Artículos por Etiquetas “Editorial de ABC Color”

  • 21-11-2017

    Infame gestión gubernamental en los últimos 70 años

    En una reunión proselitista realizada por el precandidato colorado cartista Santiago Peña en Moisés Bertoni, Caazapá, afirmó que “la agricultura familiar campesina está agonizando” y se preguntó “cómo se explica que un país que puede alimentar a 80 millones de personas en el mundo, no puede dar de comer a 360.000 paraguayos que hoy no pueden completar un plato de comida al día”. Cualquiera creería que tan certera constatación y la atinada interrogante provinieron de un opositor y no del ahijado político del presidente Horacio Cartes, quien en cuatro años de mandato no ha logrado, por lo visto, remediar esos males tan graves. La agonía de la agricultura familiar no se corresponde con la envidiable vitalidad de sus causantes, que tratan como sea de conservar el poder o retornar a él para perpetuar un estado de cosas que tanto les favorece. El ministro de Hacienda parece de pronto conmovido ante el drama cotidiano de tantos compatriotas, como si nada tuviera que ver con el latrocinio de los aduaneros bandidos o con los antecedentes del senador Óscar González Daher, con quienes se exhibe sin rubor. Debería saber que los funcionarios y los políticos de semejante calaña son los culpables de que tantos paraguayos no puedan “completar un plato de comida al día”.

  • 20-11-2017

    Estafa encubierta en el MOPC

    Según el MOPC, hasta el presente se han completado 1.174 km de rutas pavimentadas, lo que representa un aumento del 22 por ciento del patrimonio vial existente. Además, están en vías de construcción otros 1.481 km de rutas asfaltadas, las que una vez concluidas (ciertamente, no todas durante el actual gobierno) podrían representar el 50 por ciento de lo que existía al asumir Horacio Cartes la presidencia de la República. De hecho, este gobierno ha casi triplicado el presupuesto asignado a la cartera de Estado para la construcción de obras viales. Del total de bonos soberanos emitidos, de 2.880 millones de dólares, el 38 por ciento fue transferido al MOPC. Esto significa que esa cartera de Estado recibió desde el 2013 hasta agosto de este año 1.094 millones de dólares, siendo la repartición que más recursos obtuvo mediante el masivo endeudamiento del país. El ritmo de avance que en general presentan las obras viales actualmente en ejecución no indica que al término del periodo constitucional del presidente Cartes las mismas representen el 50 por ciento señalado. A lo sumo, lo ejecutado bajo su gobierno se situará en torno al 30 por ciento más de extensión de la red vial pavimentada que recibió como herencia.

  • 19-11-2017

    Ciudadanía anestesiada

    En los últimos días salió a la luz una serie de hechos indignantes, cuyo común denominador es un descarado tráfico de influencias, penado por la Ley N° 2523/04 con hasta cinco años de cárcel cuando apunta a obtener un dictamen o un fallo a favor por parte de un fiscal o de un juez. Pese a su enorme trascendencia, las revelaciones que cobraron estado público no despertaron la repulsa ciudadana que se merecen. Solo un par de entidades se pronunciaron sobre hechos puntuales, mientras otros sectores importantes de la sociedad civil guardan un inquietante silencio. Resulta alarmante que las graves informaciones recientes no hayan provocado en el país entero una reacción acorde a su importancia. Si a la sociedad civil le resulta indiferente este nauseabundo ambiente político, continuará en nuestro país rigiendo la ley del más fuerte, del más rico o del allegado más próximo a los que mandan. Una firme y perseverante reacción de la ciudadanía mediante manifestaciones de repudio en las calles y escraches a los bandidos e impresentables, allí donde se muestren, puede constituir el único antídoto contra este grave mal que carcome a nuestra sociedad.

  • 18-11-2017

    No se ve ni un manco

    Durante su campaña electoral, cuando todavía era candidato, el presidente Horacio Cartes propuso “que se le corten los brazos al que pide coima”. Ya como Primer Mandatario, reafirmó su compromiso de moralizar la administración pública diciendo: “Paren de robar (...). Si aparece un ladrón, ustedes van a ver que le vamos a cortar la mano, porque el dinero del pueblo seguirá siendo del pueblo”. Tras más de cuatro años en el cargo, la fábula del presidente Cartes se ha convertido en verdad de Perogrullo: lo que hace desde el Gobierno no coincide con lo que dice. Lejos de promover en la opinión pública una sensación de real interés en combatir la endémica corrupción que desde hace más de medio siglo corroe a la administración pública, más bien la ha apuntalado para tornarla más desembozada y dañina. Mientras en los países vecinos de la región y en otras partes del mundo soplan vientos de moralización pública con la vara de la Justicia en manos de fiscales y jueces con integridad moral y responsabilidad en el cumplimiento de sus cometidos, aquí en el Paraguay, en cambio, los Poderes del Estado fungen como amparo y reparo de la corrupción, activando el funcionamiento efectivo de sistemas diseñados para enriquecer a los poderosos.

  • 17-11-2017

    Criminal falta de interés en el río Pilcomayo

    Por fin, cuando ya se están anunciando lluvias en la alta cuenca del Pilcomayo y la próxima llegada de las primeras riadas, el MOPC adjudicó dos de los tres lotes de obras previstas para la limpieza y profundización del cauce del canal lado paraguayo, de forma que las aguas ingresen con fluidez a nuestro país. Desde hace tres años, el canal paraguayo no recibe suficiente agua, con las negativas consecuencias que ello trae aparejadas para los pobladores, la ganadería y la fauna de esa extensa zona. La dramática sequía que soporta la Región Occidental, sumada a la escasa cantidad de agua que ingresa a nuestro territorio, más la inaceptable negligencia de las autoridades, conforman la mezcla apropiada para que la situación se vaya tornando cada vez peor en esa parte del país. Desde hace tiempo, el peso de esta lamentable realidad lo viene soportando estoicamente uno de los sectores económicos más representativos de la región chaqueña, la ganadería, como también toda la biodiversidad existente en el lugar, y ni hablar de las comunidades indígenas de la zona. Sus responsables deben recibir las sanciones que correspondan a los funcionarios negligentes –por decir lo menos– para rescatar del abandono a una importante y rica región del país. 

  • 16-11-2017

    Indignante explotación de la pobreza y la ignorancia

    La diputada Perla de Vázquez, precandidata colorada a gobernadora de San Pedro, fue expulsada por los pobladores de un asentamiento por no haber cumplido con sus promesas anteriores de dotarles de casas, así como de un sistema de agua potable. Tal como expresó una vecina, la conducta de la repulsiva legisladora constituye una ofensa a la gente pobre, por querer aprovecharse de sus necesidades para obtener votos. Es bueno que los pobladores hayan defendido su dignidad y llamado la atención sobre la paradoja de que los políticos responsables de la pobreza y la ignorancia que atrofian a nuestro país traten de valerse de esas lacras para conservar o ampliar su poder. Sabedores de que las privaciones agudas pueden ser útiles para someter a quienes las sufren, esos políticos “chatarra” sin alma tratan de comprar conciencias distribuyendo o prometiendo donativos, muchas veces financiados con dinero público. Esta es una demostración más de que esta clase de políticos no tiene ningún interés en que la población eleve su educación ni su nivel de vida, para poder dominarla a gusto. Los mismos deben ser castigados con el voto y con el repudio público, allí donde aparezcan.

  • 15-11-2017

    Los partidos políticos se convirtieron en parásitos del pueblo

    En los últimos tres años, las ocho organizaciones políticas representadas en el Congreso recibieron de los contribuyentes, en concepto de aporte estatal, un total de 110.000 millones de guaraníes (casi 20 millones de dólares). Este descomunal monto, según la ley, debe destinarse a actividades específicas bien determinadas, pero de las que la ciudadanía no tiene la menor noticia. No es aventurado afirmar que casi un tercio del dinero público que va a parar a los partidos no es empleado para las actividades de formación, capacitación e investigación ordenadas por el Código Electoral, sino que se agrega a la suma destinada a mantener el aparato o termina en bolsillos privados. En efecto, mientras no se conozca el destino que se da al dinero de todos, la ciudadanía tiene derecho a presumir que una parte considerable –si no todo– del aporte estatal está siendo malversada. Dado lo poco o nada que hacen para cumplir con los fines que les indica la Constitución, los partidos resultan así unos onerosos parásitos. Juan Pueblo no tiene por qué seguir cargando con el financiamiento de unas entidades que solo sirven de trampolín para que muchos sinvergüenzas accedan a jugosos privilegios. 

Cargar más