12 de Febrero de 2003

| A ESA EDAD DISMINUYEN LOS RIESGOS DE HEMORRAGIA E INFECCIONES

Castración de lechones

Los lechones, antes del nacimiento, ya tienen requerimientos especiales, como ser la buena alimentación de la madre y los tratamientos sanitarios de la misma, para que lleguen sanos y vigorosos. A la segunda semana de edad, los lechones machos destinados a engorde son castrados. A esa edad, el procedimiento de castración resulta fácil y sencillo, sin riesgos de hemorragia ni de infecciones.

La crianza del cerdo casero es común en nuestro medio. Se le puede alimentar con sobrantes de las cosechas, y la comercialización de su carne es fácil.
Antes se creía que el cerdo no necesitaba de cuidados, pero actualmente está demostrado que la calidad de los cortes está directamente relacionada con el manejo del animal. Es así que, una vez que nacen los lechones, los trabajos que se realizan entre la segunda y la décima semana de edad, incluyen la castración, vacunación y aplicación de hierro, que es muy importante, considerando que los cerditos nacen con deficiencia de hierro; destete y desparasitación. La castración se efectúa a las 2 semanas de edad. La vacunación recién a las 6 semanas. Cuando el lechón cumple las 8 semanas de edad se procede al destete, y a las 10 semanas, la desparasitación. La castración o eliminación de los testículos se practica en los cerdos que no serán utilizados para reproducción. Los animales castrados son más tranquilos y fáciles de manejar, presentan mayor cantidad de grasa y producen carne carente de olor fuerte.

EL CAPADO

El trabajo se debe realizar entre dos. Uno sujetará al lechón mientras el otro lo castra. El procedimiento consiste en sujetar al lechón de las extremidades posteriores, teniéndolo cabeza abajo y el cuerpo firmemente sujeto entre las piernas del operador.

Recuerde: separe a la cerda de sus lechones, de ser posible llevándola a un lugar donde no pueda verlos ni oírlos. Necesitará un cuchillo muy afilado y limpio, un bisturí o una hoja de afeitar desinfectada.

* Limpie el escroto con agua tibia y jabón, y séquelo.

* Haga deslizar con sus dedos el testículo dentro del escroto.

* Haga un corte de 1-2 cm. en la base del escroto. El testículo saldrá fuera por el corte.

* Tire del testículo y córtelo por el cordón blanco, dejando sin cortar el vaso sanguíneo rojo.

* Saque el testículo un poco más y retuérzalo varias veces antes de cortar el vaso sanguíneo retorcido, raspando hacia arriba y hacia abajo con el cuchillo. Esto ayuda a disminuir la hemorragia. No jale violenta ni bruscamente el vaso, para evitar la hemorragia.

* No introduzca sus dedos en el escroto. Aplique a la herida de castración tintura de yodo o violeta de genciana o un polvo antibiótico. Saque el segundo testículo de la misma forma.

EL LECHO DEBE SER LIMPIO

Disponga los lechones y la cerda en un lecho limpio. Observe durante una semana a los lechones por si presenten síntomas de infección en la herida. Las heridas de castración infectadas se inflaman y los lechones no quieren caminar, o cojean.

OBSERVACION

Nunca intente castrar, vacunar, destetar y desparasitar los lechones en una sola operación.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar