Carta a la directora

El acusado diputado por el Partido Colorado Ulises Rolando Quintana Maldonado, quien está preso en la cárcel militar de Viñas Cue, remitió una Carta a la Dirección de ABC con relación a un artículo publicado el 23 de julio pasado, sección Nacionales, bajo el título: “Quintana apela su prisión”.

“En el comentario de referencia se menciona que me encuentro acusado por el Ministerio Público por el hecho punible de narcotráfico, lo cual es absolutamente falso; no me encuentro acusado por ese tan grave crimen y sin embargo, tantas veces repetida la misma incorrecta información, ha generado el convencimiento de que esa mentira es una verdad.

Mi defensa solicitó la imposición de medidas sustitutivas de la prisión dado que no existe peligro de fuga ni de obstrucción; en momento alguno el Ministerio Público ha referido que desde el inicio de la causa haya realizado algún hecho destinado a obstruir un acto concreto de la investigación o que haya intentado fugarme, que serían las causales para autorización la privación de libertad de un procesado.

Además, nuevamente se expuso el prevaricador argumento de que, con presidencia de mi conducta procesal, por ser Diputado Nacional debo permanecer en prisión para evitar que eventualmente obstruya la investigación, que ya concluyó definitivamente el 13 de septiembre de 2019.

Lo que la jueza Pedrozo solo debía analizar si existían otras medidas cautelares menos gravosas que sean suficientes para evitar mi fuga o la obstrucción de la investigación, pero en su solo aparente argumentación, no existe una sola línea dedicada a rebatir los fundamentos de mi defensa.

PUBLICIDAD

Por último, en esta causa se me mantiene en prisión porque supuestamente estoy acusado de asociación criminal y lavado de dinero pero esa acusación fue declarada sin valor jurídico por el Tribunal de Apelación. Y se habla de supuestas evidencias de cargo que fueron presentadas por el Ministerio Público tres meses después de vencido el plazo que la ley procesal establece para hacerlo.

La causa penal se encuentra totalmente paralizada hace 10 meses debido a esa inexplicable y llamativa negligencia de la representación fiscal para cumplir con una carga procesal de sustancial importancia como lo es la presentación en forma y en tiempo de las pruebas con las que pretende sostener su acusación que con lo que a mí respecta, se basa exclusivamente en el contenido de audios. Sin embargo, si se examinan mínimamente esos audios se podrá advertir con extrema facilitad que el Ministerio Público otorgó a esas conversaciones un sentido y un alcance que nada se compadecen de lo realmente conversado y hasta se puede afirmar con absoluta certeza, de que esos audios, lejos de constituir un elemento de cargo, son las piezas probatorias que inequivocamente exponen la absoluta falta de objetividad con la que se ha conducido el Ministerio Público el imputarme y luego acusarme falsamente y así mantener mi prisión.

No pretendo aquí exponer el nivel de temeridad con la que el Ministerio Público ha distorsionado por completo esas conversaciones, pero confío que lo que estoy exponiendo motivará a algún periodista de ese medio a analizar lo que claramente constituye un hecho de terrorismo de Estado, producto de un sistema de justicia inquisitivo y populista”, finaliza la misiva.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD