23 de Enero de 2009

 

¿Por qué duelen el cuello y la espalda?

Los dolores en el cuello y espalda encabezan la lista de dolencias que se presentan con más frecuencia en los consultorios de los traumatólogos. La doctora Sandra Boggino explica cuáles son las principales causas de estos males muy presentes en la vida cotidiana.

La cervicobraquilgia o dolor en la zona de cuello es un síndrome multifactorial que afecta a las vértebras cervicales y se irradia hacia el miembro superior en forma de dolor, adormecimiento y hormigueo, afectando a distintas zonas del brazo.


Debido a que todo el control nervioso y circulatorio de los miembros superiores está anatómicamente relacionado con las cervicales, músculos del cuello, nuca, primera costilla y vértebras dorsales, cualquier anomalía o retracción de alguna de estas estructuras generará, además de dolor cervical, compromiso en el brazo, hombro, codo o mano.

Puede tener origen en múltiples factores, destacándose las alteraciones posturales, traumáticas, infecciosas, el estrés, sobrecarga muscular y factores sicosomáticos.


Para estos casos el tratamiento contempla el suministro de analgésicos, antiinflamatorios, fisioterapia y el uso de collares cervicales.

Dolor de espalda

El dolor de espalda o dorsalgia se define como dolores en la zona correspondiente a la columna dorsal, los músculos y los tejidos blandos que la rodean.

Puede deberse a causas mecánicas, es decir, por defectos de posición en el trabajo, en el estudio, cosiendo, etc., provocando con el paso del tiempo anomalías de la columna dorsal, como hipercifosis o escoliosis.

También puede deberse a causas traumáticas o causas reumatológicas, como por ejemplo la osteoporosis o artrosis vertebral dorsal, el síndrome miofascial o la fibromialgia.

El estrés también puede ser otra de las causas de la dorsalgia, ya que se acumula especialmente en la musculatura del cuello y zona dorsal, entre los omóplatos o escápulas.

Además se puede mencionar a la hipotrofia muscular dorsal, como ocurre en el embarazo, anorexia nerviosa, individuos asténicos.

El sobreesfuerzo es otro caso frecuente, ya que produce fuertes contracturas musculares.

Cómo prevenir y aliviar contracturas

La Organización Mundial de la Salud estima que el dolor de espalda o dolor lumbar es la segunda causa de discapacidad a escala mundial y que al menos 5.000 millones de personas requieren de algún tipo de tratamiento para superarlo.

La columna vertebral es uno de los sistemas mejor engranados del cuerpo humano.

Es la que garantiza el movimiento y “soporta” el peso corporal. Por eso su buen funcionamiento y estado es básico para que las personas puedan realizar sus actividades a diario, sin malestares.

Sin embargo la mayoría tiene en su historial malas posturas al dormir o al trabajar frente al computador y otros factores entre los que se encuentran traumatismos cervicales, o lumbares.

Los dolores de cuello y espalda, suelen comenzar como una simple molestia a los que se tiende a no dar mayor importancia. Sin embargo si no se corrige a tiempo, podría transformarse en una patología más compleja.

La mayoría de los pacientes que llegan a la consulta con un dolor cervical o lumbar se curan con el tratamiento conservador que incluye medicación, reposo y terapia física. Sin embargo los pacientes que no responden a esta terapia, deben ser sometidos a una serie de estudios, para luego ser intervenidos quirúrgicamente.

Algunos consejos

La prevención es un aspecto fundamental. Para ello hay que tener en cuenta algunas recomendaciones básica que ayudarán a mantener a raya a los dolores de la espalda y el cuello. Por ejemplo:
* Realice alguna actividad física, caminata diaria de treinta minutos, o de natación, yoga, etc.

* Adopte buenas posturas tanto en la casa como en el trabajo, procure que la silla sea lo más anatómica posible y que le dé un buen apoyo a la columna.

* Hay que tratar de dormir bien, cómodamente en colchones firmes, que deben darse vuelta para impedir que se deformen. Las almoadas no deben ser ni muy altas ni muy bajas.

* Tenga cuidado al levantar objetos pesados, asegure flexionar las rodillas y mantener la espalda recta.

Signos de que algo anda mal

Definitivamente el síntoma más importante es el dolor intenso en la musculatura paravertebral dorsal, a veces con sensación de quemazón, asegura la Dra. Boggino.

En muchos casos se nota opresión en el pecho al realizar respiraciones profundas, lo que lleva a una preocupación seria en aquellos que la padecen, pues confunden esos síntomas con creer tener algún problema cardiorrespiratorio.

Impotencia funcional parcial del cuello, en su movimiento de flexión anterior, por producir dolor importante entre las escápulas u omóplatos; así como sensación de agarrotamiento.

En ocasiones, la contractura muscular provoca cefaleas, debido a la continuidad de estos músculos hasta su inserción en la base del cráneo.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar