Domingo, 31 de Enero de 2016
 01:00
  • Lotte Schulz, la interpretación de lo interminable

    Nacida de una paraguaya y un austrohúngaro llegado a Paraguay después de la Primera Guerra Mundial en el distrito de Cambyretã –el «País de la Leche», en guaraní– del departamento de Itapúa, a orillas del río Paraná, en 1925, la reconocida artista plástica María Carlota «Lotte» Schulz falleció el pasado viernes 22 a los noventa años. La siguiente mirada retrospectiva sobre su trayectoria vital y creadora –marcada, pese a su extensión temporal, por el momento de actualización formal de nuestra modernidad artística– la redescubre para nosotros en su preocupación central por los aspectos matéricos y, pese a ello, en la no subordinación de lo sintáctico a lo semántico en su obra, entre otras cosas, y sugiere nuevos sentidos posibles de la impronta que deja en nuestra historia.

  • Ettore Scola, o un cine de antología

    Desaparecido en medio de este enero que hoy termina, Ettore Scola (Trevico, 10 de mayo de 1931-Roma, 19 de enero del 2016) es uno de aquellos autores decisivos cuya obra, a más de un siglo de la famosa sesión del Boulevard des Capucines, sigue manteniendo vivo el cine. Lejos de la banal celebración funeraria y de toda fácil caída en los piropos mortuorios de rigor, lo saluda de la mejor manera este artículo, con el respeto de la mirada crítica que, a su vez, insufla vida al arte.

  • Apología del resentimiento

    Un espectro recorre Paraguay: el de Carolina Marín, la niña de catorce años asesinada a golpes hace unos días. Poco más de una década atrás, cuando tenía tres años de edad, en la ciudad de Vaquería, del departamento de Caaguazú, el matrimonio formado por el militar retirado Tomás Ferreira y la docente y funcionaria del registro civil Ramona Melgarejo la había adoptado como «criadita». Tarde, consumado ya el crimen, a lo largo de esta última semana diversos vecinos han declarado que era un secreto a voces que solían golpearla y que escuchaban con frecuencia gritos tras los altos muros de la residencia familiar. Pero nadie hizo una denuncia. Tal vez si alguien la hubiera hecho Carolina Marín no habría muerto de un politraumatismo; tal vez no hubiera estado tan indefensa y tan sola frente a los golpes de su tutor y patrón, que el pasado miércoles 20 terminaron con su vida.

Domingo, 24 de Enero de 2016
 01:00
  • Sin adioses, maestro: hay saxo para rato

    El domingo pasado, en el cementerio de la Recoleta, los jóvenes integrantes del ensamble de vientos que fundó antes de morir, el Paraguay Sax Club, tocaron para él por última vez como despedida. El saxofonista y compositor Alejandro Cubilla –«Alecú», como muchos lo llamaban, por el sonido de su nombre artístico al frente de la orquesta de los Caballeros del Jazz, Alex Cull– fundador –en 1960– y director de la legendaria Banda Koygua, falleció el sábado 16. Juan Pastoriza recuerda en este artículo su última ronda de tereré con el maestro.

  • El contrabando filosófico de Michel Tournier

    Novelista decisivo, germanista erudito, fino ensayista, notable historiador de la fotografía –contribuyó a reinterpretar la tradición fotográfica europea–, Michel Tournier falleció este martes 18 de enero. La alteridad abordada a través de una imagen del infierno inversa a la de Sartre –uno de los filósofos de los que reconocía haber bebido– en su primera novela, Vendredi ou les Limbes du Pacifique (París, Gallimard, 1967, 204 pp.), es un punto de encuentro entre Michel Tournier y Gilles Deleuze, cuya amistad desde el bachillerato fue paralela a su mutua lectura e intercambio de toda la vida. Superando dualismos anacrónicos en un enlace entre novela y filosofía que revela la dignidad intelectual de la ficción y el poder creador de la razón filosófica como actividad nutrida de fantasía y subraya lo filosófico de la literatura y lo literario de la filosofía, José Duarte revive aquí el fecundo diálogo entre Tournier y Deleuze. Un saludo de despedida y gratitud al gran contrabandista filosófico, desde París, en exclusiva para los lectores del Suplemento Cultural.

  • Adiós a Michel Tournier, el Robinson de Choisel

  • «Alejandro Cubilla, lustrabotas y músico»: Adiós, valiente

    En la estación del ferrocarril, en torno a la iglesia de San Roque, en la plaza Uruguaya, como sus hermanos, lustraba zapatos después de la escuela. Compositor, saxofonista, fundador de la Banda Koygua, el pasado sábado 16 de enero, a los ochenta y seis años, falleció el maestro que siempre se presentó como «Alejandro Cubilla, lustrabotas y músico, en ese orden».

Cargar más
 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar