02 de Abril de 2011

 

Inversionista ¿yo?

En ocasiones escuchamos el término inversionista, y pensamos que se referirá a otra persona. Pero hoy quiero hablarle a usted y su potencial rol de inversionista, porque usted tiene la posibilidad de convertirse en inversionista, tenga poco o mucho.

Lo que precisa es definir una meta a un plazo determinado e iniciar la construcción de ese portafolio de inversiones que le permitirá obtener rentabilidad. Es imposible convertirse en un experto en todos los rubros que involucra la economía. Es difícil entender y conocer los mercados de todos los bienes y servicios que se ofrecen; el capital que se precisa para montar una empresa también es importante. Por ello no se puede pretender que usted se convierta en empresario de distintas empresas; sin embargo, usted puede asociarse a esos empresarios y compartir las ganancias que ellos generan en sus empresas, sin necesidad de invertir tiempo en la gestión del negocio. Usted será el inversionista; ellos serán los empresarios.   

Alternativas para una empresa   

Las empresas tienen varias maneras de obtener el dinero que precisan para crecer; puede poner el dueño (empresario) el capital necesario, pero usualmente resultará insuficiente. También puede solicitar un préstamo financiero (banco, financiera o cooperativa), aunque esa alternativa se aplica más a capital operativo, pues los plazos que una empresa necesita para desarrollar un proyecto de expansión suelen ser mayores que los que ofrecen las entidades financieras.   

La tercera alternativa para la empresa es recurrir al Mercado de Valores, para lo cual existen diversas herramientas que puede utilizar. Puede tomar un préstamo de los inversionistas, es decir, puede emitir bonos, ofreciéndole una tasa de interés a un plazo determinado. También puede emitir acciones, que sería abrir su capital para que los inversionistas interesados sean dueños de una parte de la empresa y, por ende, compartan las utilidades anuales de la misma.   

Dependerá de los números de la empresa, sus proyecciones, el plazo que necesitará el dinero antes de devolverlo, y de otros factores, el que la empresa pueda emitir bonos a sola firma o brindar una garantía a su emisión de deuda. Pueden emitir deuda a través de la Bolsa de Valores empresas con distintas formas jurídicas, como SA, SRL e incluso cooperativas de producción.   

En el caso de que emita acciones, eso implica abrir su capital; por lo tanto, se deberá transformar la empresa como una SAECA (Sociedad Anónima Emisora de Capital Abierto) y podrá emitir acciones ordinarias de voto múltiple (cinco votos por cada acción), ordinarias simples (un voto por cada acción) y preferidas (con uno o incluso cero voto por acción).

Las ordinarias dan derecho a su poseedor a cobrar los dividendos ordinarios de la sociedad (el resultado o utilidad a distribuir entre los accionistas) y las preferidas dan derecho preferente al cobro del dividendo estipulado en el momento de la emisión (se pagan anualmente en efectivo, son las primeras en cobrar el dividendo, siempre y cuando existan utilidades líquidas y realizadas).   

Entonces, ¿qué hago?   

Cada persona tiene un perfil de aversión al riesgo diferente y único, pues dónde y en qué puede invertir depende de sus factores socio-
económicos particulares; no se pueden "copiar" las inversiones del amigo o de un pariente a quien le fue bien con esa inversión, pues un joven profesional de 27 años, con un buen ingreso, soltero y sin hijos puede tomar riesgos totalmente diferentes a los que podría tomar un comerciante de 48 años, con 3 hijos, y ni que decir, a la necesidad de bajo riesgo que debería precautelar las inversiones de un jubilado.   
   
Por ello es importante tener en cuenta que la base de un buen portafolio de inversiones es la diversificación aplicada en diferentes empresas, rubros, plazos, monedas, instrumentos, etc. Pero, obviamente, para poder diversificar en tantas cosas se precisa tener mucho dinero (lo poco o mucho es una percepción en realidad, pues si usted todo lo que tiene son G. 10 millones, le parecerá muchísimo; en cambio, a otro, con un capital mayor a G. 5.000 millones, eso le parecerá muy poco). Entonces, la clave está en no ver solo lo que usted tiene hoy, sino en imaginarse e idear su portafolio futuro.   
   
Usted debe visualizarse a un plazo determinado y diseñar cómo será su portafolio en aquel momento, empezando hoy la construcción quizás solo con el primer ladrillo. Lo importante es definir que cada vez que tiene ahorrado un monto (por ejemplo G. 5 millones) ya lo aplica en un instrumento de inversión, que contribuirá a ese total de inversiones que usted ha planificado. Un inversionista tendrá en su portafolio de inversiones financieras la variedad de certificados de depósitos de ahorro (CDA, emitidos por las entidades financieras), bonos con y sin garantía, acciones de distintos tipos. Eso es lo que le dará un riesgo medido acorde a su perfil.   
   
Consulte a un asesor financiero de confianza para proyectar su tranquilidad financiera en el futuro. Sigamos hablando de dinero, porque así aprendemos a manejarlo mejor.   

Presidente de Cadiem Casa de Bolsa SA   
gayala@cadiem.com.py
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo