03 de Abril de 2015 08:02

 

Aquel Viernes Santo

Por Aníbal Modesto Velázqquez

Los niños no debían correr; escupir en el suelo “era escupir en el rostro de Jesús”. Tampoco se debía gritar. Por la mañana, el silencio era total en los hogares y ni que decir en las calles. Así era el Vienes Santo de hace 30 a 40 años atrás.

Algunos practicaban el ayuno, otros comían modestamente la chipa guardada del Miércoles Santo. Ya al mediodía, la gente se dirigía a los templos para participar del Vía crucis. En las puertas estaban los hermanos, quienes con una cruz en la mano, vigilaban y ponían orden.

Si algún niño osaba corretear, sus padres recibían la reprimenda. En el interior del templo, las imágenes estaban envueltas con un manto lila. Así estarán hasta antes la vigilia pascual. En el templo se meditaban además las siete palabras y luego se participaba de la Liturgia de la Pasión.

Hoy, Asunción amaneció desierta y tranquila. Pocas personas caminan por sus calles, como si fuera una ciudad abandonada, pero con el correr de la horas, esto irá cambiando. Los creyentes iniciarán el recorrido de las 7 iglesias. En la primera iglesia se recuerda a Jesús en el Huerto. En la segunda, Jesús en la casa de Anás. En la tercera, en la casa de Caifás. En la cuarta Iglesia, en la casa de Pilatos. En la quinta iglesia se medita: Jesús en casa de Herodes. En la sexta, de nuevo en casa de Pilato. Y en la séptima séptima iglesia, en el santo sepulcro.

Es casi como un Viernes Santo de antaño, cuando la Semana Santa estaba exenta de ruidos. Una Semana Santa que se pasaba en familia, para luego ir a rezar.

Es el único día del año en que no hay misa, pero se podrá comulgar con la hostia consagrada la noche anterior. Entrada la noche, los templos cerrarán para luego abrir de nuevo mañana, Sábado Santo, día que -según la tradición cristiana- es de preparación para la Vigilia Pascual, que convocará a los fieles para la proclamación del gran anunció de la Resurrección de Cristo.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

  • JUEGO DE BARAJAS, YA KA`U JAGÜANTE y el CINEMATÓGRAFO. Si bien es cierto que las semanas santas de antaño se caracterizaban por el silencio, el asueto, no hacer ningún trabajo, ni esfuerzo físico, ni deportivo, etc. tenía sus excepciones y una de ellas era la INGESTA de bebidas alcohólicas en demasía acompañado de un buen juego de TRUCO, BOJO o MAKA`I.

    cosmebaez 03 Abril 2015, 12:42:22 

  • Recordemos que las radios no emitían su programación habitual y las pocas que sí, se limitaban a músicas sacras, los locales comerciales estaban cerrados, ni siquiera los gastronómicos, con la, prácticamente, única excepción del CINE. En estos locales comenzaban su programación a eso de las 08,00 de la mañana e iban hasta las 24,00, sin descanso y la gente realizaba colas, por horas, para ingresar.

    cosmebaez 03 Abril 2015, 12:41:59 

  • En el interior, en muchos sitios que no contaban con cines propios, entonces improvisaban los conocidos como AMBULANTES, que consistía en llevar un proyector a un club deportivo, en el patio de la escuela o de la misma Iglesia, y proyectaban las imágenes sobre algunas sábanas que eran desplegadas a modo de pantallas. La programación, por supuesto, tenía que ver con la “PASIÓN, MUERTE Y RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO”, entre otros temas épicas de aquel entonces. Eso explica el porqué BEN HUR sabe sobre la Semana Santa.

    cosmebaez 03 Abril 2015, 12:41:44 

  • Anécdota. Uno de los empresarios de cine ambulante cuenta que el salón parroquial estaba lleno de espectadores y él hacía de operador del cinematógrafo. Hasta que un murmullo llamó su atención, por lo cual tuvo que dejar un momento su máquina para inspeccionar el motivo de tal ruido. El instante era cumbre pues acababan de crucificarlo a “NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO” y el “buen ladrón” expresaba su parlamento. Oteo y se percató que un grupo de señoras estaban orando en forma de murmullo el consabido rosario, este rumor fue in crescendo llegando al paroxismo, el griterío se extendió a todos los presentes en el ínterin la lanza del soldado romano se insertaba en las costillas de NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

    cosmebaez 03 Abril 2015, 12:41:23 

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo