02 de Noviembre de 2017 12:46

 

Putin no quiere saber nada de la Revolución Bolchevique

Por EFE

MOSCÚ. Aunque considera que la caída de la URSS es “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”, el líder ruso, Vladímir Putin, no quiere ni oír hablar del centenario de la Revolución Bolchevique, por temor a provocar nuevas divisiones entre los rusos.

“¿Y por qué habría que festejarlo? El Kremlin no tiene previsto ningún acto al respecto”, dijo a la prensa Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin, sobre un aniversario que tendrá lugar el 7 de noviembre.

Ni festejos, ni discursos ni recepciones: el centenario de la Revolución Bolchevique ha sido ignorado completamente por el Kremlin desde que Putin ordenara a finales de 2016 conmemorar dicho acontecimiento.

“En 1991 tuvo lugar una revolución burguesa de tipo occidental. Por eso, el actual Gobierno liberal de Putin se comporta como tal. Es lógico que no festejen al aniversario, ya que iría en contra de sus principios”, comentó a Efe el conocido escritor Zajar Prilepin.

El propio Putin apenas ha hecho este año escuetas referencias al hecho con llamamientos a no “arrastrar hasta nuestros días las divisiones, los odios, las afrentas y la crueldad del pasado”.

“¿Acaso no era posible progresar no por medio de una revolución, sino a través de una evolución?”, dijo recientemente.

Acusó a los bolcheviques de destruir el Estado y arruinar la vida de millones de personas, aunque agregó que la revolución también tuvo consecuencias “positivas” -pues animó a otros países a luchar por la “justicia social”- y que sus resultados son “ambiguos”.

Es la misma postura que ha mantenido durante años con respecto a los insistentes llamamientos a retirar la momia y el mausoleo de Lenin de la plaza Roja, al argumentar que es un tema que puede provocar una escisión en la sociedad.

Esto ha indignado especialmente a los comunistas rusos, que han convocado una gran manifestación para el 7 de noviembre, a la que acudirán miembros de partidos comunistas de todo el mundo.

“Los burgueses no quieren recordar cuándo fueron derrocados y sus propiedades fueron expropiadas. Lo ven como algo peligroso, ya que hablar de ellos es inducir a la gente a interesarse por las causas de la revolución”, comentó a Efe Nikolái Leónov, ex subdirector del KGB -la policía política soviética- y simpatizante comunista.

Probablemente, los nostálgicos del antiguo régimen soviético serán los únicos que salgan a la calle en el centenario, aunque entre los rusos sí había un genuino interés en retrotraerse a esos tiempos, aunque sea con libros y exposiciones.

La postura oficial quedó al descubierto cuando la exposición sobre Lenin, que incluía objetos personales y documentos nunca antes vistos por el público, fue mostrada en la sede de los archivos estatales y no en el pabellón de exposiciones frente al Kremlin.

Y es que, según las encuestas, los rusos están divididos casi a partes iguales en su valoración de la revolución, ya que un 23% la condenan y otro 22% la aprueban; mientras un 39% la consideran inevitable y un 42% piensan todo lo contrario.

Los historiadores consideran que, en realidad, el Kremlin no tiene una postura oficial definida sobre el pasado soviético en su conjunto.

“No puede elogiarlo, pero tampoco condenarlo. Es una revolución que cambió la historia moderna, pero las autoridades no quieren participar en el debate”, asegura Nikita Petrov, historiador de la organización de derechos humanos Memorial.

El Kremlin opina que si condena el régimen soviético como algo “criminal”, como hicieron los alemanes con el nazismo, sería como “tachar 70 años de historia común”.

“A lo máximo que ha llegado Putin es a criticar a Lenin, pero siempre en comentarios informales, no en discursos oficiales. El argumento es que no se puede caldear el ambiente y desestabilizar. En resumen, la postura del avestruz”, dijo.

Por eso, el Kremlin se ha marginado de la celebración del centenario, aunque a veces un gesto vale más que mil palabras y Putin inauguró este lunes en la Avenida Sájarov de Moscú un monumento dedicado a las víctimas de las represiones estalinistas.

Según los analistas, Putin y el Kremlin siempre han estado interesados en hacer hincapié en otro hecho histórico, el Día de la Victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, ya que es un evento que une a todos los rusos, independientemente de sus ideas políticas, no como la revolución.

Putin insiste en que los cambios bruscos y las terapias de choque no traen nada bueno, y teme más que nada el estallido de una revolución democrática patrocinada por su enemigos occidentales, a imagen y semejanza de lo ocurrido en Ucrania.

Para más inri, el aniversario coincidirá con el comienzo de los preparativos de las elecciones presidenciales de marzo de 2018, en las que el jefe del Kremlin se presentará a la reelección, según todos los pronósticos.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo