19 de Mayo de 2004

 

Mamón

El mamonero es nativo del Caribe, tolera bien diferentes suelos, menos aquellos pesados que puedan encharcarse. Es conocido científicamente como Carica Papaya L. Existen diferentes variedades que son utilizadas para cultivar frutas para hotelería o para la industria. La diferencia fundamental está en el tamaño de comercialización.

La planta de mamón se da espontáneamente en casi toda la Región Oriental del Paraguay; en algunas regiones de América es conocida como árbol del melón, papaya o pino guazú. Tolera bien una amplia gama de diferentes suelos, menos aquellos pesados donde se produce el estancamiento del agua.

En la actualidad se realiza el cultivo extensivo de mamón, para ello se busca rozados recién hechos o se prepara la tierra en suelos ligeros con mucha materia orgánica. Se puede recurrir a la técnica de la mezcla de mantillo de monte en partes iguales con tierra zarandeada, para dar una consistencia de suelo franco arenoso. La acidez del suelo no debe ser inferior a un pH 6.

Para el cultivo de plantas destinadas a los hoteles y restaurantes, se recurre a la compra de semillas que dan plantas hermafroditas, las cuales no se pueden reproducir posteriormente, pero se asegura la calidad del fruto que se quiere.

La plantita de mamón no tolera el trasplante a raíz desnuda, sufre mucho, sobre todo si va a soportar varias horas de su arranque a la plantación. Es recomendable que se realice la siembra de las semillas, cualquiera sea la variedad que se use, en bolsitas; personalmente recomiendo las de papel, son más baratas y se destruyen fácilmente una vez introducidas en la tierra. Las bolsitas de plásticos son también utilizadas, pero no me agrada trabajar con ellas, ya que hay que romperlas para no dañar la raíz, y suelen quedar en el suelo, lo que daña a la parcela por ser de difícil destrucción.

Las semillas se pueden poner directamente en el suelo o en las bolsitas de papel o plástico; la profundidad de siembra, siempre es dos veces y medio el tamaño de la semilla. Cuando la plantita supera los 15 centímetros se puede realizar el trasplante.

Fruto

El fruto del mamón es muy rico en sales minerales y vitaminas, para obtener todas sus propiedades se lo debe pelar momentos antes de consumir, o partirlo por la mitad e ingerirlo dejando la cáscara. En esta forma se le sacan las semillas. Consumido en fresco es muy útil para cualquier trastorno gastrointestinal; contiene enzimas digestivas como la papaína.

Tanto el fruto como las hojas o el jugo o látex que se obtiene de esta planta tienen propiedades que le permiten digerir la carne, como si esta estuviera dentro del estómago, a ello le llamamos propiedades proteolíticas y se las usa para ablandar carnes, ya sea envolviendo por media hora en las hojas o remojadas con una solución de látex recién obtenida de la fruta o la planta.

Una vez preparado el suelo se hacen unos hoyos de 40 centímetros de diámetro y profundidad, se rellenarán con la mezcla de mantillo y tierra, la cual será posteriormente ligeramente apisonada con el pie; en el centro se hará un hoyo de 15 centímetros para alojar la bolsita de papel con la planta. El transplante es recomendable hacerlo en días nublados, si es posible, o después de una lluvia. Pero si se tiene la tierra preparada adecuadamente se puede realizar en cualquier momento. Respetar la profundidad de plantación, debido a que la raíz de la plantita tiene un buen desarrollo apical, es decir, como una cuña bien puntiaguda.

Si se siembra en forma directa, se recomienda poner más de una semilla y después hacer el raleo y dejar la plantita más vigorosa. No debemos olvidar que después de la siembra, siempre hay que realizar un riego suave, no de choque, para que la semilla se adhiera al suelo sin que queden burbujas de aire y perjudiquen la germinación.

Una vez establecido el cultivo, se procede al tapado con materia muerta como ser paja, o pasto seco, con esto se mantendrá mejor la humedad y se evitará la competencia de los yuyos. Si se procede a la carpida hay que tener mucho cuidado de no profundizar la azada, pues las raíces comienzan su desarrollo muy superficialmente.

Las plantas de mamón tienen tres formas sexuales que son fácilmente identificables en el momento de la floración; generalmente se dejan las femeninas, aquellas cuyo fruto está pegado al tallo, y son las que mejor fruta dan, salvo las hermafroditas comparadas que deben ser repuestas por este tipo de semillas. Si se usan lo mamoneros comunes, se recomienda dejar 10 machos por cada 100 plantas hembras para asegurar la polinización, y el posterior uso de sus semillas, para continuar con la producción. A medida que crece la planta, controlar que no se desarrollen brotes laterales por debajo de la copa, para evitar la ramificación bajera, lo que perjudica la calidad de los frutos en general.

La cosecha se hará de acuerdo al uso que se le destine, hay industrias que prefieren el mamón antes que amarillee, para obtener un dulce mas firme. Por lo general, se espera las primeras estrías amarillas de la fruta, momento de mucho cuidado por el perjuicio de los pájaros. Algunos productores, en este punto cubren el fruto con bolsitas de papel y esperan la maduración casi completa para llevarlas al mercado.

La cosecha se debe hacer sobre cada fruta y cortar el pedúnculo unos 2 centímetros por encima del fruto, no dejar que caiga al suelo; envolver las frutas y ponerlas en un cajón para ser llevadas al mercado, de esa forma se ayuda a evitar los machucones que se producen en el trasporte. Las cajas deben estar cubiertas con hojas de banana, sobre todo las que van en la parte superior del camión, para evitar los efectos del sol en el momento del transporte.

Esta sustancia lechosa obtenida del fruto verde aún en la planta o del tallo de la misma, se lo mezcla con miel de abeja y media taza de agua hirviendo, se lo utiliza como un poderoso vermífugo, de amplio espectro.
De las hojas también se puede preparar un té endulzado con ka’a he’e, y se comporta como un excelente digestivo, sobre todo si se ha consumido carne.

Industrialmente se preparan extractos o cápsulas secas de papaína de mamón, las cuales son utilizadas para solucionar problemas de digestión.

El dulce de mamón, es también muy rico y digestivo, se prepara de la fruta verde o madura; antes de pelar se le hace una incisión en las ranuras de los cascos y se le deja salir el látex lo más posible, al secarse cerrará nuevamente la herida como lo hace en la planta. Luego se pela y se corta en trozos. Una técnica es la de lavar con agua varias veces y después ponerle agua con bicarbonato de sodio por una hora, tirar esta agua sin enjuagar, llevar al fuego para luego, sin agua, se le pondrá el azúcar y se cocina hasta el punto de almíbar o que los trozos tomen transparencia.

Otra técnica es después de lavar las frutas peladas y cortadas sin agua, ponerle el azúcar, dejar amanecer y cocinar.

En cualquiera de las formas sale muy bien.


Consuma lo que el Paraguay produce. Produzca lo que el Paraguay y el mundo necesitan. Recuerde: “El Paraguay puede”.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar