Domingo, 19 de Octubre de 2014
 01:00
  • La masacre del 23 de octubre

  • Nictálope

    Clark Ashton Smith (1893-1961) fue un escritor de relatos de terror –la posteridad ha querido conservar de él ante todo esta faceta–, poeta, escultor, dibujante y pintor de lo insólito. De familia pobre, solo hizo la primaria; no tenía bachillerato. Tuvo que trabajar casi toda su vida cortando madera y como albañil para mantener a sus padres y solo cuando ellos murieron pudo casarse con su novia, Carol, en 1954. Una dicha final y breve, pues él murió solo siete años más tarde. Sin embargo, hoy es miembro del «sector vip» de la narrativa fantástica en lengua inglesa del siglo XX. Clark Ashton Smith perteneció al Círculo de Lovecraft con el nombre de Klarkash-Ton y aportó al horrible panteón de sus inmundas divinidades el atroz dios negro Tsathoggua y la primordial Hiperbórea.

  • Como si nunca hubiese pasado nada

    Setiembre de 1971 será recordado porque en el escenario del Club 24 de Mayo, entonces todavía abierto al cielo, se iniciaba puntualmente a las 21 y 15 la primera edición del Festival del Lago Ypacaraí, cuyo homenajeado fue el cantante y compositor Demetrio Ortiz. El hombre que en 1948, acorralado por la nostalgia, en un hotel de la provincia de Córdoba, Argentina, compuso Recuerdos de Ypacaraí, canción que nadie quería cantar al principio porque para los burócratas del arte sonaba como un bolero cursi y que después se convirtió en la música paraguaya más exitosa del mundo, con letra de la escritora argentina Zulema de Mirkin, que no vio el lago hasta 1990, doce años antes de morir. El hombre de Piribebuy estuvo en primera fila en el primer Festival, uno de tantos compatriotas con el humeante estigma del exilio en la frente.

  • Un misterio sin misterio

    Rubén Sapena Brugada (1940), primer embajador de Paraguay en la España de la transición democrática, nos reveló una faceta suya desconocida hace unos años: la de narrador. Y del mundo sociopolítico paraguayo. Con ¿Éramos tan felices…? (2009) ponía encima de la mesa el debate acerca de la aceptación de la felicidad en el régimen de Stroessner, y en ella se unía el exiliado con sus compatriotas al retornar después de su caída. Su segunda novela fue La princesa triste del Mercado Cuatro (2010), era una novela del progreso social por medio del sexo. Con mayor o menor acierto, Rubén Sapena es un contador de historias nato, con una escritura muy correcta y con un conocimiento de los entresijos de la novela cuya pretensión es la pura narratividad.

  • Mundo negro, novela negra

Domingo, 12 de Octubre de 2014
 01:00
  • La lucha de Knausgaard

    El narrador y novelista Juan Ramírez Biedermann (Asunción, 1976) nos presenta una de las más importantes empresas literarias de nuestro tiempo. A sus anchas con el paisaje de fondo de su amada cultura escandinava, el líder y vocalista de Sabaoth –la admirada banda nacional de black metal, siempre afín a los climas sonoros de grupos como el noruego Mayhem, entre otras distantes y prójimas experiencias estéticas– nos habla de la extraña obra del escritor, también noruego, Knausgaard, de sus misterios, que parten de la pena y de la muerte, de esa poesía difícil que en el fondo, concluye el autor de este artículo, nos hace seres demasiados iguales.

  • Más sobre Knausgaard

Cargar más
 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar