Cuando no se tiene jerarquía

No pasó del empate a dos goles la selección nacional en una mala noche frente a Bolivia y se resignó a perder dos puntos en casa en el cuarto partido de las eliminatorias de Qatar 2022. Ángel Romero de penal marcó el primer gol albirrojo, luego se registraron los dos del rival, Moreno Martins y Céspedes, y Alejandro Romero evitó lo peor.

Ni Ángel Romero ni Fabián Balbuena llegan a la pelota como tampoco el lateral boliviano Óscar Ribera. Fue una mala noche.
Ni Ángel Romero ni Fabián Balbuena llegan a la pelota como tampoco el lateral boliviano Óscar Ribera. Fue una mala noche.

Sin ritmo, sin fútbol no se puede ganar

Cuando no se encuentra explicación cuesta decir lo que pasó. Aunque tal vez en esta no, pues simplemente Paraguay jugó su peor partido en estas eliminatorias y salvó pidiendo hora ante Bolivia que se pegó el gusto de remontar en nuestro terreno la desventaja y después del sacrificado, pero nada claro empate de la selección nos obligó a refugiarnos atrás y a pasar aprietos en tres tiros de esquinas al hilo luego del minuto cien de juego en el Defensores.

Era el partido en el que el equipo albirrojo debía validar todo lo bueno que hizo en las tres anteriores presentaciones, más la reciente en Buenos Aires ante Argentina. Pero no comenzamos bien otra vez de local, con la determinación del entrenador Eduardo Berizzo en ubicar en lados opuestos a los “Melli” Romero, Ángel por derecha y Óscar por izquierda, y cuando que para nosotros el indicado en arrancar era Alejandro Romero Gamarra.

Dentro de una posesión de pelota sin marcar mucha diferencia, sin embargo igual pudo llegar a la ventaja con el gol de penal de Ángel Romero, sanción que impuso el árbitro Herrera por indicación del VAR. Con la Albirroja algo mejor ante una limitada Bolivia y la ventaja, era de suponer creer en ver otro ritmo del equipo de Berizzo, pues fue eso justamente lo que no tuvo en el medio, donde ni Sánchez ni Giménez –una vez más– no trascendieron, tampoco los costados no funcionaron y menos atrás.

Fue notorio una vez más el bajón futbolístico, el rival comenzó a ejercer presión con el veterano Moreno Martins como estandarte y este justamente nos dio la primera cachetada con exquisita definición. No tardó para verse otro desajuste en el fondo y le tocó el turno a Boris Céspedes, quien puso arriba a la visita. Así y con el desconcierto en el equipo paraguayo se fue el primer tiempo.

Lo del segundo lapso era a matar o morir, incluso eso se notó en los cambios arriesgados de Berizzo. Le anularon un gol por indicación del VAR a Gómez, pero Romero Gamarra una de las variantes logró la paridad incluso ser superior al rival. Volaron los minutos, desaciertos del juez, y cada vez con menor claridad en los albirrojos se llegó pasar el minuto cien de partido, momento en el que pedimos hora porque se venía el tercero de Bolivia. Empate y por esas cosas, cerramos el año en la cuarta posición y ahora a pensar...

@micacere

lea también:

Cuestionable labor referil

“Perdimos el control del partido”

“Fuimos pasivos y nos costó caro”

Bullicio sin alegría

Ecuador humilla a Colombia

Venezuela se sacude contra Chile

Canarinha con racha perfecta

Bocanada de aire Albiceleste

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD