Victor Pecci: Joya del tenis paraguayo

Para hablar de tenis en el Paraguay no se puede evitar mencionar a Víctor Manuel Pecci, el primer paraguayo que triunfó en la élite mundial del tenis y que llevó al país al grupo Mundial de la Copa Davis. Una joya del deporte nacional.

No hace tanto tiempo, tal vez menos de diez años, Ramón Delgado y Víctor Pecci recorrían las calles soleadas de París. Delgado se estaba preparando para un juego de Roland Garros y Pecci lo acompañaba en ese momento.

 

Ambos se detuvieron en uno de esos puestos de revistas tan populares en la capital francesa inmortalizada en varios largometrajes.


La cosa fue más o menos así: el vendedor consultó a los eventuales compradores su país de origen y, al darse cuenta de que Delgado era paraguayo y que iba a jugar el torneo, pidió permiso y dio rienda suelta al recuerdo: "Paraguay, sí, sí, tenían un gran tenista que jugó la final de Roland Garros en el '79, Pecci (Pechí en francés). Lo recuerdo, también jugó la semifinal del '82 (silencio). ¿Saben ustedes qué habrá pasado de él?", preguntó el vendedor.

Una mueca se apoderó del rostro de ambos, quienes tal vez pudieron haber dado la sorpresa a ese vendedor parisino, pero se callaron y abandonaron el puesto con el alma regocijada. Es que Pecci sigue siendo Pecci, un grande para los franceses y para todos los paraguayos, sin duda alguna.

Luego de este preámbulo, uno debería comenzar justamente este relato en esa ciudad, París, pero arrancaremos más cerca, a orillas del río Paraguay, ocho años después de la final de 1979.

Era domingo y Paraguay estaba 1-2 abajo de Estados Unidos por la Copa Davis, el duelo se disputaba en el court central del Yatch y Golf Club. La cosa estaba complicada, el argentino nacionalizado paraguayo Hugo Chapacú tenía que derrotar a Jimmy Arias, una misión casi imposible, pero el partido lo tenían que jugar y Chapacú, en uno de los duelos más emocionantes que pudo haber visto la afición paraguaya. Superó a Arias por 6-4/6-1/5-7/3-6 y 9-7. Fue glorioso.

El equipo nacional igualó la serie 2-2 y Víctor Pecci tenía que cerrar la jornada frente a Aaron Krickstein. El espigado tenista paraguayo, en otro interminable duelo y ya en la madrugada del 16 de marzo, superó al norteamericano por 6-2, 8-6 y 9-7. Paraguay derrotaba al mejor equipo de tenis del mundo de ese entonces y Pecci era alzado en andas.

La vida tenística de Víctor Pecci ha dado muchas alegrías al tenis paraguayo, marcando un claro antes de Pecci y después de Pecci. Tan importante ha sido este deportista, actual capitán paraguayo de Copa Davis, que ha sido nombrado como el deportista paraguayo del Bicentenario, por la comisión de Deportes de la Cámara de Diputados.

No es poca cosa que un tenista logre esta condecoración en un país donde el fútbol reina con una cancha por cada barrio de cada ciudad del Paraguay. Más que un logro, es un hecho raro y novedoso. Pero ¿por qué Pecci sería tan importante? Pues por lo que sigue.

Pecci comenzó su carrera como profesional allá por 1972, pero en 1974 -con 19 años- ya figuraba entre los mejores 300 mejores del mundo, según el ránking publicado el 9 de octubre de ese año. Ya era toda una promesa.

En su dilatada trayectoria disputó 23 finales de torneos ATP (individuales), incluido el Gran Slam de Roland Garros de 1979. De estas 23 finales ganó 10 y perdió 13.

Torneos oficiales ganados en el circuito ATP: Madrid (1976), Berlín (1976), Bogotá (1978 y 1979), Niza (1979), Quito (1979), Santiago de Chile (1980), Viña del Mar (1981 y 1983) y Bournemouth (1981).

Entre las finales importantes que disputó están el Queen's Club de Londres de 1979, cayendo ante John McEnroe, Roland Garros del '79 perdiendo ante Björn Borg, el ATP de Washington de ese mismo año ante Guillermo Vilas, el ATP de Roma de 1981 ante José Luis Clerc, además del Open austriaco de Kitzbuhe y el ATP de Niza del '85.

 

Un dato importante es que como doblista ganó 11 finales y sigue disputando torneos de tenis a nivel senior, tanto en nuestro país como el propio Roland Garros.

 

Sin embargo, creo y estoy seguro de que ustedes lo compartirán, los partidos que disputó Pecci en la Copa Davis por Paraguay fueron excepcionales, llevando el nombre del país al círculo principal del tenis mundial.


Imagínense que Paraguay supere en la actualidad a Serbia por Copa Davis, con Novak Djokovic, Víctor Troicki y compañía. Sería un carnaval; bueno, eso para dar un contexto.


El equipo compatriota superó entre otros a Nueva Zelanda, allá en Oceanía en el '84, y en el '85 Paraguay recibió a Francia en nuestra capital. ¡Qué partidazo! El equipo nacional, de la mano de Pecci y Francisco González (portorriqueño nacionalizado), paseó a Yannick Noah y a Henri Leconte (dos monstruos) en partidos que rozaron la epopeya. Pecchi derrotó a Noah (revelación francesa de ese entonces) por 6-8, 15-13, 2-6, 8-6, 10-8 en cinco horas, más o menos lo que a usted le lleva ver tres partidos de fútbol enteros más publicidad. Una locura. Esa serie terminó 3-2 a favor de Paraguay.


Luego de esa victoria, vendrían dos derrotas frente a Australia e Italia, para luego volver a ganar en nuestra casa en el duelo frente a Estados Unidos, relatado al comienzo de la nota. Paraguay estaba en el grupo Mundial. Luego, a pesar de aparecer nuevos y más tenistas en nuestro país, el equipo nacional iría cayendo de zona en zona, hasta nuestros días, donde pelearemos con República Dominicana el pase al grupo 1 Latinoamericano.


Eso era Pecci, eso era Paraguay en tenis, grandes a nivel mundial. Esperemos volver, claro.

 

 

Pecci fue reporteado por la cadena CNN hace poco; compartimos con ustedes ese material

 

 

 

Si tiene tiempo, acá le ofrecemos el partido de Víctor Pecci ante Björn Borg del año 1979. Una joya.