26 de Noviembre de 2017

 

José Félix Bogado, soldado de la libertad

Por Catalo Bogado

La ciudad de Coronel Bogado, otrora llamada «Ka’i Puente», la avenida Félix Bogado, que conecta Asunción y Lambaré, y un par de colegios con su nombre recuerdan al soldado del ejército libertador conocido por sus compañeros de armas como «el Guaireño»; de él nos habla hoy su paisano, el escritor Catalo Bogado, con motivo de haberse cumplido esta semana, el 21 de noviembre, otro aniversario de su fallecimiento.

En los ejércitos libertadores lo llamaban «el Guaireño». El último jefe del Regimiento de Granaderos a Caballo, honrado en Argentina, Chile y Perú, y casi un desconocido en su país, el coronel José Félix Bogado nació el 1 de mayo de 1777 en Pirity –actualmente, distrito de Yataity–, Guairá. De joven, siguiendo los pasos de su familia, se trasladó a Ñe’êmbucú. En 1807 viajó al Río de la Plata como parte del contingente que salió de Pilar para repeler las invasiones inglesas.

Ya iniciados los primeros movimientos independentistas, fue tomado prisionero en una de las islas de Uruguay y, tras pasar casi tres años cautivo de los realistas, en un intercambio de prisioneros entre estos y el ejército independentista, después del combate de San Lorenzo, el 5 de febrero de 1813, ingresó voluntariamente al Regimiento de Granaderos a Caballo del coronel José de San Martín. Desde entonces permaneció en el aguerrido cuerpo y participó en todas las batallas hasta la culminación de la guerra de la independencia y el regreso al Cuartel de Retiro en 1826, tras trece años de batallar con su famoso regimiento.

El coronel Bogado participó de la Campaña al Alto Perú (hoy Bolivia); estuvo en el campamento de Plumerillo, y en la travesía de Los Andes para la campaña de Chile. En Chacabuco figuró entre los heridos en combate y, después de la batalla de Maipú, su pecho valeroso lució la medalla de plata con la leyenda «Chile reconocido al valor y constancia de los vencedores de Maipú», condecoración completada por el gobierno argentino con el Cordón de Plata de Honor y el dictado de «heroico defensor de la Nación».

Liberado Chile, su ejército se embarcó para enfrentar a los realistas en Perú. La entrada victoriosa de San Martín en Lima se recordó con una medalla de oro con la leyenda: «Yo fui del Ejército Libertador». José Félix Bogado la llevó en el pecho junto a la que había ganado en Maipú. Vinieron luego la campaña de Puertos Intermedios, los desastres de Torata y Moquegua, la sorpresa de Pisco, en los cuales los Granaderos a Caballo destacaron por su valor y José Félix Bogado fue distinguido, ascendiendo en la escala de su brillante carrera. Poco después, comandaba como segundo la célebre unidad.

Tras la entrevista de Guayaquil, San Martín se alejó del teatro de sus hazañas y Bolívar, que llegaba victorioso desde el norte, con las armas de Colombia se hizo cargo de la campaña. Con la presencia de este último en Perú, los sucesos tomaron nuevo ritmo. Junín brilló en el cielo victorioso del Libertador, y José Félix Bogado comandó su aguerrido regimiento para suplir la ausencia del bravo Mariano Necochea. Luego llegó el día triunfal de Ayacucho. El 9 de diciembre de 1824, el general Antonio José de Sucre, en resonante victoria, puso término a la dominación española en América. En el histórico combate, José Félix Bogado, jefe de los Granaderos a Caballo, luchó en el centro, en la división del general Guillermo Miller.

Así, un soldado paraguayo se cubrió de honor en la más gloriosa de las batallas por la independencia libradas en el continente, tanto por la magnitud de la acción como por el heroísmo de los contendientes, la hidalguía de los vencedores y la trascendencia de la victoria. Ayacucho no fue solo una batalla: fue la expresión promisoria de la redención de un mundo que ingresaba en la familia de las naciones como una esperanza de bienestar para los hombres y los pueblos.

Bolívar premió a los valientes de Ayacucho. En despacho firmado por el Libertador, José Félix Bogado fue ascendido a coronel, culminación brillante de su carrera que puso un galardón más en la trayectoria de su fama. Insigne destino el de este hijo del Guairá, que alcanzó la más alta recompensa a su heroísmo por medio del juicio de Bolívar.

La guerra de la independencia estaba terminada y el coronel José Félix Bogado tuvo el singular mérito de volver del Perú a Buenos Aires con la bandera argentina tomada por el general San Martín trece años atrás y comandando a los sobrevivientes de los Granaderos a Caballo. De los cientos de soldados que habían salido del Cuartel de Retiro en 1813, solo regresaban siete. Si la gloria de organizar este famoso regimiento es de San Martín, a José Félix Bogado le cupo la de conducir, como jefe, a los pocos que sobrevivieron después de tantos años de fatigoso batallar. Un periódico de la época, La Gaceta Mercantil, en su edición del 17 de enero de 1826 saludó el regreso de la gloriosa tropa con estas palabras: 

«Tenemos el honor de haber recibido los restos del Ejército de los Andes, conducidos desde el Perú por el Coronel de Granaderos a Caballo Don José Félix Bogado: cerca de nueve años han pasado desde que estos valientes marcharon a libertar a Chile. En este largo período se pueden contar los días de gloria que han dado a la patria, por las veces que se han batido con nuestros enemigos. Nuestra gratitud será siempre demostrada a estos viejos soldados de la libertad con las más tiernas efusiones de nuestros corazones. Eternamente llenaremos de bendiciones a los héroes de Chacabuco y Maipú; sí, a esos que han conducido en triunfo el pabellón argentino hasta Quito y que han sabido derramar su sangre por la libertad de la patria en Junín y Ayacucho. Nosotros, al verles, siempre diremos con admiración: He ahí; esos sellaron con su sangre y sus espadas la libertad de su patria, y sus nombres irán de padres a hijos, de generación a generación».

José Félix Bogado murió el 21 de noviembre de 1829, cuando era comandante militar de San Nicolás de los Arroyos, localidad de la provincia de Buenos Aires, en la ribera del Paraná. El Regimiento de Granaderos a Caballo fue reactivado por decreto del 25 de mayo de 1903 y desde 1907 sirve de escolta a los presidentes de Argentina.

catalobogado@gmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo