13 de Abril de 2013

| ANNEKE LARATRO

Casa vagón

Por Delia Battilana

Estudió Arquitectura en la Católica y, en 2005, viajó a Italia para realizar una pasantía. También cursó un posgrado en la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona, España. Hoy está al frente de la empresa familiar.

Un edificio, sentimientos, una pintura, muchos artistas, una amalgama de recuerdos y su querida familia son su fuente de inspiración en el ámbito laboral de la arquitectura y diseño. Anneke Laratro (31) es presidenta de la empresa familiar Geplan SA, dedicada al rubro de la ganadería. Esta firma también ofrece un sistema de cabañas prefabricadas llamado Kit Vagón, en el que Anneke se desempeña como gerente general. Este método fue desarrollado por Bernardo Peralta en Argentina y se implementó en nuestro país tras el viaje que realizaron los hermanos de Anneke a Buenos Aires, en el año 2006. En la ocasión, visitaron distintos lugares turísticos y también asistieron a la Expo Rural de Palermo, en la que se exhibieron estas cabañas preensambladas. El argentino diseñó hace doce años, aproximadamente, las viviendas rústicas y prácticas. Anneke tuvo la oportunidad de viajar al año siguiente para conocer los parámetros obligatorios de la propuesta, de manera de ofrecer exactamente un producto igualitario. Una vez comprendidas las condiciones, cerraron el trato y compraron la franquicia del sistema New House.

“Desde un principio mi familia participó en la decisión del acuerdo, ya que tuvieron en cuenta mi talento como arquitecta, además de las ganas de ofrecer una nueva propuesta dentro del negocio”, aseguró.

¿Quiénes son sus principales clientes? Nuestros consumidores seguros son los ganaderos; fueron los primeros en confiar en nuestra iniciativa. Aunque constantemente afirmo que no solo ellos pueden estar interesados en estas cabañas, ya que poseen todas las comodidades para vivir al igual que en una vivienda de material. No solo está diseñada para una casa de campo.

¿Cuáles son los beneficios de este sistema? El tiempo de instalación; es decir, una construcción de 180 m2 el cliente puede disfrutarla al cabo de tres meses de elaborar el contrato y firmarlo. Se fabrica con maderas que permiten rapidez y versatilidad. Además, los paneles se pueden desarmar y volver a armar en otro lugar, y agregar más espacios si el cliente lo desea, añadiendo los metros cuadrados que necesite. Es un sistema que está sujetado por bulones y tirafondos para mayor seguridad. Asimismo, la inversión es más económica en relación con otras viviendas de material.

¿Existen riesgos de deterioro en la infraestructura? Como cualquier madera a la intemperie, implica un cuidado especial; más que nada por el contacto directo con el sol. Significa que dos veces al año se proteja con una pintura específica que le facilitamos al cliente. En cuanto al kupi’i, que es un problema muy recurrente en nuestro país, no existe ningún inconveniente, porque el pino que utilizamos es un machimbre importado de Argentina, tratado, razón por la cual está libre de hongos y bichos; igualmente, la madera pasa por un tratamiento de doble secado e impregnado que garantiza una durabilidad de treinta años, siempre y cuando el cliente realice los mantenimientos cada seis meses. No es obligatorio en todos los rincones, más bien en lugares donde se observen algunos deterioros.

¿Cuáles son los mínimos detalles que cuidás durante el armado? Soy superdetallista y perfeccionista. Al tratarse de una vivienda rústica, constantemente insisto al personal encargado que realice un acabado impecable; la madera no es siempre perfecta, pero nosotros tratamos de que las terminaciones se vean estéticas. Les oriento en las uniones entre madera y madera. Incluso en el momento de armar los proyectos para los clientes, considero sus necesidades y la certeza de total funcionamiento.

¿Estás presente a la hora del montaje? Algunas veces puedo asistir. Me gusta mantenerme cerca del proceso de armado. Hace unas semanas terminamos de montar una cabaña en Surubi’i; en esa obra estuve presente y el cliente se mostró en todo momento muy entusiasmado.

¿Qué te falta por realizar en este ámbito? Concienciar más a la gente para que opte vivir en este estilo de viviendas, que son mucho más económicas. Haciendo un comparativo, una vivienda de material, de primer nivel, tiene un costo de G. 2.500.000 el m2, mientras que nuestra propuesta oscila los G. 1.500.000 el m2.

¿Cómo te sentís dentro del ambiente arquitectónico? Es algo diferente, no me imaginaba en este rubro. Cuando estudié Arquitectura, me imaginaba produciendo otro tipo de cosas; lo bueno es que me permito también desarrollar mi capacidad creativa en los diseños de interiores, que me fascinan. Desde niña quedaba encantada con cuanta revista de diseño de interiores veía. Estoy contenta de trabajar en la empresa familiar. Así fui moldeando mi nivel empresarial gracias a mis padres. Si hubiese dedicado mi tiempo a otra actividad, creo que mi vida sería muy aburrida.

Cuando estás trabajando, ¿qué te resulta divertido? Mi mayor gratificación y diversión es ver la alegría del cliente. Por darte un ejemplo, volví a contactar con una clienta que anteriormente me contrató para decorar la habitación de su beba que estaba en camino y, a raíz de aquel trabajo, me ofreció diseñar el dormitorio de sus hijos, de alrededor de 7 y 9 años. Los pequeños pidieron a sus padres reunirse conmigo, porque querían conocer mis propuestas y cómo podría quedar. Es una buena recompensa saber que ayudé a que sus vidas sean más alegres.

¿Cómo es tu casa ideal? Imagino una casa sencilla con muchas plantas y un buen paisajismo. Creo que la mía marcará la diferencia en el diseño de interiores, con muebles funcionales, diversos colores, no los monocromáticos, porque pienso transmitir vida a través de las tonalidades, lo cual es más interesante. La versatilidad genera distintos espacios. Quiero un hogar que proyecte felicidad.

Reconoce que su vida se definió gracias a las personas importantes que moldearon su personalidad, entre ellas su madre, su gran inspiración, y su esposo. A lo largo de su trayectoria en el ambiente arquitectónico instaló no solo cabañas prefabricadas, sino que se ganó un buen círculo de amistades con sus colegas y clientes.

“Estas cabañas poseen todas las comodidades para vivir al igual que en una vivienda de material. No solo está diseñada para una casa de campo”

Trabajando la madera

Su empresa cuenta con distintas áreas, una de ellas la carpintería, donde construyen piezas de maderas para las viviendas. “Trabajamos con una matriz especial y sobre el molde se arman los paneles. Es fundamental que las medidas se mantengan, ya que posteriormente se ensamblan y deben encajar perfectamente. Básicamente, presentamos dos grandes estilos: el tipo vagón, que consiste en techo curvo como los vagones de trenes antiguos con un total de 3 m de ancho; y las cabañas de 4,5 m de ancho. También fabricamos cabañas con techos a dos aguas, algunas de 6 m de ancho y finalizamos la propuesta con las más grandes, de 7,5 m de ancho. En los techos utilizamos chapa de Cincalum, combinación de aluminio y zinc. El interior depende mucho de la creatividad y necesidad del cliente, que lo puede personalizar.

Texto dbattilana@abc.com.py
 

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar