Domingo, 20 de Abril de 2014
 01:00
  • El último demiurgo

    Fue, en palabras de un prestigioso crítico, “el mejor y el peor poeta de su generación”. Odiado y denostado por muchos, adorado y ensalzado por otros (que, no obstante, no lograron salvarle de sus propios demonios), vivió más tiempo en los manicomios que fuera de ellos. Fue culto, inteligente, imprevisible, solitario. Fue alcohólico, bisexual, esquizofrénico, adicto a mil sustancias, vagabundo, apologista de ETA, narrador, traductor y poeta. Poeta, sobre todo, y contra todo. Se llamaba Leopoldo María Panero y murió el pasado 5 de marzo en Las Palmas de Gran Canaria.

  • Peter Punk, el espectro infantil

  • Los locos Adams de Astorga

    Cuando se cumplía una década de la partida del menor, Michi (José Moisés Santiago, Madrid, septiembre, 1951 - Astorga, marzo, 2004), y llevaba seis meses de muerto el mayor, Juan Luis, se fue el último Panero, el que clausura (ninguno tuvo descendencia) y tal vez redime o justifica un linaje que muchos consideran maldito.

  • El breakdown, el monstruo y uno mismo

  • La Orquesta de Ultratumba

    Con su muerte en un choque fatal en la madrugada del jueves, Cheo Feliciano se suma a los músicos y cantantes fallecidos de la histórica banda de salsa, fundada en los años sesenta en Nueva York, la Fania All Star.

  • Gabo ha muerto, viva Gabo

    Entre el ruidoso tráfico de la violenta, alegre, dura megápolis en la que vivió más de medio siglo, el enorme y polucionado “DeeFe”, como sus habitantes lo llaman, y en su lecho y en su casa, como tantos personajes de sus extrañamente oníricas y profundamente realistas –mágicamente realistas, como suele decirse, si lo prefieren– acaba de morir este jueves una de las principales y más poderosas voces de ese decisivo fenómeno cultural contemporáneo que fue el “Boom latinoamericano”. Para confirmar lo salvajemente real de sus, a simple vista irreales, historias, el destino le dio un escenario propio de ellas –la luna roja que anuncia hechos sangrientos, el Jueves Santo con el terror del choque mortal del Jaguar de “Cheo” Feliciano (3 de julio de 1935-17 de marzo de 2014) en las sombras de una carretera de Puerto Rico de madrugada– al viaje final del escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura nacido en Aracata en 1927. Así, tras celebrar el que desde ahora pasa a ser su último cumpleaños (hace poco más de un mes, el seis de marzo) Gabriel “Gabo” García Márquez se marchó para siempre a los ochenta y siete años de edad.

  • “Feliz viaje, muchachos”

    El cantautor panameño Rubén Blades escribe una carta de despedida al escritor Gabriel García Márquez y al cantante José Luis Feliciano Vega, muertos el jueves. Rubén Blades señala una conexión entre ambos: su cercanía al público y la identificación que esta implica con la cultura popular. En efecto, esta identificación es visible en el peso de la tradición local y en la recreación de su faceta moderna y urbana, de masas; dos rasgos que, salvando las diferencias, por supuesto, caracterizan tanto la obra literaria del primero como la obra musical del segundo.

Cargar más
 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar