18 de Febrero de 2016 15:46

 

Diabéticos y bebidas alcohólicas

La Dra. Daisy Arguello, diabetóloga, recomienda reducir el consumo de bebidas alcohólicas a uno o dos vasos, alternándolos con una bebida sin azúcar. Respecto a las bebidas energizantes, la especialista desaconseja su ingesta.

Paraguay es cuarto en el ranking sudamericano de consumo de alcohol con 8,4 litros por persona anualmente. Las últimas investigaciones reveladas por la Asociación Americana de Diabetes (ADA), afirman que consumir alcohol moderadamente no perjudicará el control de la glucosa en la sangre. “Las personas con diabetes deben seguir las mismas pautas que las que no tienen diabetes si optan por beber; las mujeres no deben tomar más de un trago al día o dos en el caso de los hombres”, sostuvo Arguello, quien recordó que el 10% de la población del país es diabética.

“Los diabéticos deben disfrutar una vida normal, lo cual incluye asistir a fiestas y enfrentarse a estas bebidas, por lo que deben conocer los riesgos de su ingesta”, manifestó. El alcohol se absorbe en el hígado e impide la transformación de glucógeno en glucosa, principal fuente de energía del organismo. “El mayor riesgo del consumo excesivo en un diabético, sumado al ejercicio de bailar, es la hipoglucemia (el descenso de azúcar en sangre)”, indicó.

La especialista además recomienda medir la glucosa antes de tomar para asegurarse de tener niveles seguros y no beber con el estómago vacío. El trago debe consumirse lentamente alternando con una bebida sin calorías como agua o gaseosa de dieta para mantenerse hidratado. “Se sugiere una cerveza light o vino con agua mineral en vez de las cervezas espesas que pueden tener el doble de alcohol”, explicó.

Ingesta de energizantes

Estudios recientes han descubierto además que los verdaderos impulsores de las bebidas energizantes son la cafeína y el azúcar.

Por lo general, las bebidas energéticas no son recomendables para personas con diabetes porque elevan la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Un paciente con diabetes tiene mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y con la adicción de una bebida energizante se podría agravar ese riesgo, además de causar insomnio, deshidratación y mareos, manifestó la endocrinóloga.

Beber un energizante regular puede aumentar rápidamente los niveles de azúcar en sangre, que después caerán del mismo modo ocasionando hipoglucemia y gran apetito. Por esto, lo aconsejable es elegir bebidas energizantes sin azúcar. Si lo que se busca es aumentar la energía sin causar daño, se puede modificar la dieta equilibrando hidratos de carbono, proteínas y grasa. El ejercicio también ayuda a dar un impulso, recalcó Arguello.

“Salida y diversión no deberían ir ligados obligatoriamente al consumo de alcohol. El consumo de bebidas alcohólicas de forma desordenada y abusiva se desaconseja a todo el mundo, pero las personas con diabetes deben tener mayor cuidado. Con información y responsabilidad es posible salir y disfrutar tanto como el resto de las personas”, finalizó la profesional.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo