Artículos por Etiquetas “POLILLA AZUL”

  • 10-11-2017

    Fue en octubre o sea noviembre

    SALAMANCA. La tan mentada revolución del 17 de octubre en realidad fue en noviembre y el pretendido equívoco se debe a la diferencia de calendarios utilizados. Así podemos tener dos recordaciones. Pues sea en un mes o en otro, este año se conmemora el centenario de una revolución que marcó toda la historia del siglo XX más con sus sombras que con sus luces. Es explicable que la historiadora rusa Mira Milosevich haya escrito en la revista española “Claves”: “La cuestión clave no es por qué se produjo el colapso del sistema soviético, sino cómo fue posible que perdurara más de setenta años”.

  • 06-10-2017

    No es patriotismo, sino decencia

    SALAMANCA. Las personas (y digo personas, porque quiero referirme tanto a mujeres como a varones, porque de haberlos los hay) que venden su cuerpo por dinero reciben un nombre muy despreciativo, si se quiere, hiriente. Quizá porque en muchas sectas cristianas de marcado tinte puritano el cuerpo es el origen de todos los males y pecados. Sin embargo, no sucede lo mismo con quienes venden su conciencia, aun cuando la conciencia ha sido y sigue siendo el origen de males mayores cuando lo que allí se incuba, perversamente, se convierte en una acción determinada. 

  • 15-09-2017

    Eso etéreo que llamamos país

    SALAMANCA. La persona (o personas) que autorizó la demolición de la casa quinta de fines del siglo XIX que se encontraba sobre la avenida Aviadores del Chaco casi Santa Teresa, debe ser procesada por destrucción del patrimonio cultural del país. Nadie puede alegar ignorancia de la ley para no cumplirla y, sobre todo, que quienes tienen a su cargo velar por el cumplimiento de ella, acepten tal excusa. Si así fuese, el día de mañana puedo ir a asaltar una joyería y al ser apresado alegar que yo no sabía que estaba prohibido y que como las joyas estaban allí, en el escaparate, tan al alcance de la mano, no me pareció mal llevármelas.

  • 09-04-2017

    De política y de poesía

    SALAMANCA. Con pocos días de diferencia, en dos partes distantes del planeta, han muerto dos personas excepcionales: el poeta ruso Yevgueni Yevtushenko, en Tulsa, Estados Unidos, donde se encontraba viviendo, y el politólogo italiano Giovanni Sartori, en Roma. A vuelo de pájaro, no tenían nada en común más que la ancianidad. El primero tenía 85 años y Sartori 93. Pero sí algo en común: el haber dedicado toda su vida y haber puesto todo su empeño, en hacer que el mundo fuera diferente. Creo, por eso, que habrá un antes y un después de la obra que dejaron.

  • 17-03-2017

    ¿Y los reconstructores?

    SALAMANCA. Los organismos internacionales nos van devolviendo, a buen ritmo, la realidad real en que vivimos. No es un mero recurso literario lo de “realidad-real”, sino una manera de distinguir la realidad objetivamente considerada y aquella otra en la que creemos vivir a través de la propaganda engañosa a la que nos tienen habituados nuestros gobernantes. El último chapuzón de realidad que nos tocó vivir fue a través de un informe del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y de la UNESCO (Organismo de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) que coloca a Paraguay en el último lugar de la región en materia de espacios educativos.

  • 24-06-2016

    La habitual ingratitud

    SALAMANCA. Cuando falleció Óscar Trinidad fuimos al cementerio, además de sus familiares, unos pocos amigos. Cuando íbamos saliendo ya, Livio Abramo se puso a mi lado y me dijo: “Cómo es posible que haya fallecido un hombre como Trinidad y la Universidad no haya enviado a algún representante que dijera unas palabras en el entierro. Nadie. ¡Qué triste es todo esto! Porque Trinidad fue un intelectual importante”. Óscar Trinidad se merecía un homenaje. Sin pertenecer a ninguno de los habituales grupos intelectuales, desarrolló un trabajo importante y aportó mucho al ambiente cultural. Ejerció la crítica de arte a través de un artículo semanal que aparecía en este mismo diario, “El ojo de la crítica”, creó una galería de arte cuando ellas no existían en nuestro medio y el cine-club “Tajy” que funcionaba con la colaboración de la Cinemateca Argentina. Muchos le debemos a él buena parte de nuestra información cinematográfica. La manera en que se diluyó en el ambiente se debió, en gran parte, a esa natural ingratitud que hemos demostrado siempre hacia quienes han trabajado en favor del país, este país que lo hacen no solo los militares, con sus gestas heroicas, sus proclamas épicas y sus sangrientas guerras, sino también, de manera muy especial, quienes trabajan por su cultura, héroes civiles poco menos que anónimos.

  • 22-05-2015

    El mundo de ayer... y de hoy

    SALAMANCA. Admito que tiempo atrás escribí ya sobre la película “Timbuctú” (2014) del realizador mauritano Abderrahmane Sissako. Me había impresionado entonces la destrucción sistemática de los bienes culturales tangibles que llevan a cabo los del Estado Islámico cada vez que entran en una nueva localidad. No importa cuál sea ni qué religión profesen sus habitantes. Incluso arremeten contra los de su propio credo si es que no pertenecen a la línea que ellos siguen. Vale decir, la línea de la brutalidad.

Cargar más