11 de Octubre de 2006

| LABRANZA Y CUIDADOS CULTURALES

Cultivo de la Yerba Mate

Víctor Masloff (*) Para la mayoría de los suelos agrícolas, los procesos de degradación y las prácticas conservacionistas deben sucederse. A medida que los procesos de degradación prosiguen y se hacen más intensos, hay una disminución de la productividad de los suelos. A la inversa, las prácticas conservacionistas tienden a incrementar la productividad del suelo. En el caso de la yerba mate es fundamental realizar trabajos de estudios de suelo y fertilización para lograr el éxito en la producción

/ ABC Color

Los procesos de degradación de los suelos de los yerbales como la erosión, pérdida de nutrientes, acidificación, compactación, encostramiento, pérdida de materia orgánica deben ser combatidos con prácticas conservacionistas como la labranza cero, secuencia de cultivos intercalares, manejo de rastrojos, conservación de aguas, terrazas, fertilización química y orgánica, mejorar el ciclo de los nutrientes, entre otras cosas.
La productividad de los suelos en un yerbal es dinámica, que cambia como resultado de las relaciones entre los procesos positivos (conservacionistas) y los procesos negativos (degradación). Un verdadero sistema de producción sustentable es aquel en el cual los efectos de las prácticas conservacionistas igualen o superen los efectos de los procesos de degradaciones. Este concepto es igualmente válido para los sistemas de bajo y alto ingreso de insumos.
Las calles internas entre los distintos lotes del yerbal son deseables para favorecer el tránsito en todo momento, y especialmente en días de lluvia, la presencia de gramíneas rizomatosas, como el jesuita. Para ello se debe evitar la aplicación de herbicidas sobre las calles internas.

ACTIVIDAD BIOLOGICA
EN LOS SUELOS YERBATEROS
Toda actividad biológica del suelo y sus interacciones dependen, en gran parte, del agua disponible que a su vez está relacionada con su estructura, porosidad, fracción mineral, características de la materia orgánica y factores externos como clima y vegetación. En las tierras agrícolas de los trópicos, los microorganismos importantes son bacterias celulolíticas aeróbicas que contribuyen a mejorar la bioestructura del suelo. La incorporación de los rastrojos al suelo acelera las degradaciones de la celulosa. La presencia de los Azotobacter sp, fijadores libres de nitrógeno, asociados a bacterias capaces de descomponer la celulosa, permiten la degradación de la materia orgánica y la fijación del nitrógeno útil para las plantas.

MANEJO DE LAS MALEZAS
Los perjuicios que ocasionan las malezas son bien conocidas por los agricultores. Disminuyen los rendimientos, dificultan las demás labores culturales, reducen la calidad del producto y pueden hospedar plagas que afectan a los cultivos. En los yerbales encontramos especies adventicias o plantas que vegetan junto a ellas consideradas deseables, por brindar más beneficios que perjuicios, como el kuratu y el nabo silvestre. Las malezas deberán controlarse siempre que su efecto incida económicamente sobre los cultivos. Cuando esto sucede, se podrá recurrir a los controles mecánicos o controles químicos.

CUBIERTA VERDE EN
LOS SUELOS DE LOS YERBALES
Las cubiertas verdes son un tratamiento especial al suelo del yerbal, cuando las condiciones económicas, laborales y de tiempo lo permiten. Su principal función es el aporte de la materia orgánica, de manera que se preserven las condiciones físicas y químicas del suelo. Cuanto menor sea la densidad de un yerbal, más importante es la cobertura del suelo.
Los suelos rojos subtropicales presentan problemas de manejo debido a las altas precipitaciones, relieve y labranzas inadecuadas en tiempo y forma, producen una rápida mineralización de la materia orgánica, con la consiguiente pérdida por erosión hídrica del horizonte superficial.
La mejor forma de disminuir estas pérdidas consiste en llevar a la práctica los principios conservacionistas en cuanto a su sistematización y cobertura, que amortigüe el impacto de las gotas de agua y frenar su escurrimiento. En el cultivo de la yerba mate el uso de cubiertas y/o abonos verdes consiste en la utilización de plantas de rotación, sucesión o combinación con cultivos, dejados en superficie con el fin de proteger superficialmente, o bien para mantener y mejorar las características físicas, químicas y biológicas del suelo.

FERTILIZACION EN EL
CULTIVO DE LA YERBA MATE
Este cultivo no es ajeno a un manejo racional de los recursos naturales y económicos para que sea productivo. La utilización de tecnología debe ser de tal forma que la producción del cultivo sea afectada por los componentes tecnológicos, tanto en la forma individual como interrelacionados, con el objetivo de aproximarse a su potencial de producción. La fertilización es uno de los componentes en el manejo del cultivo de la yerba mate, por lo que su determinación debe ser en base a los principios de la nutrición de las plantas, referidos a provisión de nutrientes, la absorción de los mismos y su distribución dentro de las plantas.
El análisis químico del suelo es una herramienta adecuada con que se cuenta para tal fin; de esta forma se puede obtener dosis de fertilizantes en kg/ha a recomendar.

NECESIDADES NUTRICIONALES DEL CULTIVO DE LA YERBA MATE
Como necesidades nutricionales del cultivo de la yerba, pueden tomarse en forma orientativa los valores de extracción neta de los principales elementos, medidos en los contenidos de los mismos en las hojas. Los estados nutricionales del suelo y de las plantas son componentes que determinan el rendimiento de la plantación de yerba mate y su sustentabilidad a medio y a largo plazo. Es necesario ajustar la relación entre el nivel de rendimiento de las plantas con el nivel del suelo y de la planta. Los análisis de variables representan las diferencias significativas en función de los rendimientos forman los tenores de MO, N, Mg, para el suelo y los tenores Zn, K, Mg para la planta.
Normalmente, los suelos rojos sobre los que se asientan los yerbatales no proveen de nutrientes a la planta en los momentos de máximo requerimiento, por lo que un correcto abonado provee aumentos significativos en la producción.

MANEJOS DE LOS
SUELOS Y FERTILIZACION
Todos los problemas de suelos presentados normalmente en las parcelas de yerba mate pueden ser regulados a través de sucesión de siembra de abonos verdes, fertilización de base y encalado para corregir el pH y llegar a un nivel de 5 - 5,5, para que los nutrientes aplicados vía fertilizantes se encuentren disponibles y que las plantas tengan la capacidad de asimilar, aunque la yerba mate es una planta acidófila, es decir, cumple todas sus funciones fisiológicas en suelos ácidos y con el encalado se incorpora calcio y magnesio, que se observa una alta demanda por estos minerales. La aplicación de fertilizantes puede ser por plantas o por hectárea.
Si tenemos un yerbal con un rendimiento medio de 10.000 kg/ha se debe realizar una fertilización de reposición (reponer los nutrientes extraídos al realizar la cosecha) de 200 kg de urea, 25 kg de superfosfato triple y 75 kg. de cloruro de potasio.
* La utilización de cobertura muerta es altamente recomendable; la fertilización nitrogenada es más efectiva en los suelos de textura media.
* La yerba mate tiene una tendencia a aumentar la productividad en función a las adiciones de potasio.
* Debemos estar conscientes de que la aplicación de fertilizante puede ser ineficiente en varios casos, como en los suelos compactados con poca porosidad y aireación. En suelos desestructurados, biológicamente muertos, se deben restituir la vida biológica, la estructuración y la porosidad; esto se consigue especialmente con el manejo del material orgánico disponible, como el abono verde, restos de cultivos y plantas de cualquier tipo, estiércol de animales y otros.

COBERTURAS VERDES
BENEFICIAN A YERBALES
* Protegen al suelo de las lluvias de alta intensidad.
* Mantener elevada la infiltración de agua, efecto combinado del sistema radicular con la cobertura de suelo.
* Promover grandes y continuos aportes de biomasa.
* Aumentar la capacidad de retención del agua en el suelo.
* Atenuar las oscilaciones térmicas de los estratos superficiales del suelo y disminuir la evaporación.
* Recuperación de suelos degradados, a través del efecto mecánico de las raíces, sobre horizontes compactados.
* Promover la movilización y reciclaje más eficiente de nutrientes.
* Disminuir la lixiviación de nutrientes como nitrógeno.
* Promover el aporte de nitrógeno a través de la fijación biológica por el uso de leguminosas.
* Reducir la población de malezas invasoras.
* Mejorar la eficiencia de los fertilizantes químicos.

* Crear las condiciones ambientales favorables para el incremento de la microflora y microfauna del suelo.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar