07 de Febrero de 2018

| Responsabilidad y concientización

Los residuos y su problemática - Ing. Agr. Fernando Díaz Shenker (*)

Una realidad que en vez de cambiar para bien se consolida ante la indiferencia ciudadana, pero, sobre todo, de las instituciones responsables por función es la acumulación de todo tipo de desperdicios o desechos.

En efecto, lejos de percibirse una solución concreta al grave problema que plantea la generación de basuras o residuos de todo tipo, tanto a nivel urbano como rural, su cantidad y volumen aumentan, sin que por de pronto se apliquen medidas que tiendan a su minimización, a cambiar los hábitos ciudadanos para que se reduzcan su generación y arrojado en cualquier parte. Así, lo que acontece en ciudades como San Bernardino y el lago Ypacaraí nos muestra cómo esta deplorable situación no ha podido ser todavía resuelta.

Los improvisados vertederos a cielo abierto, la contaminación de cursos de agua, la mortandad de peces, entre otros, son hechos reales que tienen en los desechos y sus componentes tóxicos su principal causa. En las fincas agrícolas o sus linderos es común observar envases de agrodefensivos y otros abandonados en diferentes puntos, o bien acumulados para su posterior enterrado o quemado, incluso en potreros o próximos a fuentes de agua. Ambas costumbres, además de contaminantes del ambiente, acarrean problemas a la salud de personas y animales, y son contrarias a las normativas que buscan la producción inocua de alimentos, cuidando el ambiente, bienestar de los consumidores y salud de los productores.

CONSECUENCIAS

El arrojado y la acumulación de basuras que generan los residuos del hogar, los que se pueden observar en las calles (envases de comidas, botellas, bandejas de isopor y bolsas); los desechos de empresas, industrias y hospitales, además de comercios, mercados y fábricas, tanto del medio rural como urbano, representan reales y potenciales focos de contaminación y enfermedades tanto para el hombre como animales, principalmente las mascotas. También, el ineficiente e inapropiado manejo de los residuos mediante quemas al aire libre o campo abierto, su disposición en cursos y nacientes de agua, en improvisados vertederos o rellenos sanitarios, que aparecen de la noche a la mañana y son fuente segura de ratas, mosquitos, riesgos para la salud y el ambiente y, en casos graves, de conflictos entre pobladores e instituciones encargadas de su procesamiento.

ALGUNAS MEDIDAS

En primer término hay que destacar las iniciativas privadas que promueven la utilización de bolsas reciclables y las de tela y papel, así como aquellos emprendedores y estudiantes que reciclan neumáticos, cultivan plantas de jardín y hortalizas en envases de plástico, etc.; investigan y presentan proyectos de uso y reutilización de residuos y energías renovables, habiendo grupos que incluso han ganado premios internacionales. Se debería promocionar y apoyar mucho este tipo de iniciativa. Los residuos orgánicos provenientes de alimentos y rastrojos vegetales (hojas de árboles y plantas) se pueden utilizar para preparar compost o abono orgánico, para huertas y jardines. Evitar la quema de basuras, por los gases que se generan, y afectan la capa de ozono y salud de las personas. Reutilizar los envases y recipientes de plástico para plantas de jardín, aromáticas y medicinales; artículos decorativos y otros. Los productores rurales deben aplicar un proceso de triple lavado con agua limpia de los envases vacíos de agrodefensivos (de plástico y vidrio.). Desde el Gobierno, promover la generación de empleos verdes que tanta falta hacen para ocupar la mano de obra desempleada y propender al bienestar social, reduciendo las fuentes de contaminación ambiental, y la proliferación de mosquitos y demás portadores de enfermedades. Las empresas recicladoras y otras, como la Cooperativa Colonias Unidas que instaló una planta procesadora de residuos sólidos, tienen que dar a conocer sus servicios, para que la población pueda acceder a los mismos. Con ello, al final, se contribuirá a un mejor cuidado del medio

CONCLUSIÓN

En un artículo del 30 de noviembre de 2017, Alex Fernández Muerza señala: “La cantidad de basura abandonada en la naturaleza es cada vez mayor, hasta el punto que los expertos estiman que en el 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. Tirar residuos en la naturaleza (littering del inglés: tirar basura) causa graves impactos en el ambiente y la economía, como recuerdan diversos estudios. La acción de los ciudadanos es vital para evitarlo”.

(*) Especialista en Comunicación Rural.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo