20 de Mayo de 2012

 

¿Revolución académica? Visión sistémica y tendencias en la educación superior

Por Dr. Antonio L. Cubilla (*)

Se ha hablado y escrito sobre la crisis en la educación superior paraguaya y, últimamente, señalado a la proliferación de las nuevas universidades como el problema principal. Los esfuerzos de referentes y la autoridad educacional están, estimo, erróneamente centrados en esta cuestión, que, sin negar su importancia, representa la parte visible de un complejo proceso de mayor alcance y universalidad.

 La realidad política es que nuestra sociedad, poco crítica en cuestiones de cultura, admite y sostiene el nuevo modelo de universidades privadas al preferirlas sobre las públicas (65 % de la matrícula nacional en universidades privadas, D. Rivarola). Observando las tendencias internacionales antes y después del reporte de la Unesco sobre educación superior en 1998, resumidas en el trabajo del profesor Philip Altbach (Trends in Higher Education: tracking an academic revolution, 2006), observamos que tal problemática también aparece en otras sociedades pero asociada a una serie de otros cambios avasallantes que han modificado la facies letárgica de la educación superior. El fenómeno es complejo, sistémico y global, y de tal impacto que pudiera calificarse como el advenimiento de una nueva revolución académica. La visión tradicional de la universidad está cambiando tan profundamente que su perfil es probable que ya no sea el mismo en un futuro mediato. Ya no puede hablarse solamente de universidad como una entelequia posmedieval sino de universidades, institutos o centros del saber. Por lo tanto, la misma reforma universitaria aparece como frase obsoleta, nostálgica del pasado cordobés. El detonante, que puede verse como algo negativo o positivo, es la masificación estudiantil, la aparición de nuevas carreras, y las exigencias de la nueva sociedad del conocimiento y la creatividad. Si bien en Paraguay unos pocos (1 a 5 %) culminan la odisea educativa de casi 20 años, ese poco no encuentra lugar en el sistema de universidad pública. Qué sería si tuviéramos como en otros países a 30 % o más de los estudiantes en esa condición. Existe una expansión humana y estructural que sobrepasa la capacidad académica, económica y administrativa de las instituciones en casi todos los países, pero al mismo tiempo estudiantes que antes no accedían a la universidad ahora tienen la oportunidad de hacerlo. ¿Acaso esto no representa un progreso? No todos lo ven de esta manera.

Otro evento nuevo y parte de esta revolución es el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación. De meros instrumentos de canalización del conocimiento, se convierten en poderosos argumentos intelectuales cuando se imbrican con la capacidad de generar conocimientos. La investigación científica básica o aplicada es hoy en gran parte dependiente de la digitalización y no se puede volver atrás porque la sola mente humana ya no es suficiente para evaluar y cuantificar la complejidad de las nuevas disciplinas de investigación. Un último tema controversial y muy actual es el debate sobre la educación como bien público y derecho ciudadano o como bien privado (commodity o mercancía) sujeto a la venta a un precio y al mejor postor. De este tema nos ocuparemos en otro escrito. Agregando a la complejidad, persisten los viejos problemas de la relación entre el acceso de los estudiantes y la calidad educativa. Porque no puede negarse que existe una necesidad de admitir a un mayor número de estudiantes y que el aumento masivo de estudiantes actúa como factor de deterioro de la calidad de enseñanza. No se discute la necesidad de mejorar o instalar la excelencia o la calidad educativas, pero no existe acuerdo para definirlas ni medirlas.

Nueva revolución académica

Ha habido significativas revoluciones académicas en la historia de la universidad, algunas poco conocidas como la aparición de la meritocracia en la Universidad jesuítica de Viena en el siglo XVIII. Por primera vez, se consideró la producción intelectual del docente (publicación de libros) como el principal mérito para elegir profesores (Academia Carisma in the origins of the research university, Wm. Clark). Pero la más renombrada es la revolución humboldtiana en Berlín, en 1810, donde formalmente se instaló la investigación como actividad principal de la universidad y la misión preferente del profesor. La tercera revolución fue norteamericana al dar lugar no solo a la investigación básica o fundamental en la universidad, sino introducir la investigación de valor práctico o aplicado más cerca de los problemas de la sociedad y diversificar las disciplinas universitarias inaugurando el concepto de megauniversidad o multiversidad (Kerr, The uses of the university). Esta democratización o deselitización académica previno la anquilosis del modelo de Humboldt, que sobrevivió parcialmente en el modelo americano (y canadiense) y se expandió a otras universidades europeas y el Japón, y más recientemente a otras de China, India, Korea, Australia, México, Brazil y Chile.

La diferencia entre estas revoluciones tan fundamentales para preservar un ethos específico de la universidad como sitio de investigación y la nueva revolución es que esta es mucho más global, afecta muchos más países y millones de estudiantes en el mundo. Su característica principal es la masificación y la variabilidad de las ofertas educativas, y el objetivo final es el acceso universal. Es decir, en lugar de la universidad ser una torre de marfil disociada de los problemas de la comunidad, a la que se accede con dificultad, se han modificado las facilidades para el acceso de un mayor número de estudiantes, y este esfuerzo dirigido por las fuerzas del mercado resultó en una diversificación de modelos universitarios que hoy son múltiples y de variada calidad y objetivos.

Se han identificado tres estadios de acceso a la universidad en el desarrollo evolutivo de la educación superior: de elites, de masas y universal (Trow, M. 2006). No creo que nuestro país pueda aún ingresar a esta tipología. No existen instituciones de elite, quizás se perciba una incipiente pero aún limitada masificación y ciertamente el acceso no es universal. Esa parece ser una tendencia y aunque países poco desarrollados como el nuestro aún mantienen un bajo porcentaje de acceso a la universidad, en la mayoría de los países el nivel de participación ha aumentado considerablemente. Dice Altbach que la lógica de la masificación es inevitable e incluye una disminución de los niveles de excelencia académica. Sin embargo, y al mismo tiempo, muestra un efecto beneficioso en el sentido de que determina una mayor movilidad y ascenso social para clases menos favorecidas, una diversificación de la financiación así como de las disciplinas ofertadas. A nivel de la problemática social de casi todos los países, especialmente aquellos con poco desarrollo, se adiciona un nuevo reto que es ofrecer una oportunidad de educación superior a segmentos de la población especiales o marginados.

Sociedad de la creatividad

Un componente crucial de la nueva revolución o su misma causa es la emergencia de la sociedad del conocimiento, término de Unesco (1990) originado en la denominada sociedad de la información posindustrial (Bell, D, 1973, Castells, M. 2009) y el de la economía del conocimiento. Áreas centrales son el crecimiento exponencial de los servicios y de campos noveles como los de la biotecnología, la informática y la nanotecnología. La fuerza laboral requiere hoy de habilidades especiales que pueden ser obtenidas solamente mediante educación superior relativamente avanzada. Otro hecho es que la movilidad de los trabajadores modernos altamente calificados se ha incrementado a tal punto que un porcentaje importante trabaja o estudia en países que no son los suyos. Numerosos compatriotas calificados están ocupando altos cargos en compañías de servicios en el mundo global. Además, la sociedad del conocimiento (este, ahora disponible para casi todos, ya no es suficiente) se ha reconvertido a la sociedad de la creatividad y son aquellas culturas que sepan canalizar la capacidad inventiva de sus ciudadanos las que progresan. El conocimiento y el pensamiento científico son, como las humanidades, parte de la cultura de los pueblos. Por eso en esta revolución perduran y se justifican las grandes universidades de investigación. Es porque se ha revalorado en la sociedad de la creatividad la misión de la investigación científica como actividad fundamental no solo de algunas universidades, sino de otras instituciones públicas o privadas. Se discute como nunca el lugar donde debe generarse así como la propia epistemología del conocimiento, porque el apoyo de la ciencia se ha vuelto crucial para el desarrollo sustentable de los pueblos y para esto es necesario conocer dónde y cómo se produce el conocimiento. Una tensión intelectual no resuelta es la paradoja del derecho a la autonomía o libertad académica para investigar que requieren los estudios fundamentales y la obligación política impuesta a los científicos por el Estado o las empresas que su ciencia sea relevante, lucrativa o pertinente socialmente. Entendiendo que el conocimiento útil muchas veces deviene del básico y no es totalmente predecible, las políticas de Estado de apoyo a la ciencia deben dirigirse a fomentar las ciencias básicas fundamentales así como las aplicadas con igual rigor.

Investigación científica e isomorfismo académico

La investigación científica más que nunca es necesaria en las sociedades que pretenden modernidad. También continúa su misión central en las universidades de investigación, pero ahora, además de la básica o fundamental, puede ir dirigida a disciplinas o áreas más especificas que tienen que ver con la exigencias del mercado laboral y la sociedad o de la generación de productos útiles para el bienestar, la salud o el lucro. La investigación científica tiende cada vez más, aun en las sociedades desarrolladas, a concentrase en pocas instituciones y están altamente internacionalizadas, considerando que sus métodos y temas de estudio son de alcance e interés global.

Una nueva visión más práctica acorde con la realidad actual sería ya no pretender introducir la investigación en todas las instituciones de enseñanza superior. El profesor Levy ha denominado a la tentación de pretender que todas las universidades alcancen este ideal como el isomorfismo académico. Es que la investigación y, sobre todo, los grandes descubrimientos científicos otorgan un prestigio inigualable a la institución. Pero una respuesta directa a la masificación es justamente lo contrario, la necesidad de la creación de sistemas académicos diferenciados con misiones universitarias diversas. El que todas las universidades paraguayas sean de investigación hoy es una gran utopía, ni alcanzable ni necesaria, se debe admitir. Hemos pretendido desde nuestro trabajo en el Congreso la transformación de las universidades hacia el modelo de las universidades de investigación. Especialmente hemos propuesto que una universidad, la más tradicional y de lejos la mejor dotada, la Nacional, se convierta por transformación interna en una institución de investigación. Ha habido algunos esfuerzos aislados como el salario diferenciado para investigadores en la UNA pero son insuficientes. Una transformación total hoy sabemos no es posible por la resistencia y conservadurismo extremo de algunos intelectuales, políticos y notoriamente, directivos y docentes de la universidad (Cambio y resistencia en la educación superior. Comisión Bicameral para la Reforma de la Educación Superior, José Nicolás Morínigo y col. 2006). Pero el país, que ya ha logrado en cierta manera institucionalizar una incipiente comunidad de científicos con el Programa de apoyo a la investigación del CONACYT (PRONI) sigue necesitando de por lo menos una universidad o gran instituto de investigación que debe construirse como una nueva institución y no como reforma de una anterior que persiste en otro modelo. Puede además estimularse que las universidades, por sus propias características y contar con docentes investigadores de prestigio, desarrollen un área específica de investigación, es decir, como decía el profesor Garret, tengan su propio DNA de investigación y así alcancen la excelencia.
Tendencias para el futuro inmediato en la educación superior.

Una característica de esta nueva revolución académica es la diversidad debido a la especialización y diferenciación de las instituciones de enseñanza superior. Pueden aventurarse algunas tendencias en la educación superior global de nuestro país para los próximos años:

1- Aparecerá un gran político que será presidente de la República que crea en el valor de la ciencia para el desarrollo y la disminución de la pobreza sostenibles, y la ubique y promocione como su tema principal.

2- Por transformación y transmutación de entidades ya existentes (el Viceministerio de Educación Superior y el Conacyt), se crearán dos nuevos ministerios que trabajarán muy cerca uno de otro: el de Educación Superior y el de Ciencias y Tecnología.

3- Con un mayor número de científicos nucleados en el Proni-Conacyt o el programa de apoyo financiero a los investigadores de la UNA, más la repatriación de científicos paraguayos que abundan en el exterior, se podrá inaugurar una nueva universidad o gran instituto de investigación.

4- El modelo clásico de universidad de docencia y profesionalista al estilo latinoamericano permanecerá pero será modificado y mejorado de acuerdo a las presiones de las autoridades educacionales o la sociedad.

5- Las universidades privadas lucrativas, las privadas sin fines de lucro y las públicas sin niveles mínimos de calidad serán eliminadas o más probablemente transformadas mediante cambios significativos (inducidos por alguna agencia de acreditación que trabaje y funcione) en mejores instituciones y alguna puede alcanzar nivel de elite.

6- Aparecerán nuevos tipos de universidades dirigidas a alumnos o disciplinas especiales, más focalizadas e inmersas en la problemática laboral, social o cultural; por ejemplo, escuelas técnicas vocacionales superiores o escuelas “culturales” no profesionales superiores, o las universidades campesinas o populares.

7- El número de estudiantes universitarios aumentará y se expandirán los diversos sistemas de educación superior, no solo el de las universidades clásicas de docencia o de investigación.

8- La población estudiantil será progresivamente mixta y diversificada, con mayor numero de estudiantes internacionales, de mayor edad, continuarán los docentes y alumnos de tiempo parcial, y habrá más lugar para las minorías tradicionalmente segregadas como las campesinas y las indígenas nativas.

9- Mientras no se enfoque con seriedad el tema de la desigualdad social y la pobreza urbana y rural, continuará el debate sobre políticas de acceso a la universidad de las minorías no privilegiadas, con educación primaria y secundaria deficientes, y las soluciones no serán simples. La culpa del bajo nivel educativo y falta de acceso de este segmento de la población no es de la universidad exclusivamente. Deberá existir una revolución en los niveles de educación pre universitaria como posible o única solución. Mientras no se revolucione la mediocre formación docente pública urbana y rural y no se eleve el perfil intelectual del maestro mediante una mejor selección y un seguimiento meritocratico, deberá existir un esfuerzo deliberado para equiparar el bajo conocimiento obtenido en medios educativos precarios para que estos ciudadanos puedan acceder con igualdad al sistema educativo superior.

10- Existirá una mayor especialización en la profesión académica y aparecerán nuevas áreas de estudio.

11- Debido a la creciente masificación, la demanda de profesores aumentará de tal modo que será imposible mantener una excelencia profesional académica y se seguirá recurriendo al inadecuado sistema de profesores taxi que no trabajan a tiempo completo. La educación de calidad en todas las instituciones y con acceso universal de todos los ciudadanos no se alcanzará en los próximos 10 años.

12- Se observará una coexistencia de universidades, facultades e institutos diversificados en su misión, infraestructura y niveles de excelencia, rankeados nacionalmente de acuerdo a su calidad. Una universidad de investigación será suficiente y/o la creación de institutos de investigación de excelencia. Estos serán necesarios para la generación de nuevos conocimientos en distintas disciplinas, solución de problemas de la sociedad y para la formación de ciudadanos en disciplinas de alto contenido científico que requiere la sociedad del conocimiento, ya instalada en el mundo. El Estado se hará cargo principalmente de la financiación de la investigación.

13- El mejoramiento universitario partiendo de la realidad deberá ser sistémico porque los componentes de la nueva revolución están interrelacionados: masificación, expansión, diversidad (de modelos, carreras, docentes y alumnos), necesidad de investigación científica, insuficiencia de fondos económicos, lo que incide necesariamente en los niveles de la calidad académica.

*Representante del Conacyt ante el Consejo Nacional de Cultura.
Directora del Instituto de Patología e Investigación.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar