10 de Marzo de 2004

| HORTICULTURA

Preparación de tablones

Para la instalación de una huerta se deben tener en cuenta algunos aspectos como el local, la preparación del terreno, la formación de los tablones, el almácigo, los surcos, los hoyos, la profundidad de siembra, el transplante, entre otras cosas.

Es de suma importancia instalar la huerta en un lugar soleado, próxima a una fuente de agua, y de ser posible cerca de la casa para facilitar los cuidados. El suelo debe ser preferentemente de consistencia media, arenoso-arcilloso, porque los suelos muy arenosos, además de ser menos fértiles y de secarse rápidamente, son fácilmente lavados y arrastrados por el agua de lluvia; sin embargo, pueden ser mejorados con la aplicación de materia orgánica, estiércol de vaca, de gallina, compost, humus de lombriz.

En zonas rurales se recomienda cercar la huerta para evitar la entrada de animales.

En cuanto al agua, que es factor fundamental, se debe disponer en cantidad abundante y de buena calidad.

Preparación del terreno

Una vez seleccionado el local, el primer trabajo consiste en limpiar el terreno, eliminando las plantas que puedan incomodar, así como piedras, vidrios, plásticos y otros materiales. Las plantas eliminadas pueden ser acumuladas en un lugar para luego ser aprovechadas como fuente de materia orgánica.

Para algunas especies solamente es necesario remover el suelo y desterronar, abrir hoyos y sembrar; sin embargo, para la mayoría de las hortalizas, es necesario preparar especialmente el terreno con la instalación de canteros, tablones, y dentro de los mismos, surcos o hileras.

Canteros o tablones

Los canteros son los lugares donde serán transplantadas las mudas o donde se siembran directamente algunas hortalizas que no requieren estar en almácigos, tales como la zanahoria y el rabanito. Luego de la aplicación de materia orgánica, los canteros deben ser levantados de 15 a 30 centímetros, con un ancho que puede ser de 1 a 1,20 metros y largo variable. La distancia entre los canteros puede ser de 30 a 40 centímetros, espacio utilizado como caminero para realizar diversos cuidados.

Es importante resaltar que en una huerta familiar, tanto el largo como el ancho de los tablones, así como la distancia entre ellos, deben ajustarse al espacio disponible en la casa, y no precisamente se debe tener en cuenta las medidas mencionadas en este material.

Los canteros deben estar bien nivelados, sin terrones, raíces o piedras. Es mucho más práctico que tenga 1 metro de ancho, porque facilita el trabajo con los tablones de un lado a otro, transversal.

De preferencia, el terreno debe ser plano y con los canteros dispuestos en el sentido norte-sur, porque así reciben de ambos lados la misma cantidad de luz del sol. Si el terreno fuese inclinado, los canteros deben levantarse cortando la dirección del agua.


Ing. Agr. Juanita Caballero
Fotos: MATKEI
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar