02 de Febrero de 2014 00:00

 

Existió el intercambio de prisioneros entre países

Por Elvira Olmedo Zorrilla

Siguen en el Gobierno las mismas personas de la dictadura utilizando las armas de siempre. Es decir, la mentira, la injusticia, la deshonestidad, el robo, el tráfico de armas, de drogas, el lavado de dinero, la impunidad y la corrupción.

Gladys Sannemann.

Gladys Sannemann. / ABC Color

Alfredo Stroessner y su familia fueron casi los únicos que se fueron del Paraguay en 1989. Casi todos los de su entorno quedaron en el país con el golpe de Estado. Así afirma Gladys Meilinger de Sannemann (84), la médica y política, víctima de la dictadura stronista.

Nacida el 3 de mayo de 1929, en Encarnación, de padre médico alemán, y madre odontóloga paraguaya, Gladys Meilinguer de Sannemann afirma orgullosa que es madre de dos hijos: Martín, que hasta agosto de 2013 fue embajador del Paraguay ante la Organización de las Naciones Unidas en los Estados Unidos, y su hija Ruth María, abogada de profesión, pero que se dedica casi exclusivamente a cuidarla, en su lecho de enferma. Además, tiene cinco nietos y tres bisnietos.

La Dra. Meilinguer recordó: “Estuve siete meses recluída en Emboscada y como médica no fue fácil obtener el permiso correspondiente para ejercer la profesión. Mi primer problema se planteó el día que llegamos al penal cien personas juntas, hacinadas en un camión de carga, en un operativo indescriptiblemente aterrador”.

Agregó: “Mientras esperamos la presencia del Cnel. Grau para darnos la bienvenida e ingresar al campo, transcurrieron tres horas más o menos, un compañero de viaje de nombre Sotero Vera, hermano de Albino Vera desaparecido, se encontraba totalmente deshidratado por los signos y síntomas que eran muy evidentes hasta para cualquier persona no profesional. Tenía 40 grados de temperatura, diarreas y vómitos sin pausa alguna”.

Indicó que numerosos niños lloraban por la sed, el hambre o dolor, y sus gritos, por ser tan característicos demostraban que se trataba de dolores de oído en algunos casos y en otros causados por retorcijones a nivel del intestino. No tenían permiso para hablar o realizar señales, ni cambiar opiniones.

Reseñó que la larga espera, el sol intenso, la falta de todo, el olor de las numerosas deposiciones de los niños y la suciedad que trajeron por el cuerpo, el llanto ininterrumpido de los niños y la queja de los adultos, la sed, el hambre, todo esto sumado al estado grave de Sotero ya en presencia de Grau, se le ocurrió que como profesional tenía no el deber sino la obligación de pedir atención y ofrecer sus servicios en esa emergencia en que fueron rechazadas bruscamente.

“Le expliqué quién era, mi profesión. No le interesó la explicación ni la gravedad de los futuros reclusos a su cargo. Dio unos gritos para acallar nuestras protestas. Le contestamos la mayoría de los presentes, también gritando”, así recordó Gladys de Sanneman su reclusión en Emboscada, en la entrevista que mantuvimos con ella en su residencia de Asunción.

- ¿Atendió a muchos presos en Emboscada durante su detención?

- Sí, cuando transcurrió una semana o más en el campo, nos dieron una hora de recreo, probablemente con el objetivo de ver, conocer y saber quiénes se reunieron formando grupos o no. Como era lógico, después de tanto tiempo sin libre comunicación y al tener esa oportunidad, cada uno buscó rápidamente a sus compañeros, familiares o amigos, tanto para conversar y saludarlos, como para informar lo ocurrido etc. Aquella primera hora de recreo lo dediqué a la atención profesional. Gracias a Dios mis familiares me hicieron llegar mi estetoscopio y un tensiómetro. Unos días después, y tal vez por el éxito obtenido por nuestros custodios con el recreo pasado, en identificar fácilmente a los grupos aumentaron nuestro recreos de una hora a tres veces en la semana.

- ¿Cómo era la vida en Emboscada para un preso?

- No teníamos agua, los detenidos eran portadores de diarreas, vómitos, tifoideas, poliomelitis, etc. los retretes se encontraban recargados de gordos y gruesos gusanos muy vivarachos a la vista y a flor de piso. Las gripes en todas las celdas acechaban, la sed, el hambre y la suciedad del cuerpo y los llantos de los niños que seguían, al igual que nuestras protestas.

- ¿Curó las heridas y golpes de muchos torturados en la prisión?

- Entre los políticos detenidos que eran como 500 más o menos, el 80 por ciento fueron torturados en los meses de abril, mayo, junio y julio de 1974 a 1976. Atendí a numerosos torturados que venían directamente de esos centros de torturas. La mayoría ya tenían cicatrizadas las heridas, algunos con ceguera, sordera, muchísimas eran portadores en sus cuerpos de restos metálicos como municiones, alambres o cables que tuve que extraer infinidad de veces. Practiqué suturas de grandes heridas. Se encontraban entre nosotros pacientes con lesiones oculares, renales, pulmonares, óseas y demás, todas a causa de los traumatismos múltiples ocasionadas por las torturas. Mi desesperación al abandonarlos se tornó en una indescriptible felicidad cuando ya exiliada en Alemania tuve conocimiento de que otros luchadores médicos el Dr. Jorge Canesse y Carlos Arestivo continuaron mi labor.

- ¿Qué implicó la dictadura stronista para la Familia Sannemann?

- En 1956 empecé mi lucha. Mi marido (Rodolfo Jorge Sanneman) y yo trabajábamos en el Movimiento Popular Colorado (MOPOCO) que era el primer desprendimiento que tuvo el Partido Colorado. Stroessner asumió al poder el 4 de mayo de 1954. Los del MOPOCO en 1956 ya estábamos en desacuerdo con lo que él hacía. Eso nunca nos perdonó. Stroessner se encargó de destruir todo los sindicatos, los partidos políticos, atomizó las organizaciones sociales, campesinas y la cooperativas que se formaban, hasta el núcleo familiar se destruyó. Se exiliaban a todos los líderes, estudiantes y personas que tenían ideas propias. Se adueñaron del país los traficantes de armas, los contrabandistas, los falsificadores, los ladrones, mataban a los estancieros y robaban sus estancias con miles de cabeza de ganado.

- ¿Cuántas veces estuvo presa?

- Varias veces. Cuando era joven me fui dos veces. Primero me apresaron el 24 de marzo de 1976 en la Argentina. Me trajeron a un lugar de policía femenina donde estaban delincuentes comunes. El 28 de julio del mismo año, me pasaron en el Paraguay y me llevaron directamente hasta el Departamento de Investigaciones hasta que el 21 de setiembre. Luego me sumé a los prisioneros políticos en Embocada. Eso fue lo peor que hizo Stroessner.

- ¿Por qué?

- Porque nos juntó a todos los presos políticos y conversábamos mucho. A mi marido, le torturaron en todas las instituciones de la policía federal de la Argentina. Solamente guaraní hablaban los que le torturaron. Por eso digo que había una interrelación entre los Gobiernos de entonces. Era una realidad el intercambio de prisioneros entre varios países del Cono Sur denominado Operación Cóndor. Antes decían que era invento mío, pero con el descubrimiento del Archivo del Terror se encontraron varios documentos que demuestran que sí existió. Ligia Prieto de Centurión, (política del Partido Liberal Radical Auténtico) en su libro: “Será Justicia” menciona que (Augusto) Pinochet de Chile; (Hugo) Bánzer de Bolivia, (Alfredo) Stroessner de Paraguay sabían perfectamente de la Operación Cóndor. Está la carta de Pastor Coronel que escribía a toda su gente.

- ¿Qué representa para usted y las víctimas de la dictadura el descubrimiento del Archivo del Terror, en 1992?

- La demostración en toneladas de documentos el sufrimiento, las torturas, las lágrimas de madres, esposas y presos políticos del pueblo paraguayo. Siempre que me preguntan qué deseo para los responsables ante tantos vejámenes. Respondo: juicio y castigo a los culpables porque alguna vez tendrán que dar paso a muchos jóvenes que están bien preparados para ocupar cargos de decisión. Además que todas las víctimas sean indemnizadas.

- ¿Cuál es su evaluación de la democracia, a 25 años del golpe que derrocó al dictador?

- Existen libertades públicas, se puede hablar y escribir libremente. Y no es porque la gente que gobierna el país quiera darnos libertad, sino porque la comunidad internacional les exigió. Con la dictadura todo lo que tenía un cierto valor, en el Paraguay, desapareció. Fueron desplazados virtudes como la honestidad, el amor, por la prepotencia, la arbitrariedad y el robo. Con miles de exiliados se fueron del país la justicia, la libertad. Se quedó un Gobierno déspota, autocrático, opresor y represor. Y todos esos vicios, permanecen intactos en las estructuras de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). Hace falta mayor conciencia cívica, que los jóvenes decentes participen activamente en la política de nuestro país.

-¿Qué desea para los paraguayos?

- Que todas las víctimas de la dictadura sean indemnizadas, que se castiguen a los culpables de las violaciones a los derechos humanos, que no prescriben. Deseo más fuentes de trabajo para evitar el éxodo masivo de paraguayos al extranjero en busca de trabajo. Que sean enjuiciados y castigados a los que coimean, roban y cometen corrupción. Que la salud y la educación sean gratuitas. Me preocupa que haya poca alternancia en el Gobierno, que se le dé pocas oportunidades a los jóvenes. La inseguridad ciudadana va en aumento porque las cárceles están llenas de jóvenes menores de 20 años, y en las cárceles se especializan para delinquir. El Gobierno debe habilitar más Centros Educativos para los jóvenes que cometen delitos menores. Se debe combatir el consumo de drogas. El Ejército del Pueblo Paraguayo tiene que desaparecer porque son delincuentes comunes que roban, secuestran y matan a personas inocentes.

- El 26 de julio de 2013, el Penal de Embocada pasó a denominarse Instituto de Reinserción Social “Dra. Gladys Meilinger de Sanneman, Ñande Sy”. También el 14 de agosto de 2013, Gladys de Sannemann, recibió de manos del presidente Federico Franco, la Medalla de los Héroes Mártires de la Libertad, en nombre de todos los compañeros desaparecidos en la época de la dictadura.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo