23 de Abril de 2006

| HUERTA EN CASA

¡Manos a la tierra!

Como parte de los festejos por el Día de la Tierra, le enseñamos cómo armar una huerta en casa. ¡Es mucho más sencillo de lo que uno cree! Solo hace falta un poco de paciencia y perseverancia... del resto se encarga la madre naturaleza.

Tomates, ajos, locotes, mentas, albahacas, lechugas, cebollitas de verdeo... todo esto y más, en el patio de su casa. ¡Qué mejor que tener en casa los ingredientes para sazonar las recetas y hacer feliz a la familia! Como en los jardines de la abuela, ¿se acuerda? Nunca faltaba una planta de albahaca, orégano, hasta plantas medicinales como burrito, romero o menta.

Ahora, si vive en un departamento, las macetas también son válidas. La lechuga, el pimiento, el perejil, la berenjena, el pepino y el tomate se adaptan muy bien en estos recipientes. Lo esencial es que tengan una profundidad mayor de 20 cm, el sustrato adecuado y se cumplan los requisitos de riego y abono. Pero hablemos de lo que nos interesa, la huerta...

¿Dónde ubicarla?

Lo ideal es preparar la huerta en el espacio más apartado de la casa, lejos de animales, de árboles que dan sombra. Para empezar se puede arrancar con una superficie de 3x4 metros. Lo mejor es trabajarla en parcelas rectangulares bien ordenadas y planificadas. Dedicar tres para la rotación del cultivo de hortalizas principales, y una cuarta o quinta para los cultivos a largo plazo. Luego se impone subdividir cada parcela en tres subparcelas iguales, y dedicar cada una de ellas al cultivo de una especie diferente.

Por último, es esencial hacer pasillos de cortezas, gravilla, paja, piedra o ladrillos, rodeando las parcelas para despejar el terreno de malezas y recoger las verduras, cómodamente, sin pisar la tierra.

Y la tierra, ¿cómo debe ser?

Debe ser un suelo suelto, es decir, bien drenado, fértil, aireado, ni muy ácido ni muy alcalino. Aunque las tierras arenosas, arcillosas y calcáreas se mejoran incorporando estiércol -mantiene la humedad y evita las hierbas malas- y materia orgánica, que da origen al humus.

Este aumenta la capacidad de retención de agua de los suelos arenosos, facilita el drenaje, reduce la alcalinidad excesiva de los terrenos calcáreos y favorece el enraizamiento. Otras mejoras consisten en incorporar arena gruesa a las tierras arcillosas para mejorar el drenaje, y añadir tierra arcillosa a los suelos arenosos para darles más consistencia y facilitar la retención de agua.

Sobre el riego

Las hortalizas y hierbas se mantienen tiernas siempre que no les falte agua. Los cultivos en maceta requieren más riego porque retienen menos la humedad. En cuanto a las herramientas para armar su huerta en casa, las principales son: pala, rastrillo, azada, tijeras de podar, trasplantador, carretilla y regadera de flor fina. Si ya tiene todo listo, ¡manos a la tierra!

Abono casero

Los abonos también puede "fabricarlos" en casa. Solo se necesita lombrices rojas californianas y ¡a prepararles la "cama"! Esta puede ser una caja de madera con la tapa y la base perforadas, de tal forma que permita la aireación de las comidas y el drenaje del agua procedente de su riego.

Ahora, para "alimentarlas" únicamente se necesita colocar en la caja residuos orgánicos del hogar como hojas, tallos, cáscaras de frutas, tubérculos, restos de verduras.

Las lombrices también pueden ser alimentadas con papel y cartón bien empapados en agua, con aserrín y con viruta de madera, siempre que proceda de árboles pobres en resina. Las cajas pueden ser ubicadas en los garajes, en las ventanas, toda vez que todos estos lugares estén suficientemente aireados y lejos de fuentes directas de calor o frío.

Las herramientas

Necesita una paleta que servirá para recoger el humus y para mezclar la comida y las lombrices. Un minirrastrillo con los dientes bien separados y las puntas redondeadas para no dañar a las lombrices. Un par de guantes por si sienta repugnancia al tocarlas con las manos. Igualmente, es necesaria una regadera de flor fina para las operaciones normales de riego.

Perejil

Prefiere pleno sol, suelo bien drenado, húmedo, rico, prefiere un pH neutro; requiere una prolongada estación de crecimiento, tolera el viento.

Acelga

Tolera la sombra, prefiere suelo bien drenado, tolera suelo seco, pobre, un pH neutro, requiere una corta estación de crecimiento, tolera el viento.

Berenjenas

Prefiere suelo bien drenado, suelo rico, prefiere un pH bajo (ligeramente ácido), requiere una corta estación de crecimiento.

Espinaca

Tolera la sombra, prefiere suelo húmedo, rico, un pH neutro, requiere una corta estación de crecimiento.

Lechuga

Tolera la sombra, prefiere un suelo suelto, bien drenado, húmedo, arenoso, rico en materia orgánica; prefiere un pH neutro, requiere corta estación de crecimiento, tolera el viento. La lechuga se siembra durante todo el año, en el invierno se realiza desde abril hasta agosto. Las variedades recomendadas para está época son: Reina Mayo, Grand Rapids, Great Lakes, Aurelia, White Boston y Red Fire.

Zanahoria

Prefiere pleno sol, suelo bien drenado, húmedo, arenoso, rico, un pH neutro; requiere una larga estación de crecimiento, tolera el viento.

Papas

Prefiere sombra parcial, un pH bajo ácido, requiere una prolongada estación de crecimiento, suelo húmedo, bien drenado, rico; tolera el viento.

Ajo

Prefieren el suelo ligero y bien drenado. Antes de sembrar, las cabezas de ajo se rompen y se plantan. El extremo puntiagudo es el superior o sea la parte verde; hay que enterrar cada diente a la profundidad necesaria para que esa punta quede casi al ras de la tierra. Plantarlos desde mediados de esta época hasta finales del invierno (abril hasta agosto), con una distancia de 10 cm entre cada uno. No gustan del agua en exceso.

Recolección: Se desentierran los ajos cuando los tallos están secos y se secan durante unos días al sol, si es posible, o en un lugar a cubierto de la lluvia. El secado es esencial si se desea guardarlos. Se atan después las cabezas en ristras y se cuelgan bajo sombra; se consumen según las necesidades aunque conviene guardar algunas para plantar al año siguiente, en una bolsa rejilla.

Repollo

Es una hortaliza de fácil cultivo. Normalmente se siembra en invierno; es una especie que resiste a las heladas. El repollo produce mejor en suelos pesados. La preparación del suelo es muy importante para el buen desarrollo de las plantas; se debe realizar una rada seguido de una rastreada, dejando el terreno bien suelto. También se recomienda adicionar abono orgánico con 15 días de anticipación.

Pimiento

Es muy importante por su valor nutritivo y es muy utilizado en preparaciones culinarias. En nuestro país puede ser cultivado durante todo el año. El método en maceta es el más recomendado para obtener mudas de buen desarrollo, porque se acorta el ciclo de cultivo y la planta no sufre interrupción en su desarrollo.

Pepino

El suelo no debe ser ácido, prefiere una temperatura de moderada a alta para lograr un buen desarrollo y producción de frutas. Es un cultivo que necesita buena luz solar durante su crecimiento. Sin embargo, una menor intensidad de luz puede estimular la formación deflores femeninas, que son las que producen frutos. El pepino en su etapa de crecimiento requiere de buena humedad, aunque sin exceso. La época de siembra recomendada va de agosto hasta abril.

Laurel

El laurel tiene mil usos en la cocina y como es perenne, no hay problema de almacenamiento. Hay que disponer siempre de hojas secas recientes para sazonar los escabeches, los estofados, los guisos y los purés... ¡qué mejor que tenerlo en casa! Suelo y clima: El laurel prospera en cualquier suelo normal.

Prefiere algo de sol, pero necesita estar protegido contra los vientos fuertes. Es vulnerable a las heladas por lo que en climas fríos conviene cultivarlo en tinas que se puedan trasladar al interior en invierno. Hay que añadir compost (abono orgánico) de vez en cuando y algo de harina de carne u otro material que contenga fosfato.

Multiplicación y cuidados: Los árboles se compran jóvenes y se plantan en invierno o bien se multiplican con facilidad a partir de esquejes semileñosos o brotes semimaduros.

Recolección: Las hojas se arrancan durante todo el año. Hay que secarlas antes de utilizarlas. Se colocan en capas en un lugar caliente y a la sombra. Nunca debe hacerse a pleno sol. Dos semanas después del secado, se las mete en recipientes herméticos, de ser posible tarros de vidrio, ya que exudan aceites.

Tomates

Para cultivar tomates al aire librehay que contar al menos con tres meses y medio de tiempo cálido con mucho sol. En climas templados o fríos, crecen bien en invernaderos. Prosperan en cualquier suelo rico. Se desarrollan a la perfección en una arcilla pesada que haya recibido abono orgánico durante varios años.

En climas calurosos, se siembra en primavera, en interior, dentro de cajas de semillero. En los climas fríos, en un invernadero sin calefacción. Se tapan los semilleros con papel periódico durante la noche, pero se deja que de día reciban sol abundante. A las dos o tres semanas de la siembra se repican las plantitas, separadas de 8 cm en un semillero más grande.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar