21 de Noviembre de 2008

 

Lagunas mentales

Más común de lo que se piensa, los lapsus de la memoria afectan y preocupan. La mente trata de decirnos algo que debemos descifrar. El Dr. Derlis Aranda, siquiatra, aborda el tema de las lagunas mentales.

–¿Qué son?

–Las lagunas mentales se manifiestan como la incapacidad de evocar información correspondiente a sucesos ocurridos en un periodo preciso de tiempo (amnesia). Esta puede deberse a factores orgánicos, como: consumo de sustancias, por ejemplo, el alcohol y sedantes; traumatismos craneoencefálicos, epilepsia o síndromes demenciales, entre otros; así como a factores de carácter psicológico que vinculan determinada información o sucesos ocurridos a ciertos estados anímicos: por ejemplo, la incapacidad de recordar sucesos ocurridos en situaciones “extremas” o que superan los recursos de afrontamiento de los que lo sufrieron (accidentes, robos, violaciones, etc.). Ambos casos citados anteriormente comprometen el desenvolvimiento de las personas, generando problemas en su relacionamiento con terceros o su capacidad de valerse por sí mismas. También otros cuadros que comprometen el “afecto” (depresiones) y ansiosos pueden presentar como síntomas acompañantes, algunas alteraciones en la memoria, como las “lagunas”. Por otro lado el olvido puede igualmente manifestarse en situaciones considerables “sin importancia aparente”, que no llegan a afectar nuestro desenvolvimiento social o laboral, que nos ocurren a diario, pero que de igual manera suelen ser para nosotros motivo de preocupación (por ejemplo: no recordar el nombre de una persona que sabemos que conocemos, o el conocido fenómeno de “lo tengo en la punta de la lengua” o las obligadas verificaciones que solemos hacer “por las dudas” varias veces en el día de puertas, ventanas, artefactos electrodomésticos, etc.



–¿Por qué se producen?

–En el proceso de fijación de información participan múltiples factores a ser considerados: 1) la atención es un parámetro a tener en cuenta, que depende de variables como el interés, la voluntad, el desarrollo intelectual particular, así como la capacidad de concentración, 2) centros cerebrales relacionados con la asimilación o fijación de la información nueva, y 3) centros también relacionados con la búsqueda de la información que nos ayudan a acceder dentro de la memoria a la información previamente aprendida. De allí que fallos a nivel de cualquiera de estos procesos pueden determinar fracasos en la evocación de los sucesos o material aprendido. En los cuadros orgánicos el déficit se debe a lesiones específicas de centros cerebrales relacionados con la memoria, a cualquiera de los niveles anteriormente citados. En el caso en que factores emocionales interactúan con los procesos de memoria, el psicoanálisis plantea la amnesia como un mecanismo de defensa por el que el individuo busca protegerse del conflicto que genera el factor de estrés externo, y en el tercero de los casos, podrían deberse a disminución en la capacidad de atención que podrían nuevamente estar influenciados por diferentes motivos, entre ellos el cansancio, estrés, motivación, etc.



–¿Qué denotan? ¿Pueden afectar nuestra vida laboral, familiar?
–Las lagunas mentales, como ya se mencionara, podrían deberse a múltiples factores y el grado de compromiso en nuestra vida laboral y familiar, dependerían del tipo de información que afectan y de la relevancia que nosotros mismos atribuimos al déficit. Si los fallos en la capacidad de fijar o evocar información son de grado significativo, evidentemente pueden crear problemas a nivel laboral o académico (incumplimiento en las tareas, errores por omisión, déficit en el nivel de rendimiento), con eventuales posibles consecuencias económicas, que pueden llevar a problemas en el relacionamiento con terceros (superiores, personal subordinado y familia).


¿Cómo se tratan?

Algunas técnicas que pueden ayudar a disminuir las lagunas mentales, por ejemplo: técnicas de asociación o mnemotécnicas: desarrollar destrezas que estimulen el área cognitiva (crucigramas u operaciones aritméticas o intentar memorizar poemas, lecturas, aprender letras de músicas o el estudio de idiomas, ajedrez, etc)
Es también importante, alimentarse adecuadamente. Disminuir dentro de lo posible la tensión, producto de la sobrecarga de actividades en la vida diaria, practicar técnicas de relajación y respiración, buscar un sueño reparador, así como la actividad física diaria al aire libre, pueden ayudar a más de reducir las alteraciones a nivel cognitivo, a nuestro estado de salud general.


Dr. Derlis Aranda, siquiatra
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar