03 de Enero de 2018

 

Tracto alimenticio en el ganado bovino - Dr. Óscar A. Tami Vasconsellos (*)

El estómago del ganado vacuno es complejo, formado típicamente de cuatro compartimientos o divisiones llamados rumen o panza, retículum o redecilla, omasum o librillo y abomasum o cuajo. Uno solo (abomasum) de los cuales segrega jugo gástrico. El estómago de los rumiantes, caracterizado anatómicamente por su gran tamaño y división en varios compartimientos distintos, parece ser una modificación evolutiva del estómago simple. Su capacidad varía ampliamente con la edad y tamaño del animal.

En el ganado bovino grande, su estómago tiene la capacidad entre 150 y 230 l; en el animal mediano, entre 110 y 150 l, y en los animales pequeños, entre 90 y 130 l.

En el ternero recién nacido, los tres primeros compartimientos son pequeños, luego se desarrollan conforme crece el animal y pasa de la dieta láctea a otra que contenga grano y forraje. A la edad de 14 a 18 meses, los cuatro compartimientos alcanzan sus tamaños relativos permanentes.

El estómago del vacuno no se vacía entre las ingestas, requiere de un ayuno de muchas horas de duración antes de vaciarse. La disposición anatómica y el gran tamaño del estómago de los rumiantes, con la mezcla y cambios resultantes en las ingestas, hacen inseguras las mediciones de la velocidad de tránsito de los residuos alimenticios a través del tracto digestivo.

TRACTO ALIMENTICIO

El tracto alimenticio del ganado vacuno se extiende desde los labios hasta el ano. En relación con su complejidad y longitud, el tracto digestivo en los bovinos (rumiantes) es largo y complejo.

La longitud absoluta promedio del intestino delgado (46 m), ciego (88 cm) y colon (10,18 m) del ganado vacuno es de más de 57 m. Se considera la relación de la longitud del cuerpo a la longitud del intestino. La capacidad absoluta promedio de las diferentes partes del canal gastrointestinal (estómago, 252,5 l; intestino delgado, 66 l; ciego, 9,9 l; colon y recto, 28 l) es de 356,4 l.

In vivo, la longitud promedio del intestino delgado y grueso reunidos es de aproximadamente 19 m. En la autopsia, la longitud promedio reunida es tres veces superior.

El ganado vacuno emplea mucho tiempo en la masticación. Realiza un promedio de 94 movimientos de maxilar por minuto cuando come grano y ensilado, y 78 movimientos por minuto cuando consume heno. Además de los movimientos mandibulares de lateralidad y hacia arriba y abajo, durante la ingestión de alimentos realiza unos 26.400 movimientos durante la rumiación. Así, hay un total aproximado de 42.000 movimientos mandibulares diarios del ganado vacuno, dependiendo de la naturaleza del alimento ingerido.

RUMIACIÓN

Dependiendo de la ración ingerida, los novillos invierten, en una ración que no contiene heno, el 4,5 % del día, pero la rumia es lenta y negligente, con una ración de heno solamente 3,6 % del día. El número promedio de rumiación en las 24 h es de 14, la duración de los periodos varía de unos pocos minutos a 1 h.

El tiempo total empleado diariamente en la rumiación varía considerablemente con los diferentes animales, con las distintas raciones y épocas del año. Se estima un tiempo mínimo de 7 h y un máximo aproximado de 10,5 h por día.

Además de los movimientos puramente masticatorios, existen movimientos concomitantes de la lengua y los carrillos por lo que se mantienen los alimentos entre los molares y se van llevando gradualmente hacia atrás para deglutirlos.

CANTIDAD DE SALIVA

Es enorme en el ganado vacuno, mucho más en los novillos en confinamiento. Los alimentos secos absorben cuatro veces su peso de saliva, los granos un poco más de su propio peso y los pastos verdes solo la mitad de su peso.

La cantidad de secreción salival está nuevamente relacionada con la cantidad de agua del alimento.

Se estima que el ganado vacuno en confinamiento segrega unos 56 l de saliva en 24 h. En los animales rumiantes, la saliva es netamente alcalina. La saliva del ganado vacuno no contiene enzimas proteolíticas, es decir, amilasa. El alto contenido de bicarbonato y fosfato hace que la saliva sea un buen amortiguador del pH en el rumen.

(*) Especialista en producción animal.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo