21 de Diciembre de 2005

| NO REQUIERE DE INVERSION ECONOMICA, PERO SI DE MUCHA PACIENCIA

Injerto de rosas

Ing. Agr. María Angélica Centurión En nuestro país existen varias especies de rosas, las cuales pueden obtenerse gracias al proceso de injerto. Este método es utilizado por aquellas personas que se dedican al cultivo comercial, ya sea bajo cubierta (invernadero) o al aire libre, sin embargo también se puede realizar en la casa, toda vez que se tengan en cuenta las recomendaciones técnicas. El método es sencillo y no requiere de mucha inversión económica, pero si de paciencia y amor a las plantas.

Para dedicarse al cultivo comercial de rosas, lo recomendable es contar con un terreno de por lo menos 600 metros cuadrados y suficiente cantidad de agua para el riego. Partiendo de esa base, ya se podrá planificar el cultivo de cualquier variedad de flores.

El injerto es un sistema de multiplicación y su objetivo es el de conseguir variedades de rosas en cantidad, en un periodo de 2 a 3 meses, de manera a que estas sean comercializadas en el mercado.


CORTE DE RAMAS
El cultivo de los rosales injertados se inicia cortando las ramas de rosas silvestres cultivadas con anticipación, y plantandolas en una cama enraizadora donde el sustrato a utilizar es la arena lavada de río, o cascarilla quemada de arroz.

Estas ramas deben tener 25 a 30 centímetros de largo y un grosor aproximado deber ser igual a la de un bolígrafo, con un color de epidermis verde oscuro.

La planta madre a ser utilizada para el injerto no debe tener espinas, de modo a facilitar su empleo a la hora de tomarla con las manos.

DISTANCIA
La distancia de plantación de los tallos cortados en la cama enraizadora es de 5 centímetros entre una y otra. Una vez transcurridos de 22 a 30 días, la planta madre echará raíces en forma suficiente, en ese momento se llevará ya al lugar definitivo y se plantará a una distancia de 40 a 50 centímetros entre plantas e hileras. Previa preparación del suelo con agregado de cal agrícola y abono orgánico, en una dósis de 300 gramos de cal agrícola por metro cuadrado y 4 paladas de abono orgánico bien descompuesto por metro cuadrado.


LISTAS PARA EL INJERTO
Transcurridos los 2 a 2,5 meses, las ramas estarán listas para el injerto.

Es preferible realizar la tarea de injerto en otoño y primavera, en días de sol, cuando la circulación de la savia es mayor, ya que es importante que la rama tenga el grosor aproximado al de la bareta de la yema a utilizarse.


CORTE DE LA RAMA
Para seleccionar la yema a ser injertada debe tenerse en cuenta el vigor de la rama a ser utilizada, la variedad y la estación en que florecerán.
Mientras que para realizar el corte se debe atender que la vara tenga de 3 a 4 días de florecida. La yema elegida para realizar el injerto debe ser una yema sana bien madura y que esté entre la 3ra. y 4ta yema contando de hacia arriba del tallo.


SELECCION DE LA YEMA
Se eligen generalmente Yemas de ramas recién florecidas, las cuales deben ser redondas y salientes, se cortan todas las hojas de las ramas elegidas y se deja con un poco de peciolo, luego se introduce en un recipiente con agua por espacio de 30 minutos para luego proceder a la extracción de la misma para el injerto.

Luego se desinfectará el cortaplumas, el cual será utilizado para la extracción de las yemas. A partir de la quinta yema se utilizará para el injerto por ser más vigorosa y madura.

La primera, segunda, tercera y cuarta yema contando desde la flor se eliminan.


PROCEDIMIENTO DEL INJERTO
Una vez que se cuente con la yema, se procederá al corte de la rama que será utilizada como pie de injerto. Con el cortaplumas, se realizará un corte en "T" invertida a la rama que recibirá la yema, esto se hará a 7 centímetros del suelo; luego se levanta la piel y se injerta la yema bajo la piel de la rama del pie de injerto.

Una vez injertada la yema, debe atarse empleando una cinta de plástico transparente para evitar la entrada de agua o microorganismos. El atado se hará de abajo para arriba dejando al descubierto la yema.

Transcurridas dos semanas, la yema empieza a brotar y una vez que adquiera un tamaño de 8 a 10 centímetros, se podrá retirar la cinta de plástico que estaba adherida a la rama. Desde ese momento dominará la rama de la variedad injertada.


CUIDADOS CULTURALES
Es importante tener en cuenta, que una vez que se haya llevado a cabo el injerto se debe evitar el riego abundante de modo a cuidar que la misma no sea pacible de pudrición.

En cuanto al control fitosanitario es importante que el rosal es muy sensible a las plagas y enfermedades, las plantas se mantienen sanas con tratamientos periódicos contra insectos y ataques producidos ya sea por hongos o bacterias, utilizando productos específicos para el control de las mismas.
Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones técnicas se podrá tener plantas sanas, con flores de alta calidad que tendrán buen precio en el mercado, sin envidiar productos extranjeros.


CUIDADOS CULTURALES
Es importante tener en cuenta, que una vez que se haya llevado a cabo el injerto se debe evitar el riego abundante de modo a cuidar que la misma no sea pacible de pudrición.

En cuanto al control fitosanitario es importante que el rosal es muy sensible a las plagas y enfermedades, las plantas se mantienen sanas con tratamientos periódicos contra insectos y ataques producidos ya sea por hongos o bacterias, utilizando productos específicos para el control de las mismas.
Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones técnicas se podrá tener plantas sanas, con flores de alta calidad que tendrán buen precio en el mercado, sin envidiar productos extranjeros.


MATERIALES
El trabajo de injerto de rosas se realizará con la ayuda de los siguientes materiales: hopiclorito de sodio (lavandina) para desinfectar el cortaplumas y la tijera de podar. Una vez bien desinfectadas se procede a la extracción de la yema de la variedad de rosa elegida. Se utilizará también un plástico para atar la herida producida al portainjerto, dejando libre la yema.


La yema será seleccionada de una rama recién florecida.



La yema a seleccionada estará en quinto lugar contando hacia abajo desde la flor.



Utilizando un cortaplumas la yema será extraida de la rama seleccionada.



Con un cortaplumas se hará el corte en “T” invertida al porta injerto, que recibirá la yema.



Una vez colocada la yema en la planta madre, esta será envuelta con un plastico. De ahi en más se deberá esperar a que la yema brote.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar