Minutos después de la explosión en el supermercado. (Archivo).

Minutos después de la explosión en el supermercado. (Archivo). ABC Color

Once años de heridas abiertas

Hoy se cumplen 11 años del siniestro del supermercado Ycuá Bolaños, la tragedia más grande del Paraguay en tiempos de paz. Los 366 muertos no son olvidados. Las víctimas y los familiares aún no sienten justicia y las heridas siguen abiertas.


El último en salir en libertad fue el dueño del supermercado.

Ya nadie está preso por los 400 muertos

En el segundo juicio oral y público realizado por la muerte de más de 400 personas en el incendio del Ycuá fueron condenadas cuatro personas. Sin embargo, a 11 años del suceso, todos los sentenciados se encuentran en libertad.

Entre víctimas, bomberos, policías y ciudadanos colaborando, reporteros gráficos debían capturar la tragedia.

Ycuá Bolaños: cobertura de la tragedia

Entre cuerpos calcinados, angustia y desesperación, periodistas y reporteros gráficos vivieron la cobertura más dura de su vida: reportar, desde el más crudo escenario, la noticia.

En el lugar hubo una implosión que mató a los que estaban en el estacionamiento.

Fuego llegó a 1000 grados celsius

El 1 de agosto de 2004, era un día cálido, con un cielo abierto sin nubes, una jornada maravillosa, pero a las 11:20 el sonar de las sirenas alertaron de un incendio dentro del supermercado Ycuá Boaños y horas después nada volvería a ser igual.

Tatiana, con con su “mamá del corazón”, durante una manifestación de las víctimas del siniestro.

“Nos queman todos los días”

Entre los cientos de cuerpos quemados en el Ycuá Bolaños una niña de 7 años sobrevivió a la tragedia que le cambió la vida. Tatiana recuerda perfectamente ese día, y a pesar de que logró salir adelante, lamenta que la justicia “mata y quema” todos días.

Liz Torres, rememora aquellos difíciles momentos.

“Soy la vida de muchos”

Fue una de los centenares de víctimas de la tragedia que hoy cumple diez años pero, como pocas, Liz Torres logró ser rescatada del infierno sin lesiones corporales, aunque con heridas emocionales que no se borran.

Tatiana Gabaglio, víctima del Ycuá Bolaños, decidió optar por la carrera de Bombero.

Un giro de muchos grados

El domingo 1 de agosto de 2004, la vida de Tatiana Gabaglio dio un giro de “muchos grados” según sus propias palabras. Una década después, la joven trata de seguir adelante y optó por seguir la carrera de quienes le salvaron la vida alguna vez.

Interior del memorial construido en el predio siniestrado.

Si se abrían las puertas

No hay palabras que expliquen lo que significa perder a tres familiares en un mismo día, y de la manera más trágica. Es lo que sucedió con Teresa Domínguez. “Si se abrían las puertas, mis hermanas iban a salir”, es lo que lamenta desde hace diez años.

La tragedia de Ycuá Bolaños marcó un antes y un después en materia de prevención de incendios, según la Municipalidad.

“Sicosis de prevención” tras siniestro

La fiebre de la prevención contra siniestros se instaló luego de unas 400 vidas perdidas y otras marcadas para siempre tras el trágico incendio del Ycuá Bolaños. Existe "un antes y un después" del 1-A, según autoridades municipales.


Cargar más
 
 
 

ABC COLOR EN Twitter