03 de Junio de 2013 19:00

Huesos que buscan paz

Por Juan Cálcena Ramírez

Dicen que los muertos siempre buscan la paz. Los asesinados durante el régimen de Alfredo Stroessner no la encuentran. Tampoco sus familiares. La lucha continúa para cientos de personas que a pesar de todo, no pierden las esperanzas.

A mediados de los años ochenta, el antropólogo forense Clyde Snow ayudó –con iniciativa de las Abuelas de Plaza de Mayo– a crear el Equipo Argentino de Antropología Forense. Treinta años atrás, Snow “fumaba como un cosaco” y se dedicaba a reclutar jóvenes argentinos para ayudar a identificar restos de fallecidos durante la dictadura argentina (1976-1986), dice Leila Guerriero en un magnífico reportaje llamado “El rastro en los huesos”.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se dedica hoy a ayudar a identificar restos óseos en diferentes partes del mundo, incluido Paraguay. Días atrás, el doctor Rogelio Goiburú –hijo del desaparecido Agustín Goiburú– presentó al antropólogo Miguel Nieva y al genetista Carlos Vullo, del EAAF como miembros del equipo que ayudará a identificar los 23 restos encontrados hasta el día de hoy, todos de desaparecidos durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

El 17 de mayo de 2013, el Ministerio de Hacienda liberó US$ 130.000 dólares necesarios para ayudar a identificar algunos de los restos. El promedio de cada ‘identificación’ es de US$ 6.500. La cifra es insignificante comparada a los gastos que hace el Estado en la reparación e indemnización histórica con las víctimas de la dictadura. El presupuesto liberado es claramente insuficiente para ayudar a encontrar otros restos.

Goiburú es hoy director de Reparación y Memoria Histórica. Él encabeza el equipo que tiene la misión de conseguir material genético de los huesos humanos encontrados, de la sangre de los familiares de los desaparecidos y la dura misión de elaborar un perfil genético de la población paraguaya.

De los 23 restos, ya se elaboró el perfil genético de tres y la identificación estará disponible una vez que se coteje con los datos de los supuestos familiares. La extracción de la sangre a estas personas se hará en locales públicos con materiales especiales. Los argentinos mostrarán a las autoridades paraguayas cómo se realiza este proceso. El material se envía a Estados Unidos y Argentina y los resultados se tendrán en dos o tres meses. Los resultados se publican luego en una revista especializada.

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

Reportar error

Enviar a un amigo