01 de Febrero de 2006

| UN CULTIVO CON NUEVAS VARIEDADES

Guayabo

Ing. Gilberto Chávez (*) La guayaba (Psidiem guajaba L.), originaria de América tropical, es de la familia de la mirtácea, tiene gran importancia por sus múltiples usos, ya que puede ser consumida naturalmente, como también puede ser industrializada en forma de dulces, refrescos, vinos, jaleas, pastas y otros. Además, constituye una excelente fuente de vitamina C.

La guayaba es un árbol que puede medir de 3 a 5 metros de altura. Su fruto es carnoso, de forma redonda o pera; la pulpa es de color rojo y jugoso, con pequeñas semillas. Su sabor puede ser dulce o ácido; es perfumada y su cáscara es de coloración amarilla cuando está madura. Las semillas son numerosas en esta fruta, ya que puede contener entre 140 a 500 granos por fruta.

Las hojas son elípticas de coloración verde-amarillenta. Las flores surgen de las ramas nuevas; son perfumadas, blancas, axilares; crecen en forma solitaria o en pequeños grupos. Sus frutos tienen un peso promedio de 230 gramos.


SUELO Y CLIMA
Es una planta rústica, se adapta a suelos areno-arcillosos, preferentemente profundos, bien drenados y ricos en materia orgánica. Con un pH ideal de 6,5 a 7,0, se desarrolla mejor en zonas donde el clima es cálido y las precipitaciones están entre 800 a 1200 milímetros anuales bien distribuidos. No soporta heladas fuertes.


PROPAGACION Y PLANTACION
La planta se puede expandir por semillas (pie franco), vegetativamente por mudas injertadas y multiplicación por estacas. Las mudas de 25 centímetros de altura deben ser llevadas a su lugar definitivo, a principios de primavera y en días nublados (preferentemente después de una lluvia).

El transplante al lugar definitivo se hará de la siguiente forma: el tamaño de los hoyos debe ser de 0,40 x 0,40 centímetros, a una distancia de plantación de 5 x 3 metros lo que dará una densidad de 650 plantas por hectárea.


CIUDADOS CULTURALES
Limpieza: el cultivo debe mantenerse libre de malezas por medio de carpidas manuales, mecanizadas o por medio del uso de herbicidas.

Sistema de conducción: la muda debe ser conducida hasta una altura de 50 centímetros, dejando tres brazos bien distribuidos, distanciados uno de otro entre 10 a 15 centímetros para formar la futura copa.

Poda: se recomienda realizar cada año una poda equilibrada para la producción de frutas de mesa y aquellas destinadas a la industrialización; es suficiente con una poda de formación y de limpieza. La mejor época para realizarla son los meses de junio y julio; después de la poda es importante pintar las partes dañadas con caldo de bordelex, para evitar daños producidos por enfermedades fungosas.


FERTILIZACION
Se debe realizar de acuerdo a un análisis de suelo. Sin embargo en forma general se recomienda:
En el hoyo: aplicar 4 kilos de estiércol de gallina bien descompuesta o 8 a 10 kilogramos de estiércol de vaca; 300 gramos de cal agrícola dolomítico; 150 gramos de superfosfato simple y 80 gramos de cloruro de potasio.

En formación: después del prendimiento de las mudas, en 1 a 2 meses luego de la plantación se aplicará una cobertura alrededor de la planta con 100 gramos de 12-12-17-02, esto se hará tres veces al año (antes de la floración, cuajado de frutos y poscosecha).

En fructificación: en marzo-abril se aplicará una cobertura 150 gramos de superfosfato simple y 80 gramos de cloruro de potasio; en agosto-setiembre y en diciembre-enero se debe aplicar 150 gramos de sulfato de amonio.

Plantaciones en plena fructificación: en agosto-setiembre y diciembre-enero se aplicará 150 gramos de sulfato de amonio, 150 gramos de superfosfato simple y 80 gramos de cloruro de potasio.


PLAGAS Y ENFERMEDADES
Las principales plagas que atacan a la guayaba son: mosca de la fruta, chinches, cochinillas, brocas, psilido, entre otros. El control debe hacerse con insecticida fosforado sistémico.

Las enfermedades más comunes que atacan a la guayaba son: roya, antracnosis, manchas de las hojas y cancro del tallo. El control debe hacerse en forma preventiva con productos a base de cobre.


COSECHA
La maduración comienza en febrero pudiendo extenderse hasta abril. La cosecha debe realizarse por etapas de acuerdo a la maduración y destino del fruto. Cuando las plantas son injertadas o por estacas, la producción empieza en el primer año y las de pie franco, al segundo año.


RENDIMIENTO
Una plantación que logra una producción estabilizada puede llegar en su tercer o cuarto año a un rendimiento de 45 toneladas hectárea año o de 50 a 80 kilos por planta.

(*)Técnico del Instituto Agronómico Nacional de Caacupé
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar