07 de Enero de 2004

| EN TERRENOS POCO PRODUCTIVOS

Recuperación y conservación de suelos

La agricultura tradicional, caracterizada por labranzas intensivas que dejan el suelo desnudo, expuesto a lluvias torrenciales, al viento y a los rayos directos del sol, causan un rápido proceso de descomposición de su capacidad productiva. Entre las recomendaciones para recuperar un suelo enfermo, se cuentan la corrección de la acidez, fertilización orgánica y química, el cultivo de abonos verdes y la rotación de cultivos.

La acelerada descomposición de la capacidad productiva del suelo es un problema que se conoce como "degradación química, física y biológica del suelo”, y se reconoce por la compactación, la erosión, la invasión de las malezas, la pérdida de la fertilidad y finalmente, los bajos rendimientos de los cultivos. En pocas palabras, se convierte en un suelo enfermo y pobre.


SINTOMAS DE UN SUELO POBRE
Un suelo enfermo y pobre presenta:
* Ausencia de cobertura vegetal.
* Superficie expuesta al sol.
*Erosión provocada por el impacto directo de las gotas de lluvia.
*Camadas compactadas por máquinas pesadas y pastoreo excesivo de animales.
*Superficies sin poros, impermeables al agua y al aire.
*Sin vida: ausencia de lombrices y microorganismos.
Ante esas condiciones, se puede observar que:
- La planta no se desarrolla.
- Las raíces crecen superficialmente y no profundamente.
- El agua no penetra, sino que corre superficialmente formando raudales.
- La temperatura del suelo sube hasta 58 grados centígrados, evaporando la poca agua disponible; es como si el suelo tuviera fiebre.

ANALISIS DEL SUELO
Un análisis físico-químico del suelo, luego de realizada la cosecha del cultivo, es un valioso auxilio para conocer su estado y proponer el tratamiento necesario. Algunas recomendaciones para su recuperación son:
* Corrección de la acidez.
* Fertilización orgánica y química.
* Cultivo de abonos verdes.
* Rotación de los cultivos.
Para poner en práctica estas recomendaciones, es preciso saber qué se logra con cada una de ellas.

Corrección de la acidez
Aumenta el desarrollo de las raíces, estimulando la actividad microbiana del suelo. Con esto, los nutrientes minerales están más disponibles para las plantas y mejora la fijación de nitrógeno por las leguminosas. También aumenta el rendimiento de los cultivos.

Fertilización
Las plantas se alimentan de elementos minerales que se encuentran principalmente en el suelo. La fertilización consiste en reponer al suelo por lo menos una parte de los nutrientes retirados por los cultivos anteriores, a fin de aumentar el rendimiento de los cultivos y mejorar la calidad de los productos. El fertilizante o abono es un producto natural o industrial que contiene uno o más de los nutrientes que necesitan las plantas.

Cultivos de abonos verdes
Los abonos verdes son plantas que se cultivan para cubrir la superficie del suelo e incorporar gradualmente toda la materia orgánica generada, para mejorar las características físicas, químicas y biológicas del suelo.
La cobertura producida por los abonos verdes protege al suelo contra la erosión, mejora su estructura, mantiene la humedad, aumenta el contenido de materia orgánica, mejora la fertilidad y aumenta el rendimiento de los cultivos siguientes.
Existen abonos verdes aptos para el verano y otros para el invierno. Se los pueden sembrar en forma independiente o asociados a los cultivos.

Rotación de cultivos
Es la sucesión de cultivos de diferentes características, en una misma parcela, durante años sucesivos, siguiendo una secuencia previamente establecida. La rotación de cultivos permite: mejor control de malezas, cobertura de suelo más abundante y duradera; mejorar la estructura del suelo, facilitando el desarrollo de los cultivos; mayor diversidad biológica, aumentar el rendimiento de los cultivos, y lograr producciones rentables y sostenibles, manteniendo la fertilidad y sanidad del suelo.

COMO ES UN SUELO SANO
Un suelo sano tiene una buena cobertura vegetal; es esponjoso, poroso, permeable al agua y al aire; tiene humedad permanente, gran diversidad de raíces de diferentes plantas, mucha materia orgánica e intensa actividad biológica.
La fertilidad se mantiene gracias a la gran cantidad de materia orgánica, el aire y el agua que activan la vida microbiana, resultando en plantas más vigorosas y resistentes a las enfermedades, y finalmente, en mayor productividad.

Fuente: DEAG-MAG

Fotos: MATKEI
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo