11 de Enero de 2018 19:39

 

Cordillera, un paraíso cercano y accesible

Por Estefanhy Cantié

No todos apuntan a vacacionar precisamente en una costa internacional. El paraíso también se puede encontrar en sitios tan cercanos como el departamento de Cordillera, donde es posible disfrutar de comodidad y relax a precios muy accesibles.

Todos merecemos unos días de desconexión y merecido descanso para ese intenso año laboral donde seguro te esforzaste bastante.

Si bien hay quien puede costearse un viaje al extranjero, de preferencia a alguna costa para disfrutar del mar, también existen otros que prefieren evitarse la fatiga de hacer papeleos y viajar largas distancias en avión.

¿Qué te parece, como alternativa para este año, cargar una mochila con lo básico, algunos alimentos en el auto, arrancar al ritmo de la música que más te gusta para experimentar los encantos del interior del país?

A continuación, te proponemos dos opciones que te permitirán renovar pilas a pasos de Asunción, disfrutando de sol, playa y arena sin tener que manejar largos kilómetros, y lo mejor de todo, a precios muy accesibles.

Te sugerimos que vayas preparando la mochila, con el protector solar, la tohalla, el bikini y un tereré bien frío, porque al terminar esta nota, te van a sobrar ganas de explorar los encantos ocultos del departamento de Cordillera.

Primera parada

Nada más que 50 kilómetros nos separan de la ciudad de Caacupé, capital del cercano y encantador departamento de Cordillera, un rincón del país que te espera con numerosas opciones de hospedaje, pero dos de ellas en especial, que queremos recomendarte por su tranquilidad, sencillez y precios al alcance de cualquier trabajador.

Si lo tuyo es la onda minimalista, sin tanta pomposidad y más bien manteniendo el contacto con la naturaleza, te encantará la modalidad posada turística que te propone Dina Marchuk, en la posada Dimar.

Ubicada en las inmediaciones de la Basílica de Caacupé, sobre la avenida Del Maestro entre las calles Doctor Pino y Asunción, en el Barrio Loma (ruta camino a Tobatĩ) este pequeño oasis te recibe y atiende con una onda auténticamente hogareña, con la diferencia de que acá no tenés que mover un dedo, solo te miman.

En la Posada Dimar, atendida personalmente por la dueña de casa, encontrarás habitaciones climatizadas con todas las comodidades, piscina para darte un chapuzón y un gran predio boscoso, para respirar y refrescarte con tereré en medio de esa vegetación que te dará aires renovadores. También podés comer en el lugar. La señora te prepara deliciosos platos si hacés tu pedido con cierta anticipación.

Lo interesante de este sitio es que combina la sencillez con la comodidad, pues así como podés pasar una noche de campamento a pura naturaleza en el patio, si te apetece también podés mirar un poco de tevé y encender el aire acondicionado.

Te estarás preguntando por el precio. El hospedaje en Dimar cuesta G. 100.000 por día por persona, y ya incluye el uso de instalaciones como la pileta. Importante, para reservar, tenés que comunicarte antes al teléfono (0981) 952-490, y ponerte de acuerdo con la dueña del lugar para enviar una seña de dinero por giros telefónicos. ¿El resto? Cargar combustible y prepararte para unos días de despreocupación.

Recorridos

Ojo, no es necesario que te quedes todo el día en la posada. De seguro también te darán ganas de salir a pasear y conocer la ciudad. Para eso, tenemos para vos una propuesta ideal.

Avanzando unos pocos kilómetros por la misma ruta donde está ubicada la posada Dimar, camino a Tobatí, llegarás al cerro Tobatí, donde podrás desarrollar otra aventura: escalar.

Este atractivo punto turístico es cuidado por pobladores, que son dueños de propiedades privadas alojadas en los alrededores del cerro.

Estos laboriosos ciudadanos, se encargan personalmente de limpiar el monte y abrir senderos para que los visitantes puedan tener un camino y subir al cerro. El trabajo no es nada fácil, pues varios hombres deben pasar horas bajo el sol carpiendo con machete. Es por ese sacrificio que cobran un aporte de G. 10.000 a los visitantes que deseen escalar.

Lo bueno es que por este precio también podés acceder un balneario natural, un cristalino arroyo con lugar para comer asado, sanitarios y música, que está ubicado en la propiedad privada de uno de los habitantes. Ideal para pasar el día entero refrescándose.

Pronto llegará la hora de la cena y tendrás apetito. Si vas en pareja, hay un romántico rinconcito para cenar, sobre la misma ruta a Tobatí, se llama Las Leñas Grill House. Es imposible perderse, solo tenés que ubicar el local con forma de atacará al lado de una estación de servicio.

La especialidad de la casa es el asado. Si la carne es lo tuyo, no pierdas la oportunidad. Pero si tu preferencia es otra, tienen pizzas, hamburguesas, y todo lo que pueda prepararse al tatacuá.

 

Un reposo para los guerreros

Bueno, ya conocimos Caacupé. Si realmente tenés un espíritu aventurero, en una de esas te animás a un tour vacacional, y a dividir tus días libres en dos para conocer otro maravilloso rincón de la tierra cordillerana: El descanso del Guerrero, en Altos.

Los dueños de este lugar cuentan que se especializan en dar reposo a los viajeros que llegan cansados luego de recorrer largas distancias, de ahí el nombre del lugar. Aseguran tener previsto cada detalle para que tus días aquí sean de total relax y desconexión. Es cuestión de probar.

El Reposo del Guerrero tiene casas tipo cabaña con el tradicional “corredor jeré”. Está ambientada con tradicionales hamacas. Ofrece sala, cocina, dos habitaciones en planta baja y otras dos en planta alta, cancha y piscinas. Todas las comodidades que puedas necesitar, en un espacio rodeado de pura vegetación.

Cómo llegar

La posada está ubicada en Avenida Aguai-y Loma Grande, en la Compañía Porarú. Siguiendo la ruta principal de Altos, se pasa el Arroyo Porarú y se ve un cartel que dice Villa Adelina. De ahí a 100 metros se dobla a la izquierda y ya se llega al lugar. Para los que sean más tecnológicos, pueden simplemente entrar a google maps y buscar “El Reposo del Guerrero”, dejando que el mapa los lleve a destino.

En El Reposo encontrarás áreas de recreación con tres piscinas, canchas de vólley y fútbol y 8 hectáreas para hacer senderismo.

La posada también es atendida por su propia dueña, doña Clara Agüero, quien decidió convertir su antigua casa quinta en un bello lugar para recibir a turistas.

Esta es la parte que te pondrá feliz, porque el costo para acceder a todas estas instalaciones es de G. 100.000 por persona, por cada día de hospedaje, con desayuno incluido. Suena bien como para pasar unos días lejos de la rutina. El ingreso es a las 10 AM, y la salida a la misma hora del día siguiente. Las reservas se hacen con un pago del 50 % vía Banco Interfisa, a la cuenta número de cuenta 10209122. Para averiguar más detalles también podés enviar un correo a patty.aguero@gmail.com.

Como te habrás dado cuenta, los sitios recomendados son ideales para personas que no buscan ostentación, sino la simplicidad del silencio campestre, mientras se disfruta de delicias y de la tan deseada pileteada de verano.

Ya tenés la precisa, y los precios, estamos seguros, son un gran incentivo. Por qué no tomarse estas vacaciones de verano conociendo a profundidad los encantos de la tierra cordillerana.

 

 

 

 

 

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo