06 de Noviembre de 2012

| LECTURA INTERPRETATIVA

Dos personajes míticos de la Grecia Antigua

Por Lic. María Guillermina Schneider

/ ABC Color

Dafne y Apolo

Dafne, nombre mitológico de una ninfa, protagonista de un infausto amor junto con Apolo, de quien huye y queda convertida en un árbol de laurel.

En la mitología griega Dafne era una dríade (ninfa de los árboles), hija del dios río Ladón de Arcadia con Gea (diosa que personificala Tierra) o del dios río Peneo de Tesalia con Creúsa, una ninfa de las aguas que además era sacerdotisa de Gea.

Dafne fue perseguida por Apolo (dios de la luz, del sol y de la música), a quien Cupido (dios del amor) había disparado una flecha dorada para que se enamorase de ella, pues estaba celoso porque Apolo había bromeado sobre sus habilidades como arquero, y también afirmaba que el canto de este le molestaba. Dafne huyó de Apolo porque Eros le había disparado a su vez una flecha con punta de plomo, que provocaba desprecio y desdén. Durante la persecución, Dafne imploró ayuda al dios del río Peneo (su padre), quien la transformó en laurel (árbol perenne de15 mde alto), el cual desde ese momento se convirtió en árbol sagrado para Apolo, quien, a su vez, empleó sus poderes de eterna juventud e inmortalidad para que siempre permaneciese verde el árbol de su amada inefable.

La celebración del santo de Dafne se corresponde con el 19 de octubre.

El valor aleccionador de la fábula refiere el triunfo de la virtud frente a la lujuria.

El mito de Apolo y Dafne ha sido interpretado como un enfrentamiento entre la virtud —Dafne— y los deseos desenfrenados —Apolo—. Mientras Apolo persigue a Dafne lujuriosamente, ella se salva a través de la metamorfosis y el confinamiento a un árbol de laurel, que puede considerarse como un acto de castidad eterna. Dafne se ve forzada a sacrificar su cuerpo y convertirse en árbol de laurel como única escapatoria a las presiones y constantes persecuciones de Apolo.

DAFNE Y APOLO

(interpretación de Ovidio, poeta latino)

Del barro y del Sol salieron los animales conocidos y los desconocidos; los mansos y los monstruosos, entre estos la serpiente Pitón, terror de los hombres por su enorme tamaño, a la cual mataron las flechas de Apolo.

Dafne, hija del río Peneo, fue el primer amor de Apolo. Esta pasión no fue efecto del azar, sino una venganza del amor irritado contra él. Porque Apolo, presuntuoso de su éxito sobre la serpiente Pitón, viendo a Cupido con su carcaj y su arco, lo increpó:

–¿Qué haces tú, niño, con las armas que solo cuadran a los valientes? Tú debes contentarte con provocar esas pasiones amorosas y no aspirar a una gloria que solo poseo yo.

A esto, el hijo de Venus le respondió:

–Aunque tu arco atraviese horribles fieras, el mío te va a atravesar a ti, y así como los animales son inferiores a los dioses, así tu gloria será inferior a la mía.

Dicho esto, voló Cupido y disparó dos flechas: la del amor –de oro y punta aguda– y la del desdén –plomiza y roma–. Con la primera, atravesó el pecho de Apolo y con la segunda, el de Dafne.

En cuanto Apolo la vio, se enamoró de ella: un fuego violento consumía el corazón del dios; viendo los rubios cabellos de la ninfa, viendo sus ojos como dos estrellas, su boca roja, sus dedos, sus manos y sus brazos desnudos, se conmovía…

En vano la pretendió. Ella lo esquivaba con la ligereza del viento.

–¡Espérame! –clamaba Apolo–. ¡Espérame! ¡Que no soy ningún enemigo! ¡Es el amor lo que me impulsa! ¡Espérame! ¡Si me conocieras…! Soy hijo de Júpiter, y adivino el porvenir y soy sabio del pasado. Mis flechas llegan a todas partes con golpes certeros. Pero, ¡ay!, me parece que fue más certero quien dio en mi blanco. Soy inventor de la medicina y conozco la virtud de todas las plantas…, pero ¿qué hierba existe que cure la locura de amor? Mientras hablaba así, logró Apolo acortar la distancia que los separaba; pero Dafne de nuevo huyó ligera… Debió pensar Apolo que en aquella ocasión más le valían los pies ligeros que las melodiosas palabras, y arreció en su carrera. ¿La alcanza? ¿No la alcanza? Ya sus dedos rozan las prendas femeninas…

¡Y cómo palpita el corazón entonces!

Llegó Dafne a las riberas del Peneo, su padre, y le dijo así:

–¡Padre mío, ayúdame! O tú, tierra, ¡trágame!

Apenas terminado el ruego, su cuerpo se cubre de corteza. Sus pies, hechos raíces, se ahondan en el suelo. Sus brazos y sus cabellos son ramas cubiertas de hojarasca. Y, sin embargo, ¡qué bello aquel árbol! A él se abraza Apolo y casi lo siente palpitar. Las ramas, al moverse lo rozan y parecen caricias.

–Ya que no puedes ser mía –sollozó–, serás mi árbol predilecto, mi laurel, la honra de las victorias. Mis cabellos no podrán lucir ornamento más divino. ¡Hojas de laurel! Los capitanes romanos triunfantes ostentarán coronas arrancadas de ti. Cubrirás los pórticos en el palacio de los emperadores; y así como mis cabellos permanecen sin encanecer nunca, así tus hojas jamás dejarán de lucir verdes y brillantes. Cuando Apolo terminó de hablar, el laurel pareció descender sobre su cabeza, como aceptando los ofrecimientos que le acababa de hacer.

ACTIVIDAD

* Copiamos del diccionario los significados de las palabras nuevas.

* Aseguramos con la enciclopedia las representaciones mitológicas de los dioses mencionados en esta fábula.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar