26 de Abril de 2010

 

Ensayo sobre la importancia de la evaluación educativa

Lic. Maribel Bordas

UN BARCO A LA DERIVA


Toda actividad educativa realizada y no evaluada es como un barco a la deriva. Con la evaluación, se cierra el círculo del proceso enseñanza-aprendizaje, volviendo a su punto de partida, que son los objetivos.

Un barco a la deriva es aquel que, partiendo de un puerto va navegando, sin destino fijo, ya sea por pérdida del timonel o rotura del timón, o por otras circunstancias adversas a los fines propuestos por aquellos que lo zarparon.

¿Volverá a su puerto? ¡Quién sabe! ¿Logrará sus fines? ¡Dudoso! Y seguirá bogando, teniendo por las noches las estrellas, mudas y lejanas; y de día, los rayos del sol calcinantes en el sur, y los vientos helados en el norte.

El proceso de enseñanza-aprendizaje parte de un puerto seguro: los objetivos, y luego de transitar por donde fuere, con un buen timón –la ética y la estética en la profesión– y un timonel seguro y firme –el docente— debe volver a su puerto con el triunfo de los logros, medidos por la evaluación.

Sin la evaluación, el proceso enseñanza-aprendizaje sería como un barco a la deriva, dependiendo de su suerte. A veces, puede encontrar una isla encantada, y otras veces, unas cálidas costas donde posar sus anclas. Solo el destino se encargará de hacer cumplir sus objetivos, y no siempre en su totalidad.

Así, cuando no se evalúan las actividades educativas nacidas de unos objetivos precisos, no se podrá saber si estos objetivos fueron logrados o pueden ser logrados en un futuro, y el esfuerzo, la dedicación y la ciencia del docente se verán menospreciados, por más sinceros y auténticos que fueren sus sentimientos de solidaridad y de humanismo.

La evaluación educativa se asemeja al barco que vuelve a su puerto de partida.  Zarpa con el proceso de enseñanza-aprendizaje de un puerto seguro, los objetivos, y luego de transitar por distintas actividades , vuelve a su puerto con los logros conquistados en nombre de estos objetivos.

Prof.-MST.  Deolinda Florentín
Posgrado Rectorado UNA


Oración reflexiva de una evaluadora hacia sus colegas docentes.

Señor: Por sobre toda evaluación estas tú. Tú que eres el único y verdadero maestro

Concédeme la gracia de ser a ejemplo tuyo:

Maestra para mis alumnos, y colega a quienes debo asesorar.

Haz que yo sepa con mi vida, orientarlos en la libertad y con sabiduría capacitarlos para un auténtico compromiso hacia los demás.

Haz que yo sea capaz de hablarles de ti y de enseñarles cómo hablar contigo, y que la verdadera evaluación nos conduzca siempre más a ti.

Haz que ellos se den cuenta de que son amados y de que yo solo busco su verdadero bien.

Haz que mi amistad contigo sea la fuente de mi amistad con ellos.

Jesús maestro, gracias por haberme llamado a esta misión, noble, justa y emblemática. Amén.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar