• HOY

    15°
    MIN
    24°
    MAX
     

    nubes

  • Lunes 17

    15°
    MIN
    27°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Martes 18

    16°
    MIN
    26°
    MAX
     

    algo de nubes

  • Miercoles 19

    11°
    MIN
    19°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 20


    MIN
    21°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 21

    16°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.150

  • EURO 

    compra
    G. 6.700

    venta
    G. 7.200

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.320

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

13 de Noviembre de 2012 00:00

 

La edad del abandono

Por Elvio Díaz Valinotti

Llegar a la tercera edad para muchos paraguayos es sinónimo de abandono e ingratitud. Esta realidad se percibe principalmente en los hogares de ancianos, donde las visitas son esporádicas y las carencias de afecto y medicinas son una constante.

/ ABC Color

Idealmente, la vejez debe constituirse en una etapa de satisfacción y plenitud, sin embargo la realidad es distinta para muchos adultos mayores que diariamente deben lidiar con la falta de humanidad de sus propios familiares.

En Paraguay, unos 488.672 personas tienen 60 años de edad o más, de acuerdo a los registros correspondientes al 2010 de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos.

La cifra representa el 7% de la población total y se tiene previsto que este sector se extienda aún más en los próximos años.

Muchas ancianos en el país se enfrentan ante un panorama incierto, ante la falta de seguro social y apoyo por parte de sus propios hijos.

Esta realidad se percibe de inmediato al ingresar al Hogar de Ancianos “Santo Domingo”, ubicado sobre Sacramento casi Lombardo, frente al Hospital Central del IPS.

Se trata de personas que no encontraron un espacio en el seno familiar, por lo que debieron ser rescatadas por el Estado.

Varios de los residentes poseen familiares, que a veces no solo los consideran un estorbo, sino que ni siquiera se dignan en visitarlos periódicamente.

En el lugar, los abuelos que pueden intentan disipar la soledad entre rondas de tereré, músicas y conversaciones.

Muchos sin embargo deben resignarse a permanecer en cama, debido a afecciones propias de la edad, como secuelas de accidentes cerebrovasculares, diabetes y reumatismos.

Aunque la alimentación está cubierta, los ancianos sufren necesidades de medicamentos, entretenimiento y afecto.

 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo