomendable tomar con regularidad. También se pueden preparar deliciosos postres o saborear solo”, sostiene.

Más allá del festival

Pero no solamente arándanos se cultivan en el establecimiento Ypucú, recorrer la propiedad es un plus al Festival del Arándano, ya que se pueden apreciar plantas medicinales, frutales y ornamentales, además de hortalizas y especias, como orégano, albahaca, romero, fresas, moras y mucho más.

El paisaje que rodea la propiedad es otro regalo. Un lago con patos y un pequeño puente en medio de la vegetación hacen que la visita sea una delicia. 

Las variedades que se cultivan son Misty y Georgia Gem. Los plantines son como arbustos, de hojas verdes brillantes, y los frutos de color negro azulado, con una pilosidad violeta. La cosecha se realiza en octubre y concluye a mediados de diciembre, aproximadamente. 

Puede darse una vuelta por la ciudad, disfrutar de la belleza del lugar y su cultura. Es ideal para el turismo verde y el conocimiento. Santa Rosa muestra lugares históricos, como la capilla Virgen de Loreto, construida en época de las misiones, que conserva importantes rasgos de la época colonial; la iglesia de Santa Rosa de Lima, la primera santa del continente americano, cuya ornamentación y decoración recrean el estilo jesuita. Además, el museo jesuítico de Santa Rosa y el Museo Capilla de Loreto. Al costado de la plaza Mariscal Estigarribia se erige el campanario de 20 m de altura, construido en piedra roja, una de las más importantes construcciones de las épocas jesuíticas. La Casa de Indios es otra muestra del pasado jesuítico que conserva con cierta integridad las antiguas viviendas convertidas en comercios, en su alrededor se observan edificios coloniales. En el centro de la plaza Mariscal Estigarribia se encuentra una fuente con monumentos históricos, rodeada de figuras talladas en piedra. Se destaca la particular figura del Kurupi, duende de la mitología, creado por el artista Koki Ruiz.

Son muchos los motivos para visitar la ciudad, pero hay una razón irresistible, de tez oscura, y un agradable sabor entre ácido y dulce: el arándano.

Sepa más 

Tel.: (0981) 140-618.

Agradecimientos: Tatiana Barrail Báez fue peinada por Marcos Invernizzi y maquillada por Rosita García para De Blow Hair Style.

ndure@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Javier Cristaldo.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo