• HOY

    19°
    MIN
    19°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 23

    12°
    MIN
    16°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Viernes 24


    MIN
    17°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Sábado 25


    MIN
    19°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 26


    MIN
    20°
    MAX
     

    cielo claro

  • Lunes 27

    16°
    MIN
    24°
    MAX
     

    nubes

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.120

    venta
    G. 6.300

  • EURO 

    compra
    G. 6.740

    venta
    G. 7.240

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.420

    venta
    G. 1.520

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

11 de Noviembre de 2018

 

El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe en la óptica del BID

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) analizó el futuro del trabajo en América Latina y el Caribe, que a criterio de la entidad estará marcado por dos grandes tendencias: el tsunami tecnológico y el envejecimiento de la población. Aunque existe el mito que América Latina y el Caribe es una región joven, la realidad es que su población está envejeciendo más rápido que en el resto del mundo. Ambas tendencias tienen una naturaleza positiva (nos dan la posibilidad de vivir más años, abandonar los trabajos más repetitivos y aumentar nuestra calidad de vida) y presentan una gran oportunidad para la región.

Como sea, el mercado laboral del mañana dependerá de cómo actuemos en el presente trabajadores, empresas y estados. El futuro del trabajo tiene formidables repercusiones económicas, sociales y políticas a nivel mundial y, en especial, para nuestros países, donde será un tema particularmente importante, dado que la región se encuentra en un momento bisagra: las decisiones tomadas hoy pueden cambiar el destino de los países, de sus trabajadores y de todo su sector productivo. Los desafíos son numerosos, refiere el informe, pese a que los adelantos tecnológicos se propagan ahora a más velocidad que en el pasado, a América Latina y el Caribe llegan más despacio debido a que la región cuenta con barreras que le dificultan la absorción de estas innovaciones. Por otra parte, la cuarta revolución industrial tiene el potencial de destruir empleo en algunas industrias y ocupaciones, así como de aumentar las desigualdades. Además, la tecnología está creando nuevas formas de relaciones laborales que pueden conducir a la precarización.

Sella futuro mercado laboral

Existen dos tendencias que van a dejar su sello en el futuro mercado laboral de América Latina y el Caribe: el rápido cambio tecnológico y el envejecimiento poblacional. En el ámbito económico, ambas tendencias pueden provocar cambios en el crecimiento de la economía y la productividad, subir o bajar la desigualdad, y afectar al empleo y a los ingresos.

Desde un punto de vista social, alterarán la manera en que interactúan las empresas, los individuos y el Estado. En el área de políticas, obligarán a repensar la educación, la formación para el trabajo y la propia configuración del estado de bienestar, exigiendo a los países dar una respuesta eficaz a los desafíos comunes.

El mercado laboral es, además, el espacio donde se asienta un contrato social bajo el cual muchos estados han buscado redistribuir rentas o han organizado los sistemas de protección ante la vejez, enfermedad o desempleo. Por tanto, cualquier cambio en el mundo del trabajo puede alterar de manera fundamental la organización de la sociedad y resultar determinante para nuestro bienestar.

La región no solo observará un incremento del número de adultos mayores: también crecerá el porcentaje de personas que alcanzan la ‘cuarta edad’. Al aumento del número de ancianos se sumará el hecho de que las personas vivirán más allá de la tercera edad, por lo que requerirán cuidados adicionales.

En paralelo, la reducción de las tasas de natalidad hará que el tamaño de las familias (que tradicionalmente representaban una red de seguridad para el bienestar de las personas, en especial, de los mayores) se reduzca notablemente. Ante este escenario, parece probable que las personas deban prolongar sus vidas activas y trabajar durante más años. Esto a su vez implica que los mercados laborales, que hoy son hostiles con los trabajadores de más de 50 años, deberán adaptarse para darle oportunidades de trabajo a este sector de la población.

El reto es mayúsculo porque los países de América Latina y el Caribe no están preparados para el envejecimiento. Los actuales sistemas de seguridad social están lejos de cumplir la labor que se les encomienda: su cobertura es muy escasa, las pensiones son, a menudo, insuficientes y, en la mayoría de los casos, su sostenibilidad financiera y social no están en absoluto garantizadas.

Automatización

Existe un amplio debate sobre el efecto de la automatización en el mercado de trabajo.

Varios estudios ofrecen al respecto cifras escalofriantes, en donde más del 50% de los empleos a nivel mundial podrían reemplazarse por máquinas. Para la región, por ejemplo, se estimó que entre un 62% de los empleos en República Dominicana (el país con el menor grado de impacto) y un 75% en Guatemala (en el extremo contrario) podrían desaparecer producto de la automatización.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo