• HOY

    19°
    MIN
    26°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • Miercoles 27

    17°
    MIN
    26°
    MAX
     

    cielo claro

  • Jueves 28

    17°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 29

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 30

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 31

    24°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.980

    venta
    G. 6.200

  • EURO 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 7.080

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.630

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

07 de Febrero de 2013 08:41

 

Perfil de Oscar: Christoph Waltz (Django Sin Cadenas)

Desde su gran salto a la fama en 2009, la reputación de este actor austríaco se ha disparado, y de la mano de Quentin Tarantino busca su segundo premio Oscar.

Christoph Waltz en "Django Sin Cadenas"

Christoph Waltz en "Django Sin Cadenas" / MSN.com

Luego de interpretar a un inolvidable coronel nazi en el filme de Quentin Tarantino “Bastardos Sin Gloria”, el austríaco Christoph Waltz se convirtió en una figura altamente cotizada en Hollywood, participando en éxitos de taquilla y aclamados filmes independientes. Este año, gracias a su nueva colaboración con Tarantino, vuelve a estar en carrera por el Oscar.

Christoph Waltz nació el 4 de octubre de 1955, en Viena, capital de Austria, hijo del alemán Johannes Waltz y la austríaca Elisabeth Urbancic, que trabajaban en el cine como diseñador de sets y de vestuarios, respectivamente. Ciertamente se puede decir que nació con la actuación en la sangre: sus abuelos maternales eran conocidos actores de teatro.

Su formación actoral la recibió en el prestigioso Seminario Max Reinhardt de Viena y posteriormente en Nueva York (Estados Unidos), en el Instituto de Cine y Teatro Lee Strasberg. A su regreso a Viena inició una exitosa carrera teatral.

En el año 1981, Waltz debutó en televisión en la serie policial y cómica alemana “Parole Chicago”, interpretando a un inepto criminal en la Berlín de los año '20. Su primer rol de cine fue con la película de fantasía de 1982 “Feuer und Schwert”, una adaptación de la leyenda de “Tristán e Isolda” que fue muy bien recibida por la crítica.

En los años siguientes seguiría alternando películas como “Richard und Cosima” (1986) -interpretando al filósofo Friedrich Nietzsche-, telefilmes como “Catherine the Great” (1995), con Catherine Zeta-Jones; y exitosas series televisivas alemanas.

Desde el año 2000 volvería a participar en filmes con grandes estrellas, como el thriller de ese año “Ordinary Decent Criminal”, con Kevin Spacey y Colin Farrell, además de mantener una presencia constante en películas, miniseries y shows de televisión alemanes.

Su gran salto no llegaría sino hasta 2009. El aclamado cineasta estadounidense Quentin Tarantino, famoso por recordadas películas como “Perros de la Calle” (1991), “Pulp Fiction” (1993) o las dos “Kill Bill” (2004) tenía en mente una película sobre la Segunda Guerra Mundial desde 1998, pero nunca había llegado a concretarla. Finalmente, luego de culminar el rodaje de su filme de 2007 “A Prueba de Muerte”, puso manos a la obra con “Bastardos Sin Gloria”.

Un personaje clave en el guión que había confeccionado Tarantino es el del coronel de la SS nazi Hans Landa, un avesado detective encargado de cazar a judios escondidos en la Francia ocupada; el papel requería que el actor que lo interpretara pueda hablar de manera fluída inglés, alemán, francés e italiano.

Primeramente, Tarantino pensó en Leonardo DiCaprio para el papel, pero decidió finalmente que quería a un actor de auténtica ascendencia alemana y de mayor edad. Tan importante era el rol que Tarantino dijo que encontrar a Waltz fue lo que hizo posible la realización del filme, ya que había temido que el papel de Landa, un personaje a la vez cortés, inteligente y violento, sea “imposible de actuar” hasta dar con el austríaco.

El filme, cuyo argumento sigue a un grupo de soldados judíos estadounidenses empleando tácticas de guerrilla para intimidar a los nazis, y a una joven judía francesa que escapa de la masacre de su familia y acaba siendo la dueña de un cine en París, se estrenó en el Festival de Cannes de 2009, compitiendo por la Palma de Oro, y recibiendo aplausos en la misma medida que generó polémica por su argumento, extrema violencia y ciertos giros argumentales específicos.

En lo que casi todos los que habían visto el filme coincidían, sin embargo, era en que Waltz se robaba la película con su interpretación de Landa. La ovación de pie al filme en Cannes duró once minutos. Al final del festival, el austríaco recibió el premio al Mejor Actor del festival, y los rumores de Oscar comenzaban.

Y efectivamente, luego de arrasar en la temporada de premiaciones con un Globo de Oro y un premio del Sindicato de Actores, entre otros, Waltz fue nominado al Oscar al Mejor actor de Reparto, finalmente ganado la codiciada estatuilla.

Ese rol le abrió las puertas de Hollywood al actor. Luego de “Bastardos” se puso a las órdenes del aclamado cineasta francés Michel Gondry en su adaptación de la clásica serie de televisión “El Avispón Verde”. En esa película de acción, Waltz interpretaba al mafioso ruso Benjamin Chudnofsky, el objetivo del héroe de la película (interpretado por Seth Rogen). El filme fue un éxito en taquilla a pesar de un muy frío recibimiento de la crítica.

Luego participaría de otro éxito de taquilla, el filme romántico de época “Agua Para Elefantes”, protagonizado por Robert Pattinson y Reese Witherspoon. En la película de Francis Lawrence, Waltz interpretó al cruel dueño de un circo itinerante en los Estados Unidos de los años '30. Además, participó de la adaptación de Paul W.S. Anderson de “Los Tres Mosqueteros”, reimaginado como un filme de acción y fantasía en el que el austríaco interpretaba al malvado cardenal Richelieu.

Finalmente, ese mismo año participó, junto a Kate Winslet, John C. Reilly y Jodie Foster, de “Un Dios Salvaje”, una comedia dramática dirigida por el legendario cineasta polaco Roman Polanski, sobre el conflicto entre dos parejas casadas a partir de una pelea entre sus hijos. La actuación de Waltz recibió numerosos galardones.

Finalmente, fue llamado de nuevo por Quentin Tarantino, quien había escrito un personaje específicamente para él en su neva película, el western “Django Sin Cadenas”. El papel era el del cazarrecompensas alemán King Schultz, quien libera al protagonista del filme -el esclavo Django, interpretado por Jamie Foxx- y lo emplea como compañero, ofreciéndole un trato: a cambio de su ayuda, él le ayudará a encontrar a su esposa, vendida a una plantación del sur estadounidense. El papel le valió a Waltz una lesión en la pelvis, ocurrida en un accidente de entrenamiento previo al rodaje.

El filme fue recibido con la misma aclamación y polémica que “Bastardos”, y de nuevo los elogios para Waltz son casi unánimes; el actor ya conquistó de nuevo el Globo de Oro, y se perfila como uno de los candidatos más serios al premio de la Academia al Mejor actor de reparto.

 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo