16 de Noviembre de 2005

| PUEDEN GENERAR PERDIDAS DEL 10 AL 90% DEL CULTIVO

Malezas de la mandioca

Ing. Agr. Moisés Vega (*) El oportuno control de las malezas durante el cultivo es muy importante en la producción de la mandioca. Los primeros 120 días desde la siembra es la época más crítica. La siembra de mandioca en asociación con cultivos de cobertura rápida es una de las prácticas más recomendables desde el punto de vista de control de malezas.

El rendimiento promedio de la mandioca a nivel nacional representa la cuarta parte del potencial de la especie, a pesar de las condiciones edafoclimáticas favorables para el desarrollo del cultivo. Una de las principales causas es el efecto de la competencia con las malezas por los factores de crecimiento (luz, agua y nutrientes), en la primera etapa de crecimiento, es decir, en condiciones favorables el cierre del follaje tarda de tres a cuatro meses, llegando hasta 6 meses en condiciones desfavorables.
La época crítica de competencia de las malezas con el cultivo son los primeros 120 días, desde la siembra cuando se registran pérdidas desde el 10 hasta más del 60%, incluso hasta el 90% en cultivos sin ninguna limpieza; la falta de control de las malezas durante los primeros 60 días, redujo el rendimiento en un 50% aproximadamente.
Las malezas, a más de causar reducción de los rendimientos, ocasionan perforaciones, deformaciones, que afectan la calidad de las raíces; además dificultan las labores agrícolas, por ejemplo, la especie Ipomea (ysypo'i), que se enreda por las plantas; aumentan los costos de producción para un control oportuno en épocas lluviosas y con alta población de malezas que, a su vez, favorece la concentración de alta humedad y la presencia de enfermedades y hospederos de plagas.
Como regla general, las labores de limpieza deben realizarse entre los 15 a 30 días después de la siembra y continuar hasta el cierre del cultivo; para ello se requerirán entre 3 a 4 labores o más, dependiendo del grado de enmalezamiento que a su vez es favorecido por las continuas lluvias registradas. La limpieza o carpida de 1 (una) hectárea demanda en promedio 12 jornadas de trabajo, es decir que para 4 labores de limpieza, se necesitarán por lo menos 48 jornadas/hombre, que representa más del 50% del costo de producción de la mandioca.

OPCIONES PARA EL CONTROL DE MALEZAS
Existen varios métodos para el control de las malezas en el cultivo de la mandioca, pero lo fundamental es que sea oportuno, económico y fácil de realizar; se distingue así el control cultural, mecánico, químico e integrado.

CONTROL CULTURAL
Incluye todas aquellas prácticas agrícolas que, manejadas eficientemente, incrementan la habilidad competitiva del cultivo y ayudan a controlar las malezas, entre ellas se mencionan: la buena preparación del terreno, la densidad de plantación adecuada, el uso de variedades con buena adaptación y de semilla de buena calidad, y el control de plagas y enfermedades.

CALIDAD DEL MATERIAL DE SIEMBRA
La calidad de la semilla en cuanto a madurez, parte apropiada y sanidad, es la que determina e influencia fuertemente para el vigor inicial de la planta de mandioca.

INTERACCION. DENSIDAD DE SIEMBRA - TIPO DE PLANTA
En un terreno completamente libre de malezas, el cultivo puede utilizar al máximo los nutrientes, el agua y la luz disponibles; tanto el tipo de planta como la densidad de siembra determinan el número de días que necesita la planta para el cierre o cobertura del suelo; aquellas vigorosas, con tamaño de hoja grande y ramificación temprana, son las que llegan a una más rápida cobertura; es decir, que con densidades de siembra mayores se alcanzarán cubrimiento más rápido.
Como un resultado se puede mencionar que, con un buen control de malezas y otras prácticas culturales adecuadas, el rendimiento de un tipo de planta depende sobre todo de su potencial genético de rendimiento.

CONTROL MANUAL Y MECANICO
Consiste en la utilización de herramientas manuales e implementos accionados por tracción manual, mecánica o animal, a cuyo paso rompen el contacto de las malezas con el suelo, eliminándolas por entierro o posterior secamiento.
Es el tipo de control más utilizado y difundido en el sistema de producción nacional, realizando en forma manual con carpidas, tarea en la que se utiliza mano de obra familiar y/o contratada (promedio 12 jornadas/ hombre para cada hectárea); con implementos tirados por animales (carancho, patuca y otros), para la remoción y limpieza del espacio entre las hileras (melgas), completando el espacio entre plantas (en cada hilera), en forma manual con azada.
CONTROL QUIMICO
Es el empleo de sustancias químicas (herbicidas), capaces de destruir las malezas, en forma total o parcial, sin causar daño al cultivo.
Este control se realiza utilizando herbicidas pre-emergentes, los cuales evitan el crecimiento de las malezas por un periodo de 45 a 50 días, durante el cual aún no se cierra el follaje de la mandioca; esta insuficiencia en el control hace necesario que el productor tenga que hacer limpiezas posteriores hasta los 120 días aproximadamente.
La escasez de mano de obra y el elevado costo que representa el control de malezas hacen que actualmente el control químico sea una opción práctica y económica, sobre todo en grandes plantaciones de mandioca.
Existen diversos productos de acción pre-emergente y pos-emergente, cuya selectividad al cultivo varía entre mediana y alta.
La selectividad de los herbicidas es relativa, porque depende no solamente del herbicida en sí, sino también de la dosis, la época de aplicación, el tipo de suelo y las condiciones ambientales.
Como recomendación general, la aplicación de herbicidas pos-emergentes deberá realizarse en forma dirigida, con una pantalla protectora, y el empleo de boquillas o picos especiales ( ejemplo: 80° ó 110°), evitando todo contacto con el follaje; como referencia, se menciona que en el cultivo de la mandioca, una sola aplicación de herbicidas es insuficiente para controlar eficazmente las malezas hasta el cierre del follaje, por lo tanto el control químico debe complementarse con otro tipo de control.

CONTROL INTEGRADO
El establecimiento de un programa efectivo de control de malezas a nivel de fincas exige no solamente conocer los herbicidas selectivos, ni considerar la mandioca como otros cultivos de ciclo corto como el maíz o la soja; esto se debe a que el lento crecimiento inicial de la mandioca permite el desarrollo vigoroso de las malezas y que los herbicidas pre-emergentes en general solo las controlan por un periodo máximo de 60 días, durante el cual el follaje de la mandioca aún no ha cerrado.
La integración de los diversos métodos de control constituye la opción más efectiva para lograr mejores rendimientos del cultivo; a modo de ejemplo se mencionan resultados comparativos con el empleo de estos métodos; así, 3 limpiezas o desyerbas realizadas oportunamente dieron mejor rendimiento, seguido por el uso de un herbicida pre-emergente más una limpieza manual; los más bajos rendimientos se presentaron cuando a la aplicación de un herbicida pre-emergente no se adicionó ningún sistema de control, lo cual evidencia aún más la necesidad de integrar el uso de productos químicos con medidas complementarias.
La limpieza manual, posterior a la aplicación del herbicida pre-emergente, deberá hacerse dos o tres semanas antes del cierre del follaje, pero si la infestación de malezas se presenta antes de esta época (sobre todo estimulada con mucha lluvia), se deberá limpiar cada vez que sea necesario para eliminar la competencia.

ASOCIACION DE CULTIVOS Y SISTEMAS DE CONTROL
La siembra de cultivos en asociación es otro factor cultural que puede integrarse a los otros sistemas de control, con el fin de reducir la población y el efecto de las malezas.
En el cultivo de la mandioca, la distancia requerida entre hileras y el lento crecimiento inicial del cultivo proporcionan la condición apta para el desarrollo de las malezas, pero si se siembra en asociación con un cultivo de cobertura rápida, por ejemplo, fríjol o habilla, este impide el crecimiento de las malezas.
La siembra de mandioca en asociación con cultivos de cobertura rápida es una práctica recomendable desde el punto de vista de control de malezas, pues los problemas que ocasionan las malezas en el cultivo son de menores proporciones en la asociación que en el monocultivo, sin olvidar que la mandioca puede ser asociado con especies de porte erecto (leguminosas que no emiten guías, ejemplo: habilla y poroto manteca), durante los primeros 100 días; posteriormente, el cultivo complementario deberá ser cosechado para evitar el efecto de la competencia con la mandioca.

(*) Técnico Especialista - Rubro Mandioca
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar