• HOY

    24°
    MIN
    24°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 17

    21°
    MIN
    34°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Viernes 18

    28°
    MIN
    35°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 19

    24°
    MIN
    31°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Domingo 20

    24°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Lunes 21

    23°
    MIN
    31°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.870

    venta
    G. 6.070

  • EURO 

    compra
    G. 6.620

    venta
    G. 7.040

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.630

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

18 de Octubre de 2013 19:00

 

Millonarios negocios en la cárcel

Por Víctor Cáceres Encina

En la cárcel de Tacumbú se moviliza una millonaria cantidad de dinero en concepto de lo que sea. Además los nativos, personas con enfermedades mentales y transgénero sufren discriminación en el presidio.

Uno de los pasillos (Foto de archivo).

Uno de los pasillos (Foto de archivo). / ABC Color

La Penitenciaría de Tacumbú, la mayor de Paraguay, está superpoblada con el doble de su capacidad original. Pero el día a día tiene sus matices, en cuanto al movimiento de dinero.

El Mecanismo Nacional de Prevención de Tortura brindó un detallado informe, donde se consignó detalles muy pocos difundidos sobre lo que un recluso tiene que pagar en el interior de la cárcel por cualquier servicio o privilegio.

Un colchón, que es un artículo muy requerido en la cárcel, tiene un costo original de G. 20 mil y la comercialización se encuentra a cargo de los guardias de los pabellones. Esos mismos colchones pueden ser revendidos a G. 10 mil o 5 mil. Las frazadas se venden en precios que van de G. 15 mil a G. 30 mil.

Las celdas también son objetos de “jugosos” negocios en la cárcel de Tacumbú. Los precios fijados para acceder a una de ellas son de G. 100 mil, G. 300 mil y G. 500 mil.

Uno de los sectores más temidos, por su hedor y aislamiento, es el denominado “Alcatraz”. Es un sector de castigo con dos celdas, con igual cantidad de baños pero colmatados. Sí los presos afectados quieren evitar este sitio, tienen que abonar G. 100 mil.

Las celdas denominadas “privadas”, también tienen un costo, aunque oficializado por la Dirección, para el mantenimiento correspondiente. La ganancia mensual que deja esta zona es de aproximadamente G. 12 millones.

Las “privadas” sirven para que los reclusos se encuentren con sus respectivas parejas. Tienen a disposición preservativos que son entregados por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

Acceder a espacios de privilegios, donde existen todo tipos de comodidades, puede costar hasta G. 8 millones a los interesados.

Otros tipos de lucros

En la cárcel de Tacumbú existen aproximadamente 1.000 consumidores de drogas, entre quienes también se encuentran los guardiacárceles.

La compra de drogas se realiza de acuerdo al poder adquisitivo de los “clientes” y sus gustos. La cárcel de Tacumbú no tiene un sector destinado al tratamiento médico de la adicción, salvo los pabellones cristianos en donde recurren a la fe para la sanación.

Otro servicio que es abonado al llegar es la Sanidad de la cárcel; por cada portero que un recluso tiene que pasar a fin de acudir al sitio, tiene que abonar G. 1.000.

Tener un teléfono celular y utilizarlo en la cárcel, tiene un costo que va de G. 80 mil a G. 100 mil, pese a que está prohibido el uso de este aparato en la prisión.

Lo más insólito es el precio de la colocación de esposas a los reclusos. Si los brazos son inmovilizados por detrás de la espalda y causan molestias al afectado, entonces debe pagar G. 5.000 para cambiar la posición.

Si el recluso no quiere llevar las esposas puestas, entonces debe abonar G. 20 mil.

Finalmente la comida en la cantina tiene un costo de G. 10 mil, según el informe de la mencionada organización.

Una marginación social

En la cárcel de Tacumbú existe también un reducido grupo que sufre la marginación en ciertas cuestiones fundamentales, como ser la asistencia médica y legal. Ellos son los indígenas, enfermos mentales y los transgéneros.

En la Penitenciaría existen 13 indígenas en calidad de reclusos, según el informe.

De los 13 nativos, cinco se encuentran en el pabellón “Remar”, seis en los pasillos (pasilleros), uno en el “Libertad” y uno en Sanidad, según datos actualizados hasta la primera semana de este mes.

La mayoría de ellos no reciben la visita de familiares o de los integrantes de su comunidad, debido a la distancia con sus pueblos o por la pobreza de sus allegados.

Tacumbú no posee registros sobre los indígenas como ser idioma, comunidad o identidad étnica. En la cárcel no existe programa diferenciados para los nativos.

Por otra parte, en Tacumbú existe un registro de que existen 139 reclusos con enfermedades mentales.

La cárcel cuenta con el pabellón siquiátrico, que consiste en un galpón con techo de chapa, aberturas altas en los laterales pero tapiadas para contrarrestar el frío.

El lugar es limpio pero no posee detectores de incendio. El pabellón posee 26 plazas, de los cuales 24 estaban ocupadas al momento del informe de la organización.

El pabellón siquiátrico es manejado desde hace 10 años por un recluso, quien no tiene formación alguna en enfermería. Se encarga de cuidar y administrar los medicamentos.

Los reclusos del pabellón siquiátrico no tienen acceso a los talleres ni a trabajos, salvo uno que cumple con sus propias labores.

Salvo situaciones excepcionales, casi nunca son trasladados al hospital Neurosiquiátrico.

En otro orden, la Penitenciaría tiene 26 transgéneros o travestis reclusos, de los cuales entre 8 y 13 se encuentran en una celda exclusiva, pero sin camas ni colchones ni baño.

La celda destinada a los transgéneros es húmeda y se encuentra iluminada por una sola bombilla eléctrica, precariamente instalada.

El resto de los mencionados deambula en los pasillos de la cárcel. Ninguno de los 26 reciben atención médica ni medicamentos.

Hace un año que en la cárcel no se implementa el programa Nacional de Control del Sida. Tampoco se realizan campaña contra enfermedades sexuales transmisibles.

Por ley, ni los travestis ni homosexuales tienen derecho a acceder a las celdas “privadas” de la cárcel.

El Mecanismo Nacional de Prevención de Tortura, entre otros puntos recomendó al Ministerio de Justicia y Trabajo, la demolición de “Alcatraz”, el acceso a las privadas sin discriminación, así como mejorar la condición de los nativos, travestis y transgéneros.

La cárcel de Tacumbú funciona actualmente con aproximadamente 4.000 reclusos y 40 guardias. Está ubicada en el populoso barrio Tacumbú, de Asunción.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo