• HOY

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Parcialmente Nublado

  • Sábado 20

    21°
    MIN
    31°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos variables. Chaparrones.

  • Domingo 21

    21°
    MIN
    32°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos del noreste.

  • Lunes 22

    22°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste. Chaparrones.

  • Martes 23

    22°
    MIN
    25°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos variables. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Miercoles 24

    20°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.840

    venta
    G. 5.980

  • EURO 

    compra
    G. 6.700

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

12 de Enero de 2018 16:59

 

Porto Belo, un día de ecoaventura paradisiaca

Coloridos barcos flotando armónicamente se observan desde el puerto, playas privadas, una isla ecoturística y otros acervos culturales constituyen la ciudad de Porto Belo, Brasil, una atractiva opción para las vacaciones.

Porto Belo, está ubicada a 1.300 km de Asunción, es una ciudad sencilla con mayor cantidad de atractivos naturales que edificios. El principal objetivo de las autoridades de esta localidad es que sea conocida por su naturaleza y las costumbres de los pescadores.

Aquí viven unas 19.000 personas, según el último censo del 2010 y anualmente en temporada alta (entre diciembre y febrero) recibe cerca de 300.000 turistas. Los aeropuertos más cercanos son el de Navegantes a 60 km y Florianópolis a 66 km.

Uno de sus atractivos culturales es la iglesia Señor Jesús, construida en 1814. El guía Gilson Sava relata, mientras avanza el minibus en las primeras horas de la mañana, que la iglesia girada hacia el mar en todas las ciudades eran como fuertes de protección contra la invasión pirata, por lo cual sus paredes tienen un metro de grosor y están compuestas de aceite de ballena, caracoles y arena de la playa. El diseño la iglesia Señor Jesús es muy similar a las iglesias del interior del Paraguay solo que su consistencia es diferente.

Esta ciudad brasileña no tiene industrias y además de la pesca, su principal ingreso económico se basa en el turismo. En ese plan, un lugar ideal para ir a pasar el día es la Isla de Porto Belo, para lo cual hay que atravesar el puerto principal, allí se pueden observar varios barquitos coloridos alegrando la vista. El costo del traslado es de 18 reales por persona.

La isla

El paseo es tranquilo y lo complementa la hermosa vista. Ya al llegar dan la bienvenida un pequeño desembarcadero de madera y un conglomerado de piedras grandes. Frondosos árboles y su gran vegetación decoran la isla, que en la entrada misma tiene un puesto de ventas de boletos para hacer diversas actividades, incluyendo deportes náuticos.

Una de las más preciadas por los guías es el senderismo ecológico de 1300 metros, cuya duración es de aproximadamente una hora. La altura máxima es de 74 m y el ancho del camino como de 1 m. Dentro del itinerario se encuentra un corto desvío para ver las sencillas inscripciones rupestres.

Estos grabados se encuentran en la llamada roca de la cruz, ya que los bocetos parecen indicar la forma de palmeras o el esqueleto de un pez y por lo antiguas que son, le han dado un gran valor histórico y lo convirtieron en el símbolo del lugar.

Cuenta la leyenda popular que los jesuitas llegaron hasta esa isla y enterraron un ángel de oro, razón por la cual durante tiempos pasados han roto fragmentos de la roca, que tiene las inscripciones rupestres, para tratar de sacar “el tesoro”. Pero luego dicha incursión ha sido prohibida por los cuidadores.

El ecoturismo ha iniciado hace 20 años en esta isla privada y desde siete, han dejado de vender cigarrillos, teniendo en cuenta que las cerillas son tiradas en cualquier parte y luego terminan en el mar ocasionando daños a los animales marinos, pero de igual manera hay basureritos en todo el perímetro, para que los fumadores que lleven sus propias cajitas no tiren en cualquier parte los residuos, esto incluye a cualquier tipo de desecho.

Por ese mismo motivo han suspendido la utilización de las pajitas para los tragos, porque estas son confundidas por las tortugas con su alimento y terminan lastimándose o muriendo a causa de que se quedan trabadas en su organismo.

Con el tiempo han montado un museo con todo lo que encontraron en la isla de las primeras generaciones que lo habitaron, así como ollas y varios otros utensilios caseros de la época y los elementos para realizar fogatas, las que ahora tampoco se permiten para proteger el ambiente. En el sitio se pueden encontrar réplicas de esqueletos de animales y otros originales, también cómo quedaron los peces tras ser sorprendidos por la erupción volcánica.

Allí se pueden encontrar historietas para niños con educación ambiental sobre las consecuencias que crean las basuras en el fondo del mar y todo lo que nos rodea.

La jornada en la isla estuvo movida, luego de ver un espectáculo de familias enteras haciendo zumba enérgicamente al ritmo del instructor, se dio lugar al almuerzo en el único local con servicios gastronómicos con hermosa vista del mar. Allí hay opciones de frutos del mar, caldo de pescado, mariscos y pan de harina de mandioca.

Posteriormente, ya pasado el mediodía, el senderismo se llevó el aliento de más de uno de los aventureros en medio de los añosos árboles y la frescura de la flora inversa en los alrededores con bromelias y orquídeas, sumadas a los escalones y las piedras que en el trayecto se hacían más empinadas, pues en el punto más alto hay un mirador con vista del perímetro.

Los vegetales mencionados son de la selva tropical de la mata atlántica, bioma que abarcaba Paraguay, Argentina, Uruguay y Brasil, de la cual solo resta un 7% del total que existía, según la información proporcionada por los asesores turísticos de la zona. Por varios motivos de conversación, este sitio paradisiaco solo se abre a un número específico de público desde diciembre a marzo.

 

Praia do Estaleiro

Con la curiosidad de conocer la Praia do Estaleiro, cuya traducción es castellano significa Playa del Astillero, luego de retornar de la isla en un pequeño barco, el minibus trasladó a la tripulación por un trayecto angosto, a unos kilómetros del Puerto, para conocer el afamado lugar. Por error, el grupo sorteó un extraño sendero empinado cuesta abajo, el calor se volvía intenso y el mar cada vez más cerca, pero sin arena blanca visible, el sendero estaba marcado vagamente por el paso anterior de visitantes.

Así, con el objetivo fijo de llegar al final del trayecto, los turistas hallaron un muelle, cuyas hermosas aguas ofrecieron un escenario seductor: pescadores ejerciendo su oficio al final de la estructura de madera, agua celeste de gran esplendor y piedras que dieron un toque complementario a tan sencillo y rústico pero atractivo panorama.

Luego de cambiar el aire de los pulmones y lograr satisfacer la vista, el minibus recargado de pasajeros retrocedió unos metros hasta una posada sin nombre visible, donde había un cartel que mencionaba el nombre de la playa, solo un poco antes del muelle escondido, se encontraba la verdadera entrada a la playa.

 

Piedras grandes y una rústica hamaca hecha de neumático son los primero que se divisa al ingresar al área de una de las playas más lindas de todo el trayecto, ideal para el baño por sus aguas notablemente transparentes y su temperatura templada, complementada con sus movidas olas.

Al final del día el destino fijado fue el restaurante Indaia, ubicado en Itapema, a solo 15 km de Porto Belo. Una opción ideal para las personas que tengan un gusto exquisito y busquen un lugar agradable para una velada romántica, por ejemplo. Este elegante local tiene una vista panorámica de la ciudad y blindex a lo largo del espacio que deja contemplar el paisaje mientras la gente disfruta de la comida.

Los precios rondan entre 79,90 y 100 reales por persona, la temática consiste en parrillitas y todo tipo de carnes crudas que los comensales van lanzando al fuego y las van dorando a gusto para ir saboreándolas, además de las salsas y otros condimentos.

La música en vivo, tranquila y melodiosa se pudo disfrutar a través de un curioso violín que despedía brillos multicolores en la baja y romántica luz del lugar, mientras sonaban canciones al estilo The Piano Guys, para concluir una jornada aventurera entre Itapema y Porto Belo, ciudad para la cual sin duda necesita más de un día para disfrutar a pleno de sus atractivos naturales.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo