Sábado, 23 de Agosto de 2014
 01:00
  • Papi, ¡quiero mi premio por haber ingresado a la facu!

    “¿Qué me vas a dar como premio?”, es lo primero que preguntan muchos adolescentes a sus padres después de ingresar a la facultad o aprobar todas las materias. Pues algunos jóvenes creen que luego de cumplir con su responsabilidad tienen que recibir una gratificación. Dejemos ese “síndrome” de mejor alumno y niño mimado a los chicos de Preescolar que esperan el sellito de carita feliz, ya que en el mundo real no siempre habrá halagos por hacer la tarea.

  • “Sí o sí ensayo el oboe cuatro horas en mi casa”

    “Ejecutar el oboe exige mucho esfuerzo y es muy difícil”, comenta Ronald Fariña (21), quien es miembro de la Orquesta de la Cámara Municipal de Asunción. Afirma que ensayar y estudiar Derecho le dejan poco tiempo libre, pero que estas actividades se complementan muy bien, ya que ambas requieren de mucha paciencia y dedicación.

  • ¡Con las plantas nucleares no se jode!

    Cuando se habla de la instalación de una planta procesadora de uranio en Formosa, ¿realmente se dimensiona el peligro que podría representar para nuestro país si llegara a ser cierta su construcción? Desde su aparición, si bien la energía nuclear ha proveído de electricidad a muchas personas en varios países, las experiencias de Chernobyl y Fukushima demostraron que también es un peligro extremo para todos los seres humanos. ¿Es necesaria o habría que dejar de usarla?

  • De niño soñador a presentador de TV

    “Las oportunidades hay que crearlas y aprovecharlas”, afirma Julio Caballero (25), quien, luego de trabajar en medios escritos y radiales, hoy es presentador de deportes en Paravisión Noticias. Desde los nueve años peleaba para insertarse en el periodismo, participando en programas de radio. Cuenta que debió dejar su casa en Nueva Italia a los 17 años para venir a Asunción y perseguir sus sueños.

  • ¡Aichejáranga el permiso’i, ya se tiene que ir otra vez!

    “Recuerdan esa vez que..., esperen un rato, me están llamando. Hola, amor; sí, ya voy. Hablamos los perros”. En cuestión de segundos lo que era una peña con los amigos se va desvaneciendo a medida que algunos se retiran porque se les acabó el free pass. Es gracioso cuando los muchachos exclaman que pueden hacer lo que quieren y son los primeros en ser tildados de permiso’i.

  • Las ranitas saltarinas

    Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo.

  • Las solteras también son felices

    Salís con tus amigos y te das cuenta de que todos tienen pareja; entonces, te sentís más perdida que Tarzán en la ciudad. Resulta incómodo ser la única persona soltera entre tantos enamorados, pero no te estreses y mirá desde una óptica positiva tu situación sentimental, ya que nadie te envía mensajitos para preguntarte dónde y con quién estás; además, disponés por completo de tus horarios. Esto demuestra que también podés ser feliz.

Cargar más
 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar