04 de Abril de 2007

| DIFERENCIAS CON OTRAS PATOLOGíAS

Botulismo en bovinos

Dr. Alberto Báez Kohn abk@click.com.py El botulismo bovino, también conocido como Mal del Aguapey o Mal del Aquidabán, es una condición paralítica seguida siempre de muerte. La enfermedad es causada por las toxinas de la bacteria anaerobia Clostridium botulinum tipos C y D. La bacteria puede formar una espora resistente y permanecer infectante en el suelo por muchos años.

El germen se reproduce especialmente en sustancias proteicas en descomposición, como cadáveres de vacunos, ovinos, caprinos, cerdos, aves o animales silvestres, como así también en heno de leguminosas: alfalfa, tréboles, leucaena y otros. La bacteria produce sus potentes toxinas que son ingeridas por el animal y absorbidas por el tracto intestinal.
Los síntomas de la enfermedad en el vacuno son: trastornos locomotores, caídas, dificultad en levantarse, parálisis lingual. Casi nunca hay fiebre ni abortos. Puede notarse gran cantidad de saliva que fluye de la boca al no poder tragarla por la parálisis lingual y deglutoria. La cola también está paralítica e insensible y la materia fecal muy seca. Los animales permanecen postrados 4-8 días hasta que finalmente mueren. A la necropsia no se observan lesiones macroscópicas relevantes en ningún órgano o tejido.

CONDICIONES PROPICIAS
PARA LA APARICION DE
LA ENFERMEDAD
-En suelos muy pobres en macroelementos minerales como ocurre en gran parte de nuestra Región Oriental, los animales pueden desarrollar severas deficiencias de fósforo que se manifiestan en lento desarrollo, fragilidad de los huesos, andar rígido o envarado y perversión del apetito o pica.
-Los animales mascan huesos, especialmente las piezas óseas largas ("vaca fumadora", según los sudafricanos), y así ingieren la toxina botulínica que se halla en el caracú" de esos huesos, desencadenando la enfermedad. Esta es la principal y más frecuente fuente de contagio.
- Cualquier roedor u otro pequeño animal que muera en un bebedero, silo u otro lugar de almacenaje de forraje puede contaminar el alimento con bacteria botulínica.

MEDIDAS PARA
PREVENIR EL PROBLEMA
1- Recolección de toda la osamenta dispersa por el campo, sean de animales domésticos o silvestres. Esto es muchas veces sumamente difícil especialmente en potreros muy extensos y con monte.
2- Suplementar a la hacienda con una mezcla mineral que contenga por lo menos 6% de fósforo. La suplementación debe hacerse en bateas, en forma permanente, todo el año y a voluntad de los animales.
3- Vacunar contra botulismo. Las terneras ya deben vacunarse al destete y luego un refuerzo anualmente.

LO QUE SEÑALAN
LOS ESTUDIOS
La bibliografía internacional indica que más del 90% de los casos de botulismo se presenta en vacas preñadas y/o en lactación. Es la primera característica del mal. Esta situación es fácil de comprender. Las vacas en la condición mencionada tienen gran necesidad de minerales, tanto para desarrollar el feto como posteriormente para la producción de leche, motivo por el cual son las que con más avidez buscan suplir la deficiencia de fósforo ingiriendo toda osamenta a su alcance.
No hay fiebre ni aborto. Una vez presentados los síntomas de incoordinación y caída del animal, ya no hay tratamiento que lo salve. Puede permanecer postrado hasta 15 días y luego morir.
Si el animal se recuperó tras la aplicación de medicamentos, no fue botulismo.
El diagnóstico certero y preciso se hace por aislamiento de las toxinas botulínicas tipos C y D del contenido intestinal, rumen, cuajo, músculo y materia fecal.

DIFERENCIAS CON OTRAS
ENFERMEDADES DE
SINTOMAS PARECIDOS
-Carbunclo bacteridiano. Muerte súbita, sin síntomas previos. Ataca a cualquier categoría de animales. Sangre sin coagular. Hinchamiento rápido del cadáver. A la necroscopia de observa agrandamiento desmesurado del bazo.
-Tristeza por Babesia bovis y/o Anaplasma marginale: afecta generalmente a animales traídos de otro campo. Hay sintomatología nerviosa, fiebre y abortos, intensa anemia, cambio de coloración de la orina. A la necroscopia, se observa congestión del bazo, riñón y cerebro. Algunos animales tratados al inicio de la enfermedad pueden recuperarse.
- Rabia. Ataca a cualquier categoría de vacunos, inclusive pueden aparecer casos simultáneos en equinos, cerdos, etc., en el mismo establecimiento. Suele observarse la herida que dejó la mordedura del vampiro en cuello, patas y/o grupa. No responde a ningún tratamiento.
-Las muestras cerebrales con diagnósticos laboratoriales negativos a rabia deberían ser investigadas para descartar tristeza. La técnica es rápida y sencilla: se hacen improntas y frotis de corteza cerebral, se fijan con metanol, luego se colorean con giemsa. De ser positivas, se observarán al microscopio nítidamente las babesias y/o anaplasmas dentro de los glóbulos rojos y en la luz de los capilares cerebrales. El operativo no lleva más de una hora.
Implementando esta técnica, se dará otra opción al ganadero, ya que un informe negativo a rabia que le pasa el laboratorio no le dice nada si continúan muriendo sus animales.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar