River hizo todo el gasto, Palmeiras clasificó

River Plate estuvo a un paso de lograr la hazaña de dar vuelta el resultado ante el Palmeiras por las semifinales de la Copa Libertadores. Los argentinos, que habían caído 0-3 en Buenos Aires, jugaron un magnífico partido en San Pablo ganando 2-0 con goles de Robert Rojas y Rafael Santos Borré y quedó a un gol de llegar a los penales. River fue el que jugó toda la noche, pero es el Palmeiras el que jugará la final de la Copa en el Maracaná.

El paraguayo Robert Rojas (2) anotó el primer gol de River y en el segundo tiempo se fue expulsado.
El paraguayo Robert Rojas (2) anotó el primer gol de River y en el segundo tiempo se fue expulsado.AMANDA PEROBELLI

Después de la victoria del Palmeiras en Argentina, River fue a buscar la hazaña en San Pablo para volver a jugar una final de Libertadores de la mano de Marcelo Gallardo. Los locales, con Gustavo Gómez como capitán, querían asegurar el resultado a favor jugando con una línea de cinco en defensa.

River también puso una línea de tres defensores con Robert Rojas jugando junto a Pinola y Díaz, con Montiel y Angileri siendo los carrileros, mientras Suárez y Borré estaban en la zona de ofensiva.

River mostró mucha presión desde el inicio del partido, además jugaban mucho al anticipo tratando de llegar más rápido hasta el arco de Weverton, principalmente por el sector derecho donde se movía Gonzalo Montiel. Tuvo dos llegadas profundas en ese sector que los defensores del Palmeiras sacaron al tiro de esquina.

A los 9 minutos se vino la primera jugada de peligro para los locales en una buena pelota metida para Rony que ingresó solo y Armani estuvo atento para salir a cortar la jugada. La respuesta de River llegó enseguida con un remate desde fuera del área de Borré que Weverton pudo controlar con dificultad.

Luego del control inicial de River, se vino unos minutos en los que el Palmeiras trató de tener la pelota y de crear situaciones de gol en las cercanías del área de River. Así tuvo un tiro libre en buena posición que no pudo aprovechar. Los argentinos trataban de jugar la pelota de manera prolija y cuando perdían trataban de recuperar de manera rápida con mucha presión.

Palmeiras sabía que el que necesitaba era River Plate, por eso se paró bien atrás con cinco defensores y lo dejaba venir a los argentinos. Recién presionaban cerca del área. A los 28 minutos se vino una gran tapada de Weverton tras un remate de Paulo Díaz. De esa jugada vino el tiro de esquina y el gran salto de Robert Rojas que le ganó a Gustavo Gómez y clavó de gran forma el balón en el arco del Palmeiras para poner el primero del partido y adelantar a los argentinos.

River se fue más aún al ataque sabiendo que ahora le faltaban dos goles y a los 33 minutos llegó la contestación del Palmeiras con un ataque por derecha, Rony le ganó a Rojas, cedió el pase a Luiz Adriano y este a Zé Rafael que remató como venía y el balón pasó por encima del travesaño de Armani.

Los argentinos se erigieron en los dominadores del partido en los últimos minutos de la etapa inicial, con un Palmeiras atado que no podía hilar una buena jugada ante un equipo que presionaba mucho y recuperaba muy rápido el balón. A los 40 minutos los locales realizaron el primer cambio, se fue lesionado Gustavo Gómez e ingresó Luan. River tuvo llegadas en los que pudo aumentar la diferencia a su favor. Los de Gallardo jugaban mejor y tuvieron su premio a los 43 minutos con un centro desde la derecha, el balón llegó al medio sin que los defensores puedan sacar y Borré estuvo atento para marcar el segundo.

Habría que ver lo que hacía el Palmeiras en la segunda etapa para tratar de dar vuelta la historia que se inclinaba hacia los argentinos que estaban jugando de gran forma. Al inicio nada más se vino un tiro libre de Nicolás de la Cruz que pasó muy cerca del palo derecho.

River era inmensamente mejor que el Palmeiras, en la media cancha dominaban los argentinos y llegaba de todas las formas posibles creando muchas ocasiones ante el arco de Weverton. A los 52 minutos se llegó un centro desde la izquierda y Gonzalo Montiel apareció para anotar el tercero para los argentinos. Pero el VAR apareció y mostró que al inicio de la jugada estaba adelantado Rafael Santos Borré y el árbitro anuló el tanto.

Weverton tuvo que aparecer en un par de ocasiones para salvar a su arco, en una ocasión salvando un probable gol en contra y después sacando un remate de Fernández. Fueron quince minutos en los que River dominó por completo el partido.

El partido se iba poniendo cada vez más intenso y emocionante. River seguía jugando de la misma forma, pero Palmeiras con un cambio trató de pararse un poco más adelante y llegar hasta Armani, pero con muy poco fútbol y sin ideas.

A los 74 minutos River se quedó con diez por la expulsión de Robert Rojas por doble amonestación. Rony se le escapó al paraguayo que lo tuvo que agarrar y como ya estaba amonestado dejó a su equipo con uno menos. Aún así River seguía y Matías Suárez ingresó por derecha y cayó al área, el árbitro Ostojich marcó el penal para los argentinos y cuando ya se preparaba Gonzalo Montiel, el juez fue llamado por el VAR y todo fue anulado.

Los de Marcelo Gallardo no bajaron los brazos aún jugando con uno menos. Es que Palmeiras no mostró rebeldía ni siquiera después de la anulación del penal que pudo ser el tercero de River. A los 83 minutos se vino un tiro de esquina desde la izquierda, un cabezazo de Paulo Díaz, Weverton dio el rebote y Santos Borré remató al palo desde una gran posición, pudo ser el tercero del millonario.

Lo de River fue magnífico en todo el partido, jugó un gran partido, metió mucha presión para recuperar la pelota las pocas veces que tenían los brasileños. Aún jugando con uno menos los dueños del partido fueron los argentinos que en cada pelota que metían en el área de los brasileños había sensación de gol. El partido se fue con la victoria de 2-0 de River Plate que no le alcanzó para llegar a otra final de la Copa Libertadores por más que el que más mereció fue sin dudas el equipo de Marcelo Gallardo que jugó de gran forma en San Pablo. Palmeiras clasificó gracias a los errores de River que aprovechó en el partido de ida.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD