05 de Mayo de 2009

| FORMACIÓN ÉTICA

Garantías constitucionales

Objetivo: Conocer las Garantías Constitucionales y cuál es su finalidad.

Nuestra Carta Magna, la cual fue sancionada ya en el Paraguay libre de la dictadura y con ansias de un sistema democrático, contempla numerosas innovaciones en cuanto a consagración de derechos, obligaciones y garantías que hacen posible una protección jurídica integral de la persona. Las garantías constitucionales tienen la finalidad de proteger a la persona ante la injusticia o el abuso, incluso cuando proviene de la propia autoridad. Veamos cuáles son.


GARANTÍAS CONSTITUCIONALES: CONCEPTO – CLASIFICACIÓN.


Podemos decir que las garantías constitucionales son mecanismos a utilizar para hacer efectivos los derechos consagrados por la Constitución (art. 131).

El término garantía significa obligación o responsabilidad. Así, las garantías constitucionales se constituyen en una obligación o responsabilidad del Estado con las personas, para asegurar la vigencia de los derechos que consagra en su texto.


Las principales garantías constitucionales son:
• El debido proceso: se denomina así a una serie de disposiciones que consagra la Carta Magna; esas disposiciones establecen las reglas que deben seguir las autoridades para privar de su libertad a una persona. Podemos resumirlas de la siguiente forma: a) La presunción de inocencia: en virtud de ella, toda persona es inocente hasta que sea declarada culpable en un proceso y por sentencia judicial. b) La defensa en juicio es inviolable: toda persona tiene el derecho a la defensa en juicio; si no puede financiar un defensor, el Estado debe designarle un defensor público. c) Toda persona tiene derecho a ser juzgada por jueces y tribunales competentes e imparciales. d) Nadie puede ser privado de su libertad, sino en virtud de orden emanada de autoridad competente. Las garantías del debido proceso rigen todo procedimiento judicial en el que esté comprometida la libertad de las personas.

• La irretroactividad de la ley: la ley rige solo para el futuro; no puede tener efecto sobre los hechos pasados, salvo que sea favorable a un condenado o procesado. Las condenas deben basarse siempre en leyes anteriores al hecho juzgado.

• El amparo: es la garantía para la defensa de los derechos legales y constitucionales, que no sean la libertad física. Cuando una persona se considera en peligro de perder algún derecho o garantía, y por la urgencia del caso no pueda someterse a un juicio, se presentará ante un juez a peticionar amparo. El juez analizará de inmediato el hecho y, si corresponde, deberá salvaguardar el derecho o garantía amenazada. Está contemplada en el art. 134 de la Constitución.

• La inconstitucionalidad: cuando una norma jurídica –ley, reglamento, estatuto, etc.— contradice disposiciones constitucionales, la Corte Suprema de Justicia, a petición de parte interesada, puede declarar esa ley inaplicable para esa persona que solicitó la inconstitucionalidad de la misma. Es así, porque ninguna ley puede contradecir lo establecido por la Carta Magna.

• El hábeas corpus: es la garantía para la defensa de la libertad física. El vocablo es de origen latino y significa: “tráigase a la persona ante mí... para tenerla bajo mi amparo”. Se la puede definir así: “es el derecho de todo ciudadano detenido o preso, a comparecer por sí o por medio de representante, inmediata y públicamente ante un juez o tribunal, para que, oyéndole, resuelva si su arresto fue o no legal, y si debe alzarse o mantenerse.”. La Constitución contempla tres clases de hábeas corpus: Preventivo, cuando una persona tiene noticias de que puede ser privada de su libertad en forma arbitraria o ilegal, puede recabar los datos e informaciones sobre el caso a través del hábeas corpus preventivo. Reparador: procede cuando ya la persona se encuentra privada de su libertad, y con ella podrá solicitar la rectificación de las circunstancias del caso. Genérico: tiene por objeto la rectificación de circunstancias que no están contempladas en los dos anteriores, pero, sin embargo, restringen la libertad o amenacen la seguridad personal. Ej.: Malos tratos físicos en el lugar de reclusión.


Estas son las principales garantías consagradas en nuestra Carta Magna, las que hacen posible la efectividad de los derechos que ella consagra.


Abg. Carolina Rodríguez Amarilla
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar