05 de Noviembre de 2008

| OTRA OPORTUNIDAD COMO BIOCOMBUSTIBLE

Tártago

El tártago es originario de Asia meridional. Actualmente está difundido en casi todas partes del mundo. Es una planta perenne, pero puede ser cultivable y se convierte en anual. Existen muchas variedades de características botánicas y culturales muy distintas que hay que tener en cuenta para el desarrollo de este cultivo cualquiera que sea el destino que se dé a la planta. Es recomendable aprovechar las experiencias realizadas en el IAN para tener una base científica y práctica, y se beneficie a los productores. Dr. P. M. Gibert matias@abc.com.py

/ ABC Color

En los primeros momentos, la planta es herbácea, y cuando llega a ser adulta, se lignifica y pasa a tener el porte de un árbol pequeño ramificado. De sus semillas se obtiene un aceite que tiene muchas aplicaciones en la industria farmacéutica, cosmética; y aceites industriales, entre los cuales se encuentra el biodiésel.
El tártago es un cultivo que se da muy bien en el Paraguay; lamentablemente, su mala comercialización ha hecho que en muchos lugares se haya abandonado y reemplazado por otros de mayores riesgos para el productor. Hoy en día, la oportunidad que brinda la obtención de biodiesel del aceite de tártago es una buena alternativa, tanto para el pequeño productor como para aquellos que quieren encararlo en forma extensiva, debido a que la demanda en el mundo es cada vez mayor.
En nuestro país se utilizan muchas variedades de tártago. Las hay de porte alto y mediano; otras de tallos, hojas y frutos rojizos, pero la preferida para obtener el aceite es la denominada Inerme, que está desprovista de espinas. Hay otras variedades que se utilizan para aumentar la producción por hectárea, sobre todo cuando el cultivo es mecanizado.
Actualmente, en nuestro medio se utiliza una variedad llamada criolla, que es de porte mediano, pero con racimos que producen semillas grandes.
Los lugares donde se obtienen mayores rendimientos son: Concepción, Amambay, Cordillera y Canendiyú, donde lograron más de 1.200 kilos por hectárea. Donde más se llegó a producir es en la zona de Canendiyú, con más de 1.500 kilos por hectárea. También se da muy bien en otros lugares, como San Pedro, Chaco, Paraguarí y Caaguazú.
El tártago es un cultivo que prospera bien en terrenos profundos, aireados, permeables; frescos y de consistencia mediana, pero su adaptación se dificulta en los suelos anegados, extremadamente arenosos o muy arcillosos.

Algo que los productores deben tener en cuenta, antes de comenzar el cultivo: es recomendable hacer un análisis de suelo, debido a que la carencia de fósforo es muy notable en muchas partes de nuestro territorio. Las experiencias que he realizado en Caacupé en parcelas donde primero usé abono verde, y luego el tártago, demuestra que favorece el cultivo, pero no es una alternativa científica debido al alto requerimiento de fósforo que tiene el tártago. Hice algunas pruebas utilizando las semillas en un gancho en forma de S como candil y obtuve buenos resultados debido a que daba una llama de un amarillo intenso.

Una de las formas de aportar fósforo es por medio de la harina de hueso y se puede preparar en la propia finca mediante la calcinación del esqueleto entero; esto es muy importante de tener en cuenta, porque si se utilizan solamente los huesos planos, como las costillas, se obtiene poca cantidad de fósforo. También se pueden utilizar fórmulas comerciales disponibles en los comercios especializados. Además, se consigue mejor producción en terrenos que tienen suficiente cantidad de materia orgánica.
Se adapta bien a los climas templados, y más aún cuando las lluvias son bien distribuidas; pero baja mucho su rendimiento en las prolongadas sequías, teniendo en cuenta que esta planta requiere unos 500 milímetros de agua durante el período que va desde la germinación hasta la cosecha, entre cinco y siete meses, dependiendo de la variedad.

Hay que tener mucho cuidado con las heladas fuertes, ya que las plantas jóvenes sufren mucho y pueden secarse. Para estos momentos, se puede realizar las cortinas de humo en el cultivo, para aminorar el efecto del frío. En estos períodos se puede utilizar como antiestrés el caldo de ka’a he’ê al 1% antes de comenzar la época de las heladas.
Los técnicos consideran que el tártago se puede sembrar al finalizar los fríos de agosto hasta fines de noviembre, dependiendo de la temperatura. La mejor época es septiembre.
El suelo se debe preparar dos semanas antes de la siembra, y se realiza en línea, ya sea con una cultivadora o, simplemente, en hoyos realizados con la azada.
La distancia varía de acuerdo a la fertilidad del suelo y a la preparación del terreno. Lo recomendable es mantener una distancia de 3.5 metros entre líneas, y 2.5 metros entre plantas. Para las variedades criollas, la distancia se reduce a la mitad. Cuando se trabaja con sembradora mecánica, la distancia entre líneas es de 1 m, y entre plantas 50 cm.

Se debe tener en cuenta que la profundidad es 2 veces y medio el tamaño de las semillas; se deben utilizar unos siete kilos de semilla por hectárea cuando se realiza manualmente. Si es con sembradora, se duplica la cantidad.
La maduración se produce a los tres meses de la floración, siendo fácil ver a simple vista, ya que la cápsula es de color marrón oscuro y seca, es fácil de identificar. La maduración no se produce toda a la vez, por lo tanto, hay que prestar atención, porque cuando más de la mitad del cultivo ha madurado, es el tiempo en que se debe realizar la cosecha. Para obtener el secado de las cápsulas, se debe exponer al sol por tres días, guardar y conservar en lugares secos. Las semillas se obtienen de diferentes formas, golpeándolas o con una trilladora.
Es recomendable antes de iniciar el cultivo tener un asesoramiento adecuado por medio de los técnicos especialistas o recurrir al DEAg más cercano de su localidad, donde un extensionista le va a proporcionar los datos necesarios para tener una buena producción.

El aceite de tártago se utiliza en la fabricación de barnices y pinturas, en la industria de perfume, en la fabricación de lápices labiales, brillantinas usadas en cosmética, en los plásticos de alta calidad, la industria textil, en la fabricación de aceites especiales para motores de competición, diésel y reactores. También para fabricación del papel carbónico, celuloide, fluidos para frenos, y otras tantas aplicaciones. Como se puede apreciar, el uso del tártago tiene infinidad de aplicaciones que pueden ampliar el horizonte industrial además de servir como una buena fuente de aceite para producir biodiésel.
Hoy en día, el tártago es el que mayor rendimiento da por hectárea después del coco (del coco se produce 2.500 litros), y se presenta como una de las mejores alternativas para fabricar el biodiésel, si se tiene en cuenta que de una hectárea de tártago se puede obtener 1.320 litros; sin embargo, de la soja solo se obtiene 420, y del girasol 880.
Además su producción es de ciclo más corto, lo que permite su rápida implementación.

No desaprovechemos la oportunidad que nos da esta planta y otras, como la jatropha, y pueden cultivarse en suelos pobres brindando mayores posibilidades de diversificación a los pequeños productores.

Consuma lo que el Paraguay produce.
Produzca lo que el Paraguay y el mundo necesitan.
Recuerde: El Paraguay puede.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar