10 de Enero de 2018 07:50

 

Florido espectáculo del almendro en Mallorca

Por DPA

Para la mayoría de los turistas, Mallorca es sinónimo de fiestas y playas abarrotadas. Sin embargo, en febrero la isla española del mar Mediterráneo ofrece a los visitantes un espectáculo muy diferente: la floración de los almendros.

"La mayoría de los alemanes no se puede imaginar lo tranquila y bonita que es la isla en esta época del año, cuando florecen los almendros", dice el turista Wieland Mücke mientras recoge las flores que decorarán más tarde un frasco de perfume.

"Las flores son muy delicadas, así que hay que recogerlas con cuidado", dice Verónica Benito. La mallorquina, su hermano Enric y su padre Miguel Ángel dirigen la empresa familiar Rover en una pequeña finca en Pont d'Inca, al noreste de Palma. Allí fabrican perfumes, colonias, jabones y cremas de almendro mallorquín bajo el nombre Flor d'Ametler.

Eric y su padre llegan en ese momento de la plantación con cestas cargadas de ramas de almendro en flor. Las flores se recolectan a mano y deben ser procesadas en el mismo día para que no se marchiten. La familia entera se reúne para ello.

Después, las flores son introducidas en un líquido de maceración en botes de cristal. "Aquí fermentan entre tres y cinco años. Depende de lo seco o lluvioso que haya sido el invierno y de la concentración de aceite y aroma", explica Enric.

El padre se hizo cargo de la finca hace 40 años de manos del químico Bernat Vallori, quien fundó la empresa en 1930. En el laboratorio se mezclan diferentes aromas de almendro.

"En Mallorca hay hasta 120 tipos diferentes de almendro debido a los numerosos microclimas. Algunos crecen en las montañas, otros junto al mar y todos tienen aromas muy diferentes", dice Enric. En la finca, los visitantes no solo pueden aprender más sobre los tipos de almendro y sus características, sino también sobre la producción de aceites y cremas.

En Mallorca hay hoy en día unos siete millones de almendros. Cientos de miles decoran los campos en la costa occidental y las montañas entre Palma y Port d'Andratx, además de la región entre Esporles, Valldemossa y Soller.

En la sierra de Tramontana crecen numerosos almendros salvajes y en el interior de la isla, las regiones de Montuiri, Llucmajor y Sineu son especialmente conocidas por ello. En el este también se encuentran en Santanyi, Portocolom, Felanitx, Cala Figuera y en Cala Millor.

Entre finales de enero y principios de marzo se puede disfrutar de un auténtico espectáculo de color en la isla realizando rutas a pie o bici. Los almendros amargos tienen flores rosas y los dulces, blancas. Estos florecen a destiempo dependiendo de la región.

Los almendros también aparecen en la gastronomía mallorquina. Aquí se rellena el cochinillo con almendras y ajo. Hay queso de almendras, dulces y bebidas de almendra, como la horchata, y licores. Sin olvidar el famoso Gató, el bizcocho de almendras.

"Por supuesto solo utilizamos almendras de Mallorca, que son mucho mejores desde el punto de vista de la calidad y el sabor que las almendras californianas producidas en masa", dice Antonia Calafat. El Gató de su pastelería Ca'n Molinas, en Valldemossa, es uno de los más conocidos de la isla. Calafat sigue cocinando el bizcocho según la receta de su padre.

Los agricultores de almendra mallorquines sobreviven gracias a las empresas locales y el aumento del interés de los turistas. La competencia de California es grande y allí la producción es barata.

Los almendros llegaron a la isla en el siglo X con los árabes. Pero no se comenzó a comerciar más con la almendra hasta 1870, cuando una plaga acabó con las tradicionales cosechas de vid y los agricultores y viticultores tuvieron que buscar alternativas.

Sin embargo, la caída del precio y las plagas de hongos que se producen desde 2008 han disminuido casi a la mitad la cantidad de almendros. Los turistas, que vuelan a la isla huyendo del invierno están marcando poco a poco un cambio. Ahora, muchas empresas ofertan viajes a Mallorca para disfrutar de los almendros. Incluso en febrero tiene lugar un festival, la Fira de la Flor d'Ametler en Son Servera.

Quien entonces no tenga suficiente, puede volver a finales de agosto, cuando se cosechan las almendras golpeando las ramas con palos. Algunas fincas ofrecen a los turistas ayudar en la tradicional cosecha.

Informaciones: Floración de los almendros en Mallorca

Época: La floración se produce en Mallorca entre finales de enero y principios de marzo, dependiendo de la temperatura y el tiempo. El mejor mes es febrero.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo