El zapallo, el zapallito y el andai

Los zapallos en sus distintas variedades son familiares de los pepinos y de los melones, así como de la sandía. Por lo tanto, es conveniente no cultivarlos cerca.


Las distintas variedades son originarias del África, Asia y también de América. Algunas variedades silvestres ya fueron perdiendo su vitalidad, y fueron reemplazadas por las variedades que comercialmente fueron perfeccionadas.

Así tenemos el zapallo con frutos grandes. El zapallito de tronco, con frutos más pequeños y de consumo, cuando aún no se han desarrollado del todo; tiernos. El andaí difiere no sólo en la forma, ya que es en una parte maciza y en otra más esférica donde tiene las semillas; es además más dulce. Y, por último, tenemos un calabacín que es pequeño, alargado, originario de Centroamérica.


Haciendo una rápida descripción de todas las variedades podemos decir que son anuales, herbáceas; algunas trepadoras o rastreras. Tallos huecos, frágiles, los rastreros tienen órganos especiales llamados zarcillos.

Las hojas son grandes con pecíolos largos y huecos. Las flores son grandes de color amarillo, con pétalos soldados parcialmente, diclinas y monoicas, pues en una misma planta se encuentran flores masculinas y femeninas.

El fruto es una baya voluminosa con placenta muy abundante y semillas. Las semillas son generalmente marginadas, grandes y de color blanco a amarillo, a veces amarronadas.


Carnet de identidad

Nombre científico: Cucúrbita sp.

Familia: Cucurbitáceas

Parte utilizada: Frutos y flores

Características de la semilla

Vitalidad: dos a tres años

N° de semillas por gramo: 5 a 10

Gramos de semilla por m2: de 0.3 a 2, dependiendo de la variedad.

Cómo se planta: Siembra directa

Profundidad: 2 a 3 cm

Distancia entre plantas e hileras: dependiendo de la variedad.

Ciclo de cultivo

Germinación: 5 a 12 días

Cosecha: de 120 a 150 días

Conservación a temperatura fresca: hasta los seis meses.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD