10 de Setiembre de 2017 01:30

 

La paciencia se acabó, pero...

Por designio de Dios tengo una naturaleza humana que me permite y obliga a pregonar y predicar la “tolerancia” y tratar de practicar, siempre, la búsqueda de “la conciliación ante un conflicto” entre los demás o mi entorno. Pero “la paciencia se acabó…”. 

Ante los reiterados secuestros de personas que son hechos “deleznables, inhumanos y reprochables” suscitados en el seno de la familia paraguaya (preferentemente humilde y pobre; esto no tiene sentido), llamativamente, ante la pasiva mirada, hasta si quiere casi “cómplice” de los gobernantes, por la actitud que raya la inoperancia. 

Está ya colmada la paciencia de “Juan Pueblo”, llegando al extremo (obligado) a “perder la confianza” hacia los que fueron votados para gobernar y mejorar este país. Esto es un “secreto a voces”. Además lo que estoy manifestando no son inventos míos son temas de todos los días en todos los medios de difusión de la República, a excepción de aquellos que pertenecen a algunos que, seguramente, se benefician o reciben alguna compensación de este “negociado”, que fácilmente podría caer dentro de la figura jurídica de “tráfico humano”, entre otras tantas bien definidas para iniciar un proceso y solucionar de una vez por todas este problema que mantiene en vilo a todo el país, no solo a la zona norte. 

Juan Pueblo ya llega a desconfiar que detrás de toda esta cuestión de “secuestros extorsivos” realizados por un grupo de inadaptados sociales hay un negociado entre los mismos y unos cuantos políticos, algunos enquistados en el parlamento, otros son “personeros del gobierno”, sustentados económicamente, según comentarios, por los secuestradores, seguramente con una parte del fruto del “negocio”, especulando con la vida de la víctima. Creo que esta actividad está criminalizada y tipificada en la Constitución Nacional y las leyes.

Señor Presidente, no le parece que los “secuestros” mancillan su nombre y a su gobierno, más todavía que Usted prometió que este “grupo” no le iba a “marcar el rumbo” a su gobierno… Sin embargo, estamos como estamos; y por si fuera poco, estamos en un momento “preelectoral” que exige “lo mejor” de parte suya como de cualquier otro candidato. ¿Qué les dirán a los pobladores del lugar de los secuestrados? 

La Fuerza de Tarea Conjunta, que obtuvo un millonario aumento presupuestario y ¿para qué? Cualquier niño que ve esas películas, que no son ficciones, sabe que un grupo de élite puede combatir y terminar con este grupo; máximo con 30 o 50 soldados y oficiales profesionales que tenemos. Las “tanquetas” y los uniformados andan por las periferias de la ciudad, por las rutas asfaltadas o campos abiertos; en el monte está la cuestión, y hay logística de combate sofisticada para detectar incluso “lo indetectable”. Por todo esto la paciencia se acabó pero es el Paraguay que amamos, y queremos que mejore. Es mi opinión como norteño, justo del lugar más castigado por este “maligno azote”.

Heraldo Rojas

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo