Buscan a la "heredera" del negocio de delivery de crack

La Policía y la Senad buscan desde hace varios días a Alicia Concepción Peralta (29), la supuesta "heredera" del negocio de delivery de crack, que era manejado por su pareja Carlos Javier Ortola (24), condenado por tráfico de drogas.

Esta banda operaba directamente con el grupo de Armando Javier Rotela Ayala (29), considerado "el zar del microtráfico", también preso. La frondosa organización era la principal proveedora de drogas en las discotecas de Asunción.
Alicia Concepción Peralta se encuentra prófuga y declarada en rebeldía desde el miércoles último, cuando agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y los fiscales Gilda Villalba y Carlos Alcaraz allanaron su vivienda ubicada a la altura de 42ª Proyectada y Antequera, en la zona baja del barrio Santa Ana, en Asunción.   

Los intervinientes requisaron 63 gramos de crack, distribuidos en cinco "piedras" sin fraccionar, que estaban ocultos en una plantera y presuntamente listos para ser vendidos.   
   
El operativo, que contó con el acompañamiento de los fiscales Gilda Villalba y Carlos Alcaraz, se cumplió a la altura de 42ª Proyectada y Antequera.   
   
La mujer no fue localizada en su casa, con lo que además estaba violando su medida de prisión domiciliaria.   

Alicia Concepción gozaba de una medida de prisión domiciliaria, dictada luego de haber sido detenida el 8 de noviembre del año pasado en una megaoperación del departamento Antinarcóticos de la Policía.   

En aquella ocasión, los uniformados hallaron más de G. 20 millones en efectivo y un kilo de crack en un sector de la laguna del Bañado Sur.   

Este procedimiento se cumplió detrás de la casa del convicto Armando Javier Rotela Ayala (29), líder de una red dedicada a la distribución de la droga en los clubes y centros nocturnos de la capital.   

Alicia Concepción Peralta es considerada actualmente la "heredera" del negocio de delivery de crack, ya que desde la captura de su pareja Carlos Javier Ortola y de Armando Javier Rotela, ella se quedó a cargo de manejar el mercado de consumo.   

Los mismos agentes de la Senad consignaron en su informe sobre la mujer que "recibía pedidos a través de mensajes de texto para luego acudir a realizar la entrega de droga a consumidores y otros microtraficantes".

Los investigadores también aseguraron que el dinero obtenido con la venta de drogas era "invertido" para reabastecerse de la mercancía y para ayudar a su pareja en prisión.

Pese a haber sido arrestada y procesada, aunque luego beneficiada con prisión domiciliaria, Alicia Concepción Peralta aún seguía operando al margen de la ley y fortaleciendo el negocio de tráfico de crack en Asunción.