15 de Agosto de 2014 00:00

 

Campañas sanitarias del nuevo gobierno

El gobierno de Horacio Cartes asumió en un momento de complejidad en lo que respecta a la salud pública, tanto por cuestiones sanitarias como por la imagen de la salud pública, salpicada por diversas irregularidades en instituciones sanitarias.

El Ministerio de Salud enfocó sus esfuerzos en hacer frente al dengue, enfermedad que venía castigando al país desde aproximadamente cinco años antes de la asunción del nuevo gobierno y la alerta se mantiene durante el presente año, teniendo en cuenta factores como lluvias e inundaciones.

Como primera medida se dispuso potenciar la vigilancia, según comentó la doctora Águeda Cabello, directora de Vigilancia de la Salud. “Trabajamos en la división de mapas de riesgo y en el establecimiento de las zonas de mayores casos para el bloqueo concéntrico, con lo cual llegamos a controlar en 2014 un total de 88 brotes de dengue”, expresó la médica a ABC Color.

Según la profesional el 2014 trajo cierta tranquilidad en lo que refiere al avance de la enfermedad, si se tiene en cuenta la epidemia de años anteriores que tuvo un alcance nacional, esto posibilitó la reducción de la mortalidad hasta un 92% y la morbilidad en un 80% a causa de esta enfermedad.

En lo que va del presente año unas 13 personas fallecieron a causa del dengue, según estimaciones de la dirección a su cargo, en comparación a más de 150 fallecidos durante el gobierno anterior. No obstante hay un estado interepidémico, con un control de distritos para detectar un posible incremento de casos para la intervención inmediata.

No solo el dengue ha sido un desafío para la salud pública durante el nuevo gobierno, también tuvo que enfrentar crisis como la ocurrida con el dextrometorfano que ocasionó cerca de 70 personas intoxicadas y una menor fallecida oriunda del departamento de Concepción. Sobre este punto sostuvo que la rápida intervención fue clave para evitar mayores perjuicios, a través del inmediato retiro del del medicamento causante de la intoxicación.

En julio de 2014, se encendió otra alarma sanitaria con la aparición de un virus con similitudes al dengue tanto por síntomas como por el agente transmisor. Se trata de la fiebre chikunguña, proveniente de Centroamérica, de hecho uno de los casos detectados fue en una persona que estuvo en República Dominicana. “Estamos en una fase de preparación del plan de respuesta a un eventual ingreso del virus a nuestro país, yo creo que es importante porque son medidas preventivas”.

Según la médica aún queda por fortalecer la vigilancia, “aumentando la cantidad de epidemiólogos, mejorando la capacitación de los recursos humanos con lo que contamos, estamos integrando algunas vigilancias con los servicios de salud, pero aún es algo pendiente, estamos tratando de que nuestra notificación sea lo más temprana posible, ahora queremos sacar un manual de vigilancia donde cada servicio de epidemiología tenga su manual de seguimiento ante un evento determinado, también estamos trabajando en un plan de respuesta global ante emergencias y desastres, para no armar un plan específico para cada evento”.

Si bien ha incrementado las unidades notificadoras en el país en los últimos 11 años, pero la cuenta pendiente la tiene el sector privado que todavía no trabaja en la notificación activa de enfermedades. Cabello reconoció además que a medida de que vaya incrementando la capacidad de servicios sanitarios en el sector público, se hace indispensable contar con mayor presupuesto para dar respuesta a los eventos.

“Si nos ponemos a mirar en este momento tenemos el dengue que implica investigación, notificación, detección de casos, ahora se agrega chikunguña, tenemos el tema de la inundación que requiere un mayor fortalecimiento de la salud, incluyendo vigilancia y otros eventos como el ébola, con la globalización estamos expuestos a múltiples agentes que pueden afectarnos y por eso tenemos que tener más recursos”.

Cuestiones pendientes

El propio ministro Antonio Barrios asumió desde el inicio de su gestión tuvo que enfrentar este inconveniente que trae aparejado el atraso en el pago de salarios, la falta de medicamentos, en el primer punto adujo que se pudo paliar en un 95% lo que estríctamente corresponde a salarios, pero quedan pendientes gratificaciones, es por eso que pidió mayor consideración al ministerio de Hacienda en lo que respecta al presupuesto para salud.

También agradeció a las farmacéuticas que a pesar de los atrasos siguieron presentándose a las licitaciones, como un factor clave para que el faltante de medicamentos no se acentúe y el suministro esté garantizado al menos por los próximos dos años. Tengo una deficiencia en infraestructura tremenda, falta de mantenimiento, equipos que tengo que renovar. Ahora vamos a reprogramar un dinero que ya nos dieron para poder comprar equipos”, acotó.

 

 

 

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo